Asidero

Fedecámaras y el discurso presidencial dan malos presagios

El ejército venezolano debe ser un cuerpo profesional y no estar ligado vehemente al campo político. Y, debe estar dispuesto al apoyo hacía cualquier partido político sin estar ligado a él, para que sus funcionalidades estén adscritos a la legalidad. En este sentido no debe existir errores históricos y no ser llamados a cometer golpes de Estado por intereses individualistas y solo, sus mejores hombres, una vez en retiro pueden ser captados en su nuevo orden civil para cumplir funciones ejecutivas o empresariales a través de la estructura del Estado.

No hay que poner la pelota en el jugo para discernir lo que sucede en Venezuela, la izquierda, desde el enfoque del Psuv fracasó después del fallecimiento del comandante Chávez, al igual que el socialismo. Aquí hay una conspiración de gran escala contra los fundamentos chavistas y los primeros fueron los copeyanos y Fedecámaras y, luego vendría el militarismo que creó un desorden con el asunto de las alcabalas y como entes rectores del comercio en nuestro país.

Nada debe ser evadido, asumamos con responsabilidad que somos un país panamericanista y nunca seremos un aporte válido para el eje oriental. Y debemos tener lealtad hacia La República y apoyar a los jóvenes que se fueron a un destierro, porque Fedecámaras y el Estado a través de sus empresas absolutamente nada le garantizaba a este semillero que fue preparado por Chávez y abrió la ruta a la gloriosa revolución bolivariana que con sus secretos avizoró un avance en la tecnología y de muchachos consolidando su futuro. Estas aspiraciones fueron frustradas en este período al definirse la ruta del Plan de La Patria y respetar los criterios de lealtad póstuma a lo descrito por el comandante Chávez.

Ya no hay pretextos que valga. El Bloque Único de la Patria se extravío, al igual que la Unidad Popular, ya pocos entienden la disciplina militante y solamente nos encontramos con saqueadores, oportunistas y usurpadores del poder.

Ya el presidente Nicolás Maduro Moros es el hombre fuerte de antes. As jornadas que se avecinan le dan un límite al Psuv, la gente esta cansada y pide garantías constitucionales y se reconozcan los resultados electorales de una manera pulcra y así fundar núcleos de Acción Cívica en defensa de los postulados de la patria y lo encarnizado en años anteriores.

Hay que ser franco, ya no hay propuestas ideológicas y el discurso político de la vicepresidenta Delcy Rodríguez no refleja un contexto histórico ante lo político- militar en la semblanza de cada venezolano y la fusión de los mensajes ante las orientaciones de las distintas cámaras empresariales nos revelan una conciliación hacia el neoliberalismo y la entrega de la República a los grandes capitales y es el mejor signo de la liquidación de una revolución libertadora en ascenso.

Se perdió la rebelión militar del 4 de febrero y los militares que firmaron dicho acuerdo fueron silenciado y otros en prisión desde años atrás.

El tiempo de cartelones se acabó, es el instante para la reflexión e inspirarse en nuevas estrategias para mover las multitudes y sacar del partido a quienes amenazan constantemente al pueblo. Es claro, que la empresa privada mueve sus propias estrategias y ganan muchos dólares gracias al alcahuetismo del gobierno oficial. Es una Guerra de Espada, como lo manifestó en una oportunidad Betancourt y, quienes esperan una intervención militar o civil de EE. UU se encuentran equivocados. Estados Unidos de Norteamérica refuerza a la Gran Colombia por los Tratados de Comercio y control de los mares firmados des 1987 y que se viene evolucionando en ese tema desde la época post- colonial.

Es historia con prehistoria. Se repudia el continuismo desfrenado y el juego a la libertad., se le debe dar una lección a los sectarios políticos del Psuv, cada quien arma su plancha olvidando las necesidades del pueblo y que cada uno, conoce.

Hay una expresión ampliada de un conocido articulista que expresa de manera clara, esta verdad.:

Chávez está allí, presente en el corazón de los desposeídos, amenazante frente a la traición. Ahora, guaidoses y maduristas van a un diálogo donde en el fondo, en últimas cuentas, buscan borrar a Chávez, destruir su obra económica y el olvido de su pensamiento. El diálogo es entre dos fracciones de la burguesía rentista: una, la madurista, burguesía reciente, nuevos ricos, creada aceleradamente a la luz del secreto de la ley antibloqueo, de la subasta de las riquezas nacionales; la otra burguesía, más antigua, surgida igualmente del aprovechamiento de las sobras de la renta petrolera. Es una negociación entre socios de Ali Babá.

Los mercachifles de la Patria tienen un obstáculo mayúsculo: Chávez. Está allí presente, su recuerdo los condena, los acusa. No han podido borrarlo del imaginario popular que lo elevó a sus altares sin pedir permiso a nadie. A Chávez este pueblo, esta gente que camina por las calles, que anda en el metro, lo conoció, lo acompañó en las siete avenidas, con él se emocionó, con él luchó y lloró, lo recuerda. Allí están sus poderosas ideas, sus sentimientos, que no se pueden borrar, viven en el alma popular.

Los burgueses, capitalistas, guaidoses y maduristas, saben que mientras existan las ideas, mientras perdure el recuerdo del Comandante, ellos y su mundo de injusticia corren peligro. Es inevitable que un día esas ideas se encuentren con hombres justos, honestos, capaces de concretarlas, y ese día, en la madrugada un rayo de dignidad rasgará la oscuridad, y el rebaño asombrado despertará de su letargo, y volverá a ser masa actuante, capaz de romper las manipulaciones, engaños. A ese encuentro entre las ideas justas y los hombres justos temen en las mesas donde se reúnen los traidores, los apropiadores de ayer y de hoy."

Todo, debe ser cambiado por la voluntad popular, ese discurso al lado de Fedecámaras de parte de la vicepresidenta Delcy Rodríguez luce un mal presagio

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 570 veces.



Emiro Vera Suárez

Profesor en Ciencias Políticas. Orientador Escolar y Filósofo. Especialista en Semántica del Lenguaje jurídico. Escritor. Miembro activo de la Asociación de Escritores del Estado Carabobo. AESCA. Trabajó en los diarios Espectador, Tribuna Popular de Puerto Cabello, y La Calle como coordinador de cultura. ex columnista del Aragüeño

 emvesua@gmail.com

Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: