Bolívar y su pequeño planeta

 El infinito Bolívar, que tiene poder de ubicuidad, por hallarse aquí y allá en los cuatro puntos cardinales; Bolívar, hecho poema en Neruda y novela por el Gabo; ¡O en la prosa de Rodó, al dejar dicho: - "Cuando cien generaciones hayan mezclado el polvo se sus huesos con el polvo de los bosques, ¡se verá que en la extensión de sus recuerdos de gloria nada hay más grande que Bolívar"!

Bolívar el caraqueño, que encarnó en la estrella solitaria del apóstol Martí; quien profetizó: - "¡Pero así está Bolívar en el cielo de América, vigilante y ceñudo (…) porque lo que él no dejó hecho, sin hacer está hoy (…) porque Bolívar tiene que hacer en América todavía ¡"

Bolívar el de las mil estatuas esparcidas por el globo terráqueo; Bolívar, que voló por entre las edades del tiempo, con ideas preclaras y su ejército concibió y gestó Independencia.

Bolívar, del que cada día descubrimos su infinita grandeza, me lo tope en "El Museo Recuerdos de la Humanidad", del poeta Ramón Elías Camacho, en la histórica ciudad de La Grita, al abrir un pequeño folleto de El Planetario Humboldt, bajo el título Bolívar En El Cielo, del Dr. Enrique Ginnari.

Se trata que la Sociedad Astronómica de Francia, bautizó un pequeño planeta con el epónimo de "Bolivia" en honor al Libertador Simón Bolívar; noticia de tan alto valor para la honra de la obra de Bolívar y de su gentilicio bolivariano, fue dirigida al historiador Carlos A. Villanueva, en carta fechada 12 de abril de 1914, suscrita por Camilo Flannmarion , donde entre otras consideraciones reseñan:-"Nosotros nos sentimos dichosos de recordar por esta inscripción imborrable en el cielo, la obra del Gran Libertador Bolívar".

En el siglo XIX se puso de moda la búsqueda de nuevos cuerpos siderales, como estrellas, planetoides o planetas como Neptuno dada a conocer su descubrimiento en 1846, y en los inicios del siglo XX el Planetoide ubicado (léase descubierto) por Max Wolf, director del Observatorio de Heidelberg que bautizó como "Bolivia", el 19 de marzo de 1911, bajo nomenclatura provisional 1911L.O. Pero al ser catalogado le dieron número consecutivo y el nombre, Planetoide Bolivia 712.

Es así que el 6 de mayo de 1914, en artículo publicado en "El Universal" autoría de Luis Ugueto, entonces Director del Observatorio Cajigal, dice al referirse a tan magnífica noticia lo siguiente:-"Ante todo es necesario hacer sentir que no es poco el honor que discernirán lo astrónomos al gran hombre, pues este respetable gremio es poco inclinado a adular a los grandes de la tierra, si hemos de juzgar por el fracaso del Ilustre William Herschel, el descubridor de Urano, quien deseando honrar la memoria de Jorge III de Inglaterra, su protector, propuso para nombre de este astro el de "Georgium Sédus", a lo cual no asistieron los demás astrónomos, prefiriendo conservar la tradición mitológica que había prevalecido hasta entonces para la designación de los planetas".1

El pequeño planetario del Libertador se desplaza en una órbita elíptica idéntica al resto de los planetas; "Bolivia" tiene un distanciamiento de El Sol de unos 400 millones de kilómetros; es decir 2,66 veces la lejanía de la tierra del mismo Sol.

Me imagino que sobre este acontecimiento referido al Planetoide que elevó la memoria de Simón Bolívar, al campo sideral, debe haber mucho material de la época y posteriormente, en las hemerotecas.

Cuando escribía esta reseña, paso por mi mente que tal vez, Antoine De Saint-Exupéry (El Principito), en su viaje por el cosmos, hubo de haber divisado o tal vez visitado el pequeño planeta que lleva por epónimo Bolivia 712, donde seguramente hizo tertulia con el alma valiente del caraqueño Simón.

1 separata Revista Suma/Enero abril 1983.Universidad Santa María.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 763 veces.



Macario Sandoval

Equipo PSUV-Táchira.

 macariosandoval@hotmail.com

Visite el perfil de Macario Sandoval para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Macario Sandoval

Macario Sandoval

Más artículos de este autor