Parlamento

De cual democracia hablan

Recuperamos el derecho y el deber que tenemos de denunciar el bloqueo, en contra de: Cuba, Nicaragua, Rusia. China, Irán y por supuesto en contra de mi País Venezuela y ahora contra Perú. El bloqueo no es democrático, pero quienes lo aplican unilateralmente y de manera coercitiva hipócritamente habla de democracia. El descaro llega al límite cuando EE.UU. y la Unión Europea, aplican bloqueo en nombre de la democracia, pero vemos que lo más depravado, es la complicad que te hace cómplice a favor del bloqueo. Denunció hoy el impacto negativo de las acciones coercitivas de Estados Unidos y la Unión Europea en contra de cualquier nación del mundo. El pueblo venezolano apoya el multilateralismo, con el fomento de una visión humanista para atender las necesidades de nuestros pueblos y defensor de los derechos humanos. Pero hoy somos víctimas de bloqueo de nuestra economía, por potencias extranjeras, pero lo más terrible es la complicidad y el vasallaje.

Tenemos que ser muy enfáticos al denunciar los impactos negativos del bloqueo impuesto por algunos miembros de la comunidad internacional. Por tal motivo, exigimos y demandamos nuevamente el levantamiento de las medidas coercitivas unilaterales, como requisito indispensable para garantizar la paz, el cumplimiento de los Objetivos del Desarrollo Sostenible de la Naciones Unidas, y la superación de la crisis sanitaria global. Como venezolano, debemos denuncia la inequidad en cuanto al acceso a las vacunas contra la Covid-19, lo que atenta contra la posibilidad de poder garantizar la salud de los pueblos, Siempre recuerdo al pueblo de Haití, que a la fecha no ha colocado una vacuna en contra de la pandemia Covid- 19, una injusticia pero también inconsecuencia de su gobierno, que en los últimos 4 años, ha sido el miembro más activo del cartel de lima y aliado de la Casa Blanca, en contra del pueblo venezolano. La preocupación del Presidente asesinado por los gobiernos de los EE.UU, y Colombia, no era el hambre, la miseria, el desempleo, la salud y la educación de su pueblo, su preocupación era el régimen del Presidente Nicolás Maduro, fue el primer gobierno que reconoció como presidente de Venezuela al exdiputado rastrojo Juan Guaidó, después que lo hiciera el demente Donald Trump.

El venezolano, y nuestros amigos y aliados, deben entender que cuando EE.UU. dice que apuesta a la democracia, lo que quiere decir es que el País, que no se someta a la voluntad de la Casa Blanca, no es demócrata, es una dictadura. Me pregunto de qué democracia habla. La derecha sometida al imperio que colaboró con un golpe de Estado, contra gobiernos democráticos, elegidos por sus pueblos, recordemos el caso de Evo Morales derrocado por el gobierno de los EE.UU, en noviembre de 2019. Un presidente que se dice demócrata como Mauricio Macri, que terminó la semana pasada imputado por contrabando agravado por haber enviado, al menos, 70.000 balas de goma para dejarlas en manos de las fuerzas armadas y de la Policía de Bolivia. Sabemos que Mauricio Macri es un agente del imperio y de las transnacionales, igual fue el rol de Brasil en el golpe de estado en Bolivia, en contra de Evo Morales. Debemos de dar por descontada la participación de agentes de inteligencia argentinos que enviaban información a la CIA, hay reclamos en Bolivia y Argentina que Mauricio Macri debe ser juzgado, para que nunca más sucedan golpes de estado, como el que arrancó del gobierno a Evo Morales.

La democracia, es una forma de organización del Estado en la cual las decisiones colectivas son adoptadas, por el pueblo mediante mecanismos de participación directa o indirecta que confieren legitimidad a sus representantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 346 veces.



Francisco Medina

Abogado. Dirigente político. Exdiputado del Consejo Legislativo del estado Bolívar

 medinafranr@gmail.com

Visite el perfil de Francisco Medina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Francisco Medina

Francisco Medina

Más artículos de este autor