Crítica ácida

Excusados por su detritus mental siglo XXI

De cama tienen que estar defensores mundiales de la "democracia perfecta", con la cual el cine y la TV internacional nos envuelven y se apoderan de la actitud mental de cada quien, vidiotizándonos desinformados. Enviados el Martes 3 de Noviembre 2020 al basurero de la historia, en elecciones que han sido presentadas históricamente ausentes de irregularidades, brillaron las trampas al revés del norte y guía de participación igualitaria en todo el orbe, incapaces de sustituir nepotismos, herencias y salvajismo histórico político de emperadores, reyes y dictadores, poseedores perversos de la destrucción al voto directo y secreto

Conocidos los desafueros de la democracia gringa racista y represiva, la disminución acompaña a los idólatras de USA, rodando libremente a cada invento gringo siglo XXI, sin mucho cambio con las viejas historietas, acudiendo desenfocados a titular en The Wall Street Journal, sección Reportajes de Latinoamérica en Sept. 2019 una reseña falsa, "Hugo Chávez trabajó para inundar de cocaína a los Estados Unidos desde Venezuela, dicen fiscales estadounidenses". Parafernalia cumplida sin pruebas convincentes.

El Lunes 16 de Noviembre el Diputado José Brito, integrante de los parlamentarios que reconocen la necesidad de ir a votar el seis de Diciembre 2020, y constitucionalmente designar nuevos integrantes de la Asamblea Nacional, expresó en un audio por internet que es un deber de cada quien acudir a sufragar, y cambiar las cosas para bien de la democracia, no llamar a la comunidad internacional a desestabilizar o aterrorizar, sino colaborar con la paz que luce Venezuela.

Brito, yaracuyano opositor fogoso en contra de la revolución bolivariana pero enemigo de la influencia intervencionista extranjera, insiste en sacar a la luz pública los desaciertos chavistas y maduristas desde el ascenso al poder en 1999, lo que considera saben los votantes, y se muestra enemigo de la fórmula inválida de oposición, que contempla protestar mediante violencia inútil, y estima que no salir a votar es contradictorio con la democracia

Y si algo falta para descorazonarse los habladores de gamelote que persisten en recomendar salir de Venezuela en busca de lo que no se nos ha perdido, conozca esta opinión que no se a quien pertenece, no tiene destinatario en Facebook. Salí de Venezuela, para huír pero también a buscar lo que mi país me negó. Creía encontrar una vida mejor, en Colombia los vi tan idénticos a nosotros que me sentí en casa. Pero en Colombia la gente convive entre la criminalidad, la producción de drogas y el comercio que lava dinero del narco, arraigados en lo cotidiano y allí todo eso es normal.

En Colombia la pobreza es absurda, siempre leemos que la economía colombiana está bien posicionada, y de nada sirve un Producto Interno Bruto alto, o baja inflación, porque muchísima gente no puede comprar nada. Todo eso es normal allá. Un país con gente pobre, con clase media endeudada hasta el techo y donde lo chabacano está en todas partes, igual te matan para quitarte un celular y los zapatos, pero nadie habla de eso en la prensa internacional. La Colombia del cobro de vacunas, los narcos y gobiernos corruptos.

Fui a República Dominicana. En Caracas me preocupaba andar en la calle, usar el teléfono, y siempre, -no lo voy a negar-, me daban miedo los afrodescendientes, andaba traumatizado. Dominicana esta atestada de ellos, no me sentía seguro en ninguna parte. Sonaré racista pero es como si todo Petare vive ahí. Andaba con miedo y además la nación quisqueyana no es tan segura como creía. Los inundan sus vecinos haitianos, y ahora nosotros los venezolanos. Sin embargo, parece que esto no es crisis humanitaria, nadie la menciona, República Dominicana tiene décadas así, país lleno de pobres.

Viajé a Ecuador, una economía dolarizada, creía que allí podría huir de nuestras monedas y economías latinoamericanas mal administradas. Pero es un país con alto costo de la vida. Ganas en dólares, gastas en dólares y no alcanza a la familia ecuatoriana media. Ecuador es correr en la rueda del hámster, corres mucho pero sigues en el mismo punto. La opinión que leía se interrumpió abruptamente, pero me dejó lo suficiente para atar cabos de numerosísimos casos conocidos acerca de desgracias y vejámenes sufridos por compatriotas que se van. Considérelo y siéntase ciudadano de primera en un país libre, con elecciones y opinión sin discriminación: VENEZUELA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 400 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: