Del Pacto de Punto Fijo al Pacto de la Falsa Unidad Militar-Policial-Civil

No es fácil lograr que se entienda cómo este mamarracho de mal gobierno se ha encargado de dividir, fracturar, chantajear a un sector importante de la dirigencia que se asumen, todavía bajo los modelos coloniales del eurocentrismo, como gente de izquierda, o de derecha. Lo tradicional fue que, insisto en el término del pensamiento eurocentrado, la derecha se encargara de dividir a los sectores de izquierda para perpetuarse en el poder. Me estoy refiriendo concretamente al caso venezolano. Betancourt es el caso más emblemático de lo que afirmo. El brujo de Guatire se encargó de expulsar del seno de AD cualquier vestigio de un pensamiento y liderazgo identificado con la izquierda. Entre sus maniobras más memorables está el de lograr romper la unidad que en la praxis había tenido el liderazgo juvenil de AD con el PCV. Los aportes y sacrificios de los tres grandes secretarios generales, todos andinos, Leonardo Ruiz Pineda, Alberto Carnevalli, Antonio Pinto Salinas los sacrificó el brujo de Guatire en aras de sus apetencias personales.

Pero esto era de entenderse. Betancourt ya venía amolado para plegarse a los interese norteamericanos. Esto lucía lógico. Ahora bien para el caso concreto de lo que hoy ocurre en Venezuela, las cosas no son tan fáciles de deslindar. Este mal gobierno militar-policial-civil derivado de un intento por proponer un denominado socialismo del siglo XXI entre otras enunciaciones, ha venido derivando, primero tímidamente luego de manera más acelerada, hacia una propuesta política en lo esencial tan idéntica a la que dice atacar: el neoliberalismo en lo económico y hacia el fascismo en lo político. Esto es el rasgo distintivo de la presencia en el poder de los mismos intereses a los que intentó oponerse el proyecto original de Hugo Chávez.

Asesinado quien propugnaba una propuesta de otro orden, se fueron consolidando los sectores que representan los antiguos intereses a los que se aspiraban desplazar, sectores que latentes esperaron el momento para dar el zarpazo y acomodarse en el usufructo del poder.

EL PACTO DE PUNTO FIJO representaba las apetencias del imperio norteamericano, indiscutido hegemón de aquel momento. EL PACTO MILITAR-POLICIAL-CIVIL significa la claudicación de un proceso que intentaba deslindarse de ese hegemón. El contexto histórico sirve de telón de fondo para poder cernir mejor y distinguir la paja del grano. La hegemonía norteamericana no es la misma de mediados del siglo XX donde se da el Pacto de Punto Fijo.

A mediados del siglo pasado la disputa entre dos bloques era notoria. Por un lado, los países que se alineaban al bloque del llamado socialismo real con la URSS como el hegemón y por el otro el bloque capitalista liderado por los EE.UU. Entre esos dos bloques se colaba China. Pero además, países como Vietnam y Cuba pujaban por conseguir un camino, que si bien estuviera alejado a la propuesta capitalista, no se subordinara plenamente al bloque soviético.

Es en ese contexto, dónde se produce la cuña que fue Betancourt en Venezuela para abortar, lo que pudo haber sido una nueva experiencia, que apuntara a las iniciativas al estilo de Vietnam y Cuba en ese primer momento. Digo en ese primer momento porque hoy es otra cosa.

Volvamos a lo que está ocurriendo hoy en Venezuela. Luego de la salida forzada del líder indiscutible, de una propuesta inacabada, se fueron alineando diferentes intereses que se amalgaman a esta especia de arroz con mango que significa EL PACTO MILITAR-POLICIAL-CIVIL. El contexto internacional es la presencia de China, Rusia y en menor medida Irán. No es que cuando estaba vivo el líder esto no ocurriera. De lo que se trata es que ahora la ruta tomó otro rumbo. Una cosa es que se tenga aliados poderosos para contrarrestar a tus enemigos; eso es perfectamente válido. Pero otra cosa distinta es confundir los intereses de tus aliados con los tuyos propios. Lo peor del caso es que no hay proyecto alguno. Lo que existe son medidas asiladas que apuntan única y exclusivamente a mantenerse en el poder. El poder por el poder, sin proyecto, sin rumbo, sólo patadas de ahogado.

Qué hacer entonces para salir de este atolladero. No existe un ABC que indique la ruta a seguir. Lo que pudiera existir es un acercamiento de diversas ópticas para salir de este PACTO FASCISTA y encontrar juntos una ruta que aunque no satisfaga a todos al menos no los excluya. Un primer acercamiento sería reconocernos en la diferencia y encontrarnos en un enemigo común. Reconocernos en la diferencia es saber que entre el blanco y el negro hay matices y los grises son parte de los matices. Reconocernos en la diferencia es que hay quienes creen que el capitalismo es perfectible y otros que el capitalismo no tiene remedio; dentro de esto hay matices; hay quienes confían en que el capitalismo sólo podrá ser sustituido por el socialismo. Otros, como yo, no damos por sentado esto, sólo sabemos que el capitalismo no es.

Dentro de esos elementos de encuentro, dentro de la diversidad, está la necesidad de RECONFIGURAR UNA INSTITUCIONALIDAD hoy desaparecida y sustituida por la operacionalización de la discrecionalidad de tal o cual "funcionario" que impone sus interese a sabiendas que no habrá repercusiones. Reconstruir la institucionalidad es que cada sector desde lo institucional tenga sus límites claros.

Como quiera que se trata de un encuentro entre seres humanos, debemos reconocernos como tales. Esto excluye entonces a ángeles, arcángeles, serafines. Es un encuentro de mundanos. En dónde cada cual y cada quien arrastra un pasado. Esto supone dejar de lado los señalamientos que no trascienden de la opinión pública o el "sentido común" y asumir que la política es ciencia aunque también es arte; y que, en consecuencia, estas dos áreas exigen estudio. Avanzar en unidad dentro de la diversidad exige una gran dosis de tolerancia hacia quien siendo diverso no es nuestro enemigo.

UNIDAD DENTRO DE LA PLURIVERSIDAD

ACCIÓN CONTRA EL ENEMIGO COMÚN

REINSITUTICINALIDAD PARA DEMOCRATIZAR



Esta nota ha sido leída aproximadamente 930 veces.



Isidro Camacho

Isidro Osvalinoc Camacho Manzano Docente Universitario, Profesor a dedicación exclusiva UNELLEZ-VPDS Barinas.

 osvalinoc@gmail.com

Visite el perfil de Isidro Camacho para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: