A los 200 años de aquella gesta histórica ¡Legión rodilla en tierra!

El día de aquella batalla inmortal, que nos dio la libertad, el papel de la Legión Británica fue decisiva para que lográramos obtener la Independencia.

El General Simón Bolívar desde el cerro Buenavista observaba la posición del ejército español, descubrió una senda estrecha que iba a uno de los flancos hasta atravesar un terreno. El Libertador le da la orden a la Primera División que estaba integrada por la Legión Británica y el Batallón Bravos de Apure que contaba con 1500 jinetes mandados por el General Páez que atacasen.

Los Bravos de Apure con su jefe ejecutan el movimiento, los siguen el Batallón de Cazadores Británicos. Eran las once de la mañana y cuando están pasando el desfiladero, rompen sobre ellos el fuego enemigo, los españoles logran que los llaneros se replieguen y no pueden hacerse firmes, pierden terreno gracias a las descargas enemigas.

Retroceden acosados y se rompe la formación de la caballería patriota, causando bajas entre sus filas por lo nutrido del fuego enemigo. El Hostalrich y el Barbastro entran en combate reforzando al Burgos y el Bravos de Apure está a punto de ser derrotado.

El Cazador Británico que se había formado al otro lado de la quebrada, se interpone entre el malogrado batallón llanero y el enemigo realista. Avanzan a banderas desplegadas como en una parada militar, a pesar del fuego de los españoles.

Se forman en batalla para enfrentar las guerrillas enemigas que los atacan por su frente y flancos. Los británicos están dirigidos por el bizarro Coronel Ferriar, se desmonta del caballo y ordena a sus hombres posición de rodilla en tierra, el Teniente Ashdown clava en el piso el asta del estandarte y se aprestan a resistir las acometidos de los batallones españoles.

Cae el Coronel Ferriar gritando firmeza a sus hombres, el Mayor Davies toma su puesto, pero en pocos minutos cae muerto, ahora asume el Capitán Scott, que es también es dado de baja.

Las balas dan en el blanco y tumban a los heroicos legionarios, pero estos responden a las descargas enemigas.

Asume Michin, el Comandante de la Primera Compañía y atacan a bayoneta, reforzados por el Bravos de Apure que se han reorganizados con la férrea dirección del General Páez.

El jefe británico es herido varias veces y toma Brandt el mando de los legionarios y se forman en cuadros para enfrentar el ataque de la caballería española que ahora acometen.

Al amparo de la Legión Británica el jefe llanero logra recuperar a su tropa y uniéndose a ellos dos compañías de Tiradores que el valiente Heras dirige, adelantándose a la Segunda División y atacando con gran valor por el frente y los flancos las tropas de La Torre.

Diecisiete oficiales británicos han muerto y la mitad de los soldados quedan en el terreno, habían barrido a los cuerpos españoles a punta de bayoneta por 200 metros, operación realizada dos veces.

Treinta y cuatro jinetes de la Guardia de Honor del General Páez, dirigidos por el Capitán Juan Ángel Bravo a galope atraviesan la quebrada y ascienden a la llanura y junto al Coronel Vásquez y cargan contra los escuadrones españoles de caballería con rabia. Llega el Coronel Cornelio Muñoz penetrando la llanura, reforzando la caballería patriota, quienes cargan con ferocidad derrotando los jinetes de Morales.

En este campo de batalla se sella definitivamente la libertad de Venezuela y pasarían veinte días y el 14 de julio cuando El Libertador recompensa a los legionarios británicos con la Estrella de Libertadores de Venezuela, sellando su camino donde fue surcado dejando jirones de honor y gloria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 533 veces.



José Rosario Araujo


Visite el perfil de José Rosario Araujo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: