El crimen si paga

Resultaría difícil encontrarse alguna persona que no haya escuchado o leído en alguna publicación la frase "El Crimen no Paga". Atraves de la historia, de las tradiciones y costumbres, esta especie de apotegma jurídico-moral, ha sido plasmado en cintas cinematográficas, series televisivas y publicaciones de diferente índole lo han venido repitiendo y repitiendo como una especie de leitmotiv.

La expresión es entendida como una condena a la actividad delictiva, el triunfo de la justicia sobre el crimen y la censura moral de la sociedad frente a estas conductas contrarias al derecho, a la ley y los valores morales de una sociedad.

"El Crimen no paga" se ha constituido en un Lema que lo interpretamos como que siempre la justicia debe triunfar siempre frente al crimen y pienso que una correcta interpretación.

Se ha hecho tan popular esta expresión que ha servido de títulos a películas, ha orientado series de televisión. En Venezuela hubo un programa radial que se denominaba "El Crimen no paga", creo que el periodista que lo conducía se llama Campos Suarez. Allí se relataba la acción delictiva de algunas personas, hechos criminales y bandas que al final resultaban condenadas y el programa concluía como dando una lección moral y advirtiendo: "El Crimen no Paga"

Pero en la Venezuela de hoy, los papeles parecen haberse invertido y la aleccionadora frase ha colapsado, por lo que observamos en el panorama político-jurídico nacional.

Y lo decimos porque observamos, como lo observa toda Venezuela, que una cáfila de delincuentes que se han disfrazado de políticos han cometido y continúan cometiendo una variedad de delitos y para ellos la justicia "Ni con el Pétalo de una Rosa", al punto que ha dejado muy mal parado a todo el entarimado normativo y jurídico nacional, porque a pesar de los crímenes que cometen, entran y salen de Venezuela como dice el refrán "Como Pedro por su Casa", con asombro del pueblo que no ve la acción de la justicia dice; en nuestro país la justicia no es sólo ciega, también es sorda y mocha.

En efecto las actividades de estas bandas conocidas por su actuación y sus nombres han cometido tantos delitos que casi han agotados capítulos del Código Penal Vigente, de La Ley Sobre la Delincuencia Organizada y preceptos constitucionales. Pero no sólo es que no tienen medidas penales en su contra, ya esto es grave, pero también tienen bienes en el territorio nacional y continúan disfrutando de ellos, sin que los toquen. (¿Impunidad?).

Ud. Puede tomarse la molestia de abrir al azar, cualquier página del código penal y muy probablemente que se encuentre con la tipificación de algunos de esos delitos cometidos, porque son tantos que todo puede suceder.

Desde el irrespeto a nuestra Constitución, máxima Ley del país, pasando por delitos tan graves como Traición a la Patria, Conspiración, Terrorismo, intentos de Magnicidio, Lavado de Dinero, sabotaje a las instituciones gubernamentales, Usurpación de Funciones, Instigación al Delito y el robo descarado de los bienes del país, en componenda con gobiernos extranjeros, son algunos de los actos delictivos cometidos, todos previsto en leyes vigentes en Venezuela.

Ha sido tan descarada y nociva la conducta delictiva de estas bandas de falsos políticos, que hasta han propiciado y aceiptado las medidas que sus mandatarios han tomado contra Venezuela, que ha impedido incluso la posibilidad de utilizar recursos que actualmente los tienen represados, para que sean utilizados en Venezuela, contra una población, que además de los efectos producidos por las sanciones, también, sufre las secuela de la Pandemia del Covid que azota al mundo. Hasta allí ha llegado la postura inhumana de la cáfila de falsos políticos auto exilados.

Violando descaradamente los principios constitucionales de soberanía e independencia, se han coaligado con naciones que tradicionalmente han codiciado las riquezas de Venezuela y ellos se las han ofrecido, bajo la promesa de entregárselas si los restituyen en el poder. Al parecer, él autoproclamado, está negociando hasta el Territorio en Reclamación, con Guyana, lo que constituye Delito de Alta Traición a la Patria, pero continua entrando y saliendo del país como Pedro por su casa.

Todas las riquezas y bienes que la coalición de países extranjeros en cumbancha con los opositores de ultra derecha, han sustraído a Venezuela, permite que estos hagan turismo político por el mundo desprestigiando a Venezuela, su liderazgo legítimo y a su pueblo, creando una xenofobia que no tiene parangón en la historia reciente de nuestro país. Pero además de eso se han llenado los bolsillos, cuentas bancarias en el exterior con cifras multimillonarias, adquisición de empresas y lujosas mansiones. En otras palabras viviendo a todo trapo de los bienes robados a Venezuela. Por eso decimos con toda convicción, que a ellos como la Justicia no les ha llegado, el crimen los ha beneficiado y puede decirse que para ellos "EL CRIMEN SI PAGA" y LES PAGA BIEN.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 468 veces.



Jesús Sotillo Bolívar

Docente en la UCV

 jesussotillo45@gmail.com

Visite el perfil de Jesús Sotillo Bolívar para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: