Maduro en el libro azul: la vanidad lo delató

Chávez leyó el Zaratustra de Nietzsche que le regaló Fidel y lo entendió sin mucho esfuerzo porque era un hombre bastante perceptivo y leía enfocado sobre los temas de su interés, además de ser un hombre de acción, más capacitado e inteligente que muchos para entender al filósofo. Él fue quien puso de moda el término "poderío" (potencia, vehemencia, capacidad de hacer, voluntad de poder) en los pasillos de Miraflores y más allá, para distinguirlo de "poder" entendido como posesión o institución, el que otorga la ley o el dinero; hablaba de "empoderarse" (o tomar control de la propia fuerza) etc. En alemán existen distintas palabras que diferencian un sentido del otro; en este caso uno dice sobre el poder institucional o el poder del que lo posee todo, y otro sobre el poder (el "poderío", lo traducen algunos), como la capacidad de poder, la voluntad de poder. Un ejemplo de esta diferencia es Maduro, explico.

Maduro comenzó ejerciendo el poder sin poder, es decir sin poderío. Además de publicar en Ciudad Ccs la versión chimba (falsificada) del Plan de la Patria con una cubierta roja, en octubre del mismo año 2013 publicó el Libro Azul de Chávez, también encartado en Ciudad Ccs, después de muerto Chávez, pero en éste escribió un prólogo muy revelador. En un pasaje dice esto, "Robinson es para nosotros mucho más importante que Carlos Marx, y lo es porque pensó desde nuestra realidad, enraizando su pensamiento, asimilando todas las ideas que había que asimilar de Europa". Lo dice como si nuestra realidad fuera distinta a la miseria del capitalismo, distinta de otro país capitalista en condiciones similares a la nuestra y no tuviéramos los mismos problemas como sociedad; escribe olvidándose del capitalismo, del problema que es el capitalismo. Uno imagina que maduro, dentro de estas ideas asimiladas de Europa por Robinson (Simón Rodríguez) está la suya, el absurdo de seguir el camino del capitalismo "nuestroamericano" (diría maduro) para hacer la revolución socialista, haciéndoles reformas (¡como si eso ha sido posible!). En este prólogo y en esa sorpresiva edición del libro azul, ¡justo cuando muere Chávez!, después de falsificar el plan de la patria, Maduro utiliza el "poder" de presidente para imponer el "poderío" de su ignorancia y nula voluntad, porque también se puede tener el poderío para deshacer una revolución, así como se tiene para construir el socialismo (¡no hay nada peor que un ignorante empoderado!). Pero, él no es un intelectual, es un manipulador, que pretende justificar con el libro azul su desvío político del socialismo marxista hacia el pragmatismo capitalista (lo que no es ni original ni "nuestroamericano" como lo que defiende en su prólogo), no vale la pena explicar mucho sobre esta petulancia de maduro, más allá del parrafito que usamos de ejemplo. Maduro quiso decir, en este prólogo, que Chávez involucionó al ir de Robinson a Marx, erigiéndose como el primer revisionista de Chávez ¡Qué arrecho es!! (Es un sarcasmo), y lo hizo porque era presidente, y ser presidente es poder, y poder decir todo aquello que a uno le venga en ganas sin pensar mucho. Pero su poderío llega hasta donde llega su ignorancia y su idea reformista-pragmática de la revolución. Nada de esto es casual, todo fue calculado pero dentro de una conciencia más vanidosa que política. Maduro quiso mostrarse como quien corrigiera la equivocación de Chávez de seguir el camino del marxismo ("trasnochado") de la revolución socialista del siglo XXI, reivindicando a Robinson y al árbol de las tres raíces frente a Marx, limpiando la "revolución" de socialismo y de marxismo, es decir eliminando su esencia pero dejándole el nombre, mostrando una revolución sin revolución.

Son dos actos hechos en el mismo 2013, justo cuando muere Chávez: la publicación del Plan de la Patria, adulterado y mutilado, en una versión en rojo con el rostro de Chávez, y luego publicando el libro azul de Chávez, también con el rostro de Chávez pero en azul; las dos publicaciones salieron encartadas en el diario Ciudad Ccs y editadas por Jorge Rodríguez cuando era ministro de comunicación. La pregunta es ¿Por qué publicar el Libro Azul de Chávez ese año? ¿No había sido suficiente con falsificar el plan de la patria? ¡La vanidad de Maduro! Él debía mostrar de alguna forma que Chávez se había equivocado cuando tomó el camino del marxismo-leninismo (asumido en aquel mitin del Jardín Botánico, en el 2009). De alguna manera, aquel día en el Jardín Botánico, el árbol de las tres raíces, el libro Azul había sido superado o enriquecido con la visión marxista, se había convertido en el "plan de la patria", en un gran proyecto socialista, que ahora Maduro, asustado frente a sus nuevos aliados capitalistas, lo tenía que echar para atrás. Todo comenzó en el 2013 pero seguro que se gestó antes.

Más adelante (ahora), las sanciones y el bloqueo les sirve a Maduro para ocultar toda esta historia de conspiración adelantada en contra de Chávez, de su pensamiento y su proyecto político; les sirve para ocultar su incompetencia; y les sirve para justificar las tres leyes capitalistas (de inversiones extranjeras, antibloqueo y de ZEE). Las sanciones son el velo que esconde una conspiración antichavista que se activó el mismo 2013 y que, quizás, nace en aquel siniestro "grupo de Boston".

Otras señales claras de este recule son el partido "Somos Venezuela", limpio de marxismo trasnochado, y el mismo descalificativo de "marxismo trasnochado" usado por maduro en contra de los críticos marxistas, dando a entender que su problema es el marxismo, así como el socialismo y Chávez; si ese no fuese el problema ¿para qué molestarse en falsificarlo, calumniarlo actuando a favor de los capitalistas en su nombre, ¡en "corregirlo"!? … Es el poder de Maduro enfrentado al poderío de Chávez.

--



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1221 veces.



Marcos Luna

Dibujante, ex militante de izquierda, ahora chavista

 marcosluna1818@gmail.com

Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: