Chávez & Niemeyer, SRI

En su último viaje al Brasil el presidente Chávez se permitió hacer una visitaal eminente arquitecto y artista brasileño Oscar Niemeyer, quien junto con Lucio Costa elaboró el proyecto de lo que mas tarde sería la ciudad capital del Brasil, Brasilia. Ahora bien, Niemeyer no sólo abordó el proyecto macro de la ciudad, sino que directamente proyectó también el Palacio Alvorada, que es la residencia oficial del Presidente de la República; el Palacio Itamaraty, sede de la cancillería; el Congreso Nacional; el Palacio del Planalto, sede del Poder Ejecutivo o sea la Presidencia de la República; y la sede del Supremo Tribunal Federal. Oscar Niemeyer participó también con Le Corbusier (Charles Edouard Jeanneret-Gris), en la elaboración del proyecto del edificio principal de las Naciones Unidas en Nueva York en 1952. Entre 1991 y 1996, realizó el Museo de Arte Contemporáneo de Río de Janeiro. A sus 99 años, Niemeyer se ha dado el gusto de exhibir recientemente sus últimas obras, abordadas a partir de su cumpleaños número 95.

En esta nota no vamos, por supuesto, a desarrollar la biografía o el curriculum vitae de Niemeyer que puede ser consultada en Internet. Nuestro interés es ubicar a nuestros lectores en el personaje para poder tener una somera idea de lo que puede derivarse de esa visita, tan poco ponderada por los medios de comunicación.

El primer resultado práctico de esa visita fue la elaboración del boceto de lo que será el monumento más impresionante que jamás se haya construido en memoria de nuestro Libertador, realizado en apenas dos días, según lo ha anunciado el propio presidente Chávez y que se erigirá en lo alto del Ávila, mirando al mar y anunciando a los visitantes que nuestro país es la puerta de entrada a Suramérica, al Nuevo Mundo que está por venir.

Sin embargo colijo, --por ciertos detalles que no viene al caso revelar por ahora-- que entre el presidente Chávez y Niemeyer se produjo una conversación sobre un asunto que será muy importante para el futuro de Venezuela y que está íntimamente vinculada al Cuarto Motor, es decir a la “Nueva Geometría del Poder” (NGP). Me refiero a la nueva ciudad capital de Venezuela, que posiblemente estaría ubicada entre los ejes Orinoco-Apure y el Centro Norte Llanero. Esta nueva ciudad, que llevaría el nombre de Ciudad Bolívar, permitiría devolver el antiguo nombre de Angostura a la ciudad del Orinoco. Del resto, esta ciudad que sería un nudo ferroviario para el país, permitiría a Venezuela salir de su condición del padecimiento de una tremenda hemiplejía geográfica, demográfica y económica, pues para nadie es un secreto que nuestro país, está desarrollado y superpoblado en el eje Centro-Norte-Costero y en situación de desdén, la inmensidad de las llanuras, el escudo guayanés y nuestra fachada amazónica.

Entre Niemeyer y Chávez hay algo entre manos. Por una parte, el genio, como artista que es, deslumbrante prolífico y soñador y el huracán de pasiones, acciones e ideas, como estadista que es nuestro Presidente, se ha constituido una suerte de “sociedad de responsabilidad ilimitada” que muchos frutos dará, estoy seguro en un futuro muy cercano.

omar_montilla@cantv.net




Esta nota ha sido leída aproximadamente 6314 veces.



Omar Montilla


Visite el perfil de Omar Montilla para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: