Mi palabra

¡Atención Cantv! yo sin internet no valgo nada

"La naturaleza del negocio es la estafa"

Augusto Bebel

"No puedes escapar a la necesidad,

pero puedes vencerla "

Séneca

Me acerqué a la oficina principal de CANTV en Acarigua, y apenas llego me encuentro a una señora, desesperada por abrir la puerta, sin darse cuenta, que se encontraba cerrada con su respectivo aviso; el motivo de no estar prestando el acostumbrado servicio: la pandemia –semana radical– pero, además, me da la ligera impresión, para evitar la cantidad de quejas y reclamos, el cual llegan diariamente y de estar abierta colapsaría el pequeño espacio. Sin lugar a dudas, esa mujer debe estar, como la mayoría de la personas acostumbradas a utilizar internet por distintos motivos: no puede estar en el hogar sin la señal, porque en estos momentos se hace, como algo indispensable y prioritario por el mensaje ¡Quédate en casa!. Lo único, que se me ocurrió decirle a manera de consuelo: "Usted, parece, que está, como reza una canción ¡Yo sin ti, no valgo nada!"

Entiendo perfectamente la angustia de la mujer, quien se marchó por demás frustrada, sin conseguir ninguna respuesta a su preocupación, vociferando en contra del gobierno, presa fácil de la cantidad de mensajes en contra del presidente, y la compañía encargada del servicio. Por mi parte, llevo dos meses desconectado, pero he venido aprendiendo a vencer la cantidad de dificultades en un mundo atrapado por los avances tecnológicos, con internet a la cabeza, pero sin resignarme a vivir apartado de la comunicación a través de la web, porque uno de los propósitos del comandante Chávez, a penas llegó al poder, fue sembrar en el más apartado rincón, centros de comunicación para los más necesitados.

No es fruto de la casualidad, que cuando más se necesita el servicio, es, cuando más falla, y en muchos hogares, negocios e institutos de educación, prácticamente desapareció hace bastante tiempo. Para la oposición, y el desahuciado interino, la culpa es del gobierno, pero haciendo énfasis en la dictadura de Maduro; aferrados a la expresión fascista de Joseph Goebbels: ¡Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad! con todo el poder mediático del imperialismo. Nadie puede negar lo deficiente del servicio, pero, quiénes son los culpables. Los ataques por medio del bloqueo imperialista, son innegables, al cortar la tecnología del cual ha estado dependiendo la compañía; a esto se les suman las arremetidas internas, que ni siquiera los mismos medios al servicio de la derecha y los grandes capitales pueden ocultar; al señalar los cortes reiterados de la fibra óptica en distintos sitios del país, en comprobados actos de sabotaje.

A medida que, se profundiza el problema de CANTV con el servicio de INTERNET, por el otro lado vienen apareciendo en las principales ciudades del país, compañías ofreciendo la web, prometiendo velocidades supersónicas. En Acarigua-Araure, se presenta un caso curioso: una compañía ya establecida en Araure esta ofreciendo el servicio en esa ciudad, pero no en Acarigua, la razón muy sencilla, hicieron el estudio y todas las nuevas urbanizaciones las tienen a su alrededor, y saben que pueden pagar por supuesto en dólares; no sé, si para regocijo de los que anhelaban ver en el país, circulando los verdolagas en el más apartado rincón, o por el contrario maldecir en la intimidad de su hogar, porque el orgullo y la vanidad, no los deja reconocer el error de brindarles los mecanismos al imperialismo, para instaurar en nuestra economía la guillotina, con la moneda estadounidense, con el cual nos vienen apretando, y lo que se oye en la calle es el chillido por el aumento criminal del dólar.

Todas las acciones de la derecha, por impulso del imperialismo en beneficio del gran capital, tratan por todos los medios que, pasen desapercibidas por el pueblo venezolano, y, cuando se les hace imposible, entonces recurren a la táctica de culpar a Maduro. La tarea inmediata de los vende patria, es entregar nuestra soberanía e ir en contra del pensamiento bolivariano. Por eso han profundiza los problemas del país, en servicios básicos en plena pandemia, cuando el llamado es quedarse en la casa. Nos podemos imaginar a personas, que se acostumbraron a la era de la comunicación a través de la web, y de pronto se quedaron sin la señal, pero nunca tuvieron la costumbre de agarrar un libro, escuchar música, ver algún deporte por televisión y menos hacer ejercicios para apaciguar el estrés, y de paso encerrados sin poder chatear para comunicarse con algún familiar, o un amor correspondido. Como dice la canción del desaparecido cantautor Carlos Guevara ¡Yo sin ti no valgo nada!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1334 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: