Mi palabra

Fantasiosos articulistas preguntan ¿Dónde está Carlos Lanz?

"El hombre,

un ser un milímetro por encima del mono,

cuando no un centímetro por debajo del cerdo"

Pío Baroja

Sobre el Presidente Nicolás Maduro, ha caído un verdadero chaparrón de adjetivos calificativos para querer compararlo con un Hitler, al extremo que algunos articulistas dan la ligera impresión de agotar todos los recursos para escudriñar, cuanto diccionario consiguen para que no se le escape una palabra a la hora de escribir. No conformes con eso han llegado a la bajeza política de insinuar de manera malintencionada, algo que ni ellos mismos se lo creen: volcar todas las responsabilidades sobre el mandatario por la desaparición del valiente combatiente Carlos Lanz, faltando poco para que lancen un comunicado, señalando de tenerlo secuestrado en el palacio de Miraflores.

Estos escribientes se han venido exprimiendo el cerebro para justificar una de las mayores bajezas políticas, que he visto en los últimos años: coincidir con el imperialismo en los ataques al Presidente Maduro. Para esta perversa acción utilizan, como punto de apoyo, para su malsano propósito, la comparación entre los 40 años de la democracia representativa, donde los atropellos y asesinatos estaban a la orden del día, colocándola al lado del proceso bolivariano, movimiento asediado, amenazado desde el mismo momento del triunfo del Comandante Chávez, y no conforme con esto, el gobierno gringo ha impuesto un criminal bloqueo buscando la rendición por hambre; esto lo callan estos fantasiosos, así, como tampoco hacen referencia del vil asesinato del fiscal Danilo Anderson, la primera lección en contra del proceso.

El grupo de fantasiosos no es muy numeroso, pero, si, muy venenoso y pongo, como ejemplo a Roberto López Sánchez, con un currículo tan llamativo, como su último artículo (NICOLÁS MADURO Y LA DESAPARICIÓN DE REVOLUCIONARIOS ¿DÓNDE ESTÁ CARLOS LANZ? * en el cual le va dando vuelta al rollo de paja, hasta llevarlo a la enmarañada situación, para terminar, hablando lo que le conviene al imperialismo; para finalizar haciendo el triste papel de un alborotado vocero de los que abundan, como salidos del laboratorio mediático del imperialismo, al cual cuesta creerle el 1% de las informaciones lanzadas al aire contra el Presidente Maduro.

El proceso bolivariano viene siendo atacado con verdaderos aguijones, y todos van dirigidos precisamente sobre la personalidad del Presidente, porque se han dado cuenta de su invulnerabilidad en medio de las grandes tormentas que le ha tocado vivir, desde el mismo momento de agarrar las riendas del país. Por la otra parte, se ha presentado una verdadera procesión de traidores, y todos parecen unos verdaderos angelitos, pero terminan coincidiendo con lo más recalcitrante de la derecha venezolana, y algunos llegan más allá, hasta darse la mano con el imperialismo, cuando diligentemente se ponen del lado del Whitedog.

Las desapariciones de combatientes y revolucionarios en este proceso, son hechos que nadie los puede negar, y el gobierno siempre ha estado atento para tratar de esclarecerlos en medio de la agitación política impuesta abiertamente por la derecha fascista, y del cual su máximo exponente Leopoldo López, se encontraba preso a más de 13 años de cárcel por ser el responsable de los 43 muertos y más de un centenar de heridos en las guarimbas del 2014, y ahora es prófugo de la justicia venezolana, pero los fantasiosos también le sacan punta para culpar a Maduro.

El proceso bolivariano, es un fiel defensor de la soberanía venezolana, pero lamentablemente heredó grandes vicios del capitalismo, que se han convertido en debilidades difíciles de combatir, pero sus detractores, y los desaforados traidores se afincan, con todas las falsedades posibles, hasta presentar al Presidente, como un enemigo del pueblo, mientras ocultan o nunca hacen referencia del bloque criminal del imperialismo, llegando a la burla descarada, cuando el gobierno desbarata las acciones de agresión, como la operación "GEDEÓN" o los actos terroristas. Estamos viviendo una verdadera batalla en todos los frentes, con la suerte, acompañada de la paciencia y una política en bien de la paz; resultado: el gobierno ha frenado la violencia. La tarea inmediata es desenmascarar al grupo de fatuos; pero, para eso necesitamos la moral, la fuerza y la dignidad de los verdaderos revolucionarios, porque las infamias se combaten con la verdad.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1751 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: