Venezuela, tiempo de justicia

"En tiempos de engaño universal, decir la verdad se convierte en un acto revolucionario"

GEORGE ORWELL

"¡Caramba, camarada!… qué de tropiezos nos ha puesto la vida en estos últimos años", fue el comentario de Anacleto al verme "Eso me obliga a traer a colación una frase de Martin Luther King «Lo preocupante no es la perversidad de los malvados, sino la indiferencia de los buenos». Yo no creo que haya indiferencia en la parte buena y noble del pueblo venezolano, que es en sí mayoría, pero sí creo que de alguna manera el pueblo se siente cansado y agobiado porque ante tanta maldad malinche no ha visto ni un asomo de justicia. Y recuerde que sin justicia no puede haber paz. Es cierto que hemos vivido una relativa tranquilidad desde la creación de la Asamblea Constituyente que culminó sus funciones el 31 de diciembre pasado. Pero hoy en día, a pesar de la pandemia que azota al mundo y a la que no somos inmunes, la maldad de los perversos ha vuelto a hacer acto de presencia coordinadamente, con eventos como los de Apure y de la Cota 905. Y el pueblo se pregunta: «¿Hasta cuándo andarán el pelanalgas autoproclamado y su combo como si no pasara nada, como si no rompieran un plato?; ¿hasta cuándo tanta impunidad?, ¿cuándo los alcanzará el largo brazo de la justicia?» Entonces no son de extrañar los comentarios ácidos que se escuchan en las comunidades; entonces no es de extrañar que parezca cobrar vida lo que dijo Voltaire allá por el 1700 que «La política es el camino para que los hombres sin principios puedan dirigir a los hombres sin memoria». Usted sabe que yo escucho lo que dice el de a pie. Se sienten cansados de no ver una justicia a tiempo y hasta llegan a pensar que es indolencia de quienes llevan las riendas del país. «Como ellos tienen sus tres papas diarias bien asegura´as, ¡qué le vamos a importar nosotros!». Y aunque creen que el tiempo de Dios es perfecto se sienten abandonados a pesar del trabajo consuetudinario de Nico en otras áreas. Eso paraliza el avance de la revolución. Bueno es el cilantro, pero no tanto. La realidad se atraviesa siempre en el camino sin que se pueda evitar. Estamos claros que Nico ha enfrentado muchísimas dificultades desde que el Eterno Comandante cambió de paisaje. Y, he lo ahí, erguido, no ha parado de luchar incansablemente, mientras que la justicia va a paso de morrocoy sin que lo pueda evitar. Es cierto que Tareck ha aligerado un poco la carga con su mano dura al frente de la Fiscalía, es cierto. La majunchería dice que Nicolás tiene miedo de meterlos presos «porque sabe que si los toca, los gringos invaden el país». ¡Sí Luis, están clariíiitos! La enseñanza del Gigante de dejarlos que se asen en su propio fuego siempre da resultados, aunque se tarden. Pero sus robos, despojos, mentiras, arrebatos, solicitudes de bloqueos e invasiones, fallidos golpes de estado, y pare de contar, hacen que aparezca un dejo de arrech… e insatisfacción en el pueblo. Sí camarita… el pueblo los quiere detrás de los barrotes; sin privilegios, como los que tenían cerro´e cachos Locoldo, el vampiro Ledezma y el psicópata de Simonovis. Los «valientes» se hicieron los enfermos y el cerro´e cachos se aprovechó de la mano de seda del gobierno para fugarse. El pueblo los quiere presos, como presos comunes".

Indudablemente, los últimos acontecimientos acaecidos en el estado Apure conllevan a que el ciudadano de a pie demuestre su hartazgo con la mano de seda que se le ha venido aplicando al ladrón del pelanalgas autoproclamado y su banda de hampones. La ley es dura pero es la ley y el susodicho también debe respetarla y temerle, porque en algún momento se puede encontrar con una turba disgustada, por todo el daño que le ha hecho al país y a las familias humildes, y quién sabe cuál sería el resultado de dicho encuentro, ¡con guardaespaldas y todo! Y sin pensar que sean vecinos de la Cota 905 o del pueblo La Victoria del estado Apure. Así como la majunchería maldice y le desea lo peor a Nico y a su Gabinete, así mismo el pueblo llano, afectado por las inmisericordes e ilegales sanciones y el bloqueo, maldice al pelanalgas y le desea lo peor, y sueña encontrárselo cara a cara, algún día, para cobrársela. ¿Quién puede pedirle que no lo haga a sabiendas de todas las barbaridades cometidas?

La justicia, más temprano que tarde, alcanza su objetivo porque sus ruedas giran perfectamente. Eso debe tenerlo en cuenta el pseudo presidente de "Polombia", como él mismo llamó a su país, quizá pensando en la "P" de Porky. Las incursiones de los narcoterroristas, paramilitares y mercenarios contratados, entrenados y financiados por los gobiernos de los Estados Unidos y Colombia, con armamento y logística de última generación, no son casos aislados. Están asociados entre sí y con lo sucedido en la Cota 905 de Caracas, según el bocón del psicópata de Simonovis, quién en su delirium tremens dijo más de lo que debía, creyendo que era una gracia. A confesión de parte, relevo de pruebas. Pues bien… les salió el tiro por la culata. Sólo tienen que escuchar las declaraciones del Ministro de Defensa, Padrino López, para darse cuenta en el paquete que se metieron. "No se equivoquen con nosotros. Si ustedes quieren, nosotros también.(…) La guerra se llevaría a cabo en territorio colombiano". ¡O sea!

Si piensan que los gringos los van a ayudar si se prende la guerra, despierten de ese sueño. A ellos sólo les interesa que la campaña de presión contra Venezuela esté funcionando porque son de la idea que "pueden tumbar a Nico", como lo hacen en las películas de "Misión Imposible". Somos gente de paz, pero preparados para la guerra precisamente para defender nuestra forma de vida. Y los 6 millones de colombianos que han hecho de esta tierra su patria y la de sus hijos, saldrán a defenderla a cualquier precio, porque ¿qué ha hecho Colombia por ellos sino abandonarlos a la suerte de los paramilitares y del ejército colombiano? Pregunten en el Chocó o por toda la costa colombiana del pacífico. Uff… ¡y con la popularidad del pseudo presidente! A pesar de las dificultades por las que atravesamos, ellos, al igual que nosotros, aman esta tierra que les dio abrigo y futuro, sin pedir nada a cambio, cuando el gobierno de su país los abandonó a su suerte.

La majunchería, criolla y extranjera, piensa que Nico es bruto y lo llama "Maburro". No han entendido que la sabiduría es el arma más poderosa que un ser humano puede tener. Con ella Nico se ha anticipado a muchos problemas que podían acontecer. Lo que pasa es que Nico es prudente y tiene enfrente a un enemigo que no lo es, por lo que no es difícil predecir una victoria. Al anticiparnos a los movimientos de nuestro enemigo lo derrotaremos fácilmente, a pesar que los enemigos mediáticos vociferen lo contrario. Todo el mundo sabe que el pelanalgas y su banda no desean el gobierno. Esa ha sido una mera excusa para robar impunemente. Su "lucha contra la dictadura" ha sido "argumento" predilecto para tratar de apoderarse de todo el patrimonio venezolano en el extranjero, y embolsillarse todos los recursos aportados por sus jefes para el supuesto "plan infalible" de tumbar a Nico, que nunca les da resultado.

De alguna manera empezamos a ver luz al final del túnel, diminuta pero luz al fin y al cabo. Lento, de a poquito, pero a paso seguro, se aumenta la producción de crudo, se reactivan las refinerías, llegan de China y Rusia lotes de vacunas contra el COVID-19, llega gasolina y diésel de Irán, se está terminando de pagar el convenio COVAX para obtener más vacunas, nuestros aviones surcan el cielo trayendo mercancía de países amigos, William Tareck Saab está poniendo mano dura a la corrupción y otros delitos, seguimos construyendo viviendas, se reactiva Venezuela Tricolor, aplicamos el plan 7x7 para mantener a raya la pandemia, ya tenemos nuevo CNE para las elecciones de alcaldes y gobernadores, y pare de contar. Todavía nuestro sistema económico sigue golpeado, pero Nico sigue buscando, día a día, soluciones que nos ayuden a salir del hueco. Ah y seguiremos arrech…, pero sin desesperarnos, hasta ver al pelanalgas autoproclamado y su banda de ladrones donde deben estar: tras las rejas y sin privilegios. Entonces podremos celebrar el inicio del tiempo de la justicia.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 490 veces.



Luis Semprún Jurado

Profesional, productor audiovisual, co-productor y co-moderador del programa radial El Ojo de la Ciudad en Maracaibo, estado Zulia

 luissemp2003@gmail.com      @luissemp

Visite el perfil de Luis Semprún Jurado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: