A los partidos políticos burocratizados no se les puede pedir que sean revolucionarios

Ser idealista, soñador y principista, no es ningún pecado; lo único malo es que causa frustraciones y amarga la existencia de mucha gente, llevándola al escepticismo. Eso pienso después de haber pasado toda mi vida soñando con un mundo perfecto, donde los seres humanos viviríamos en paz y justicia amándonos los unos a los otros. No quiero decir que estoy frustrado y amargado, sino que en mi madurez me he transformado en un hombre escéptico, que duda de todo lo que ve u oye y ha aprendido a escuchar, o sea que he dejado de ser "creyón".

En Mérida, una ciudad con alto índice de Adultos Mayores de 80 años como yo, gran parte están retirados de toda actividad social, política, económica y cultural; unos arrinconados en las partes traseras de sus casas o en geriátricos sufriendo enfermedades terminales y los que se pueden mover los vemos en las calles haciendo colas en los bancos para poder hacer efectivo las pensiones o bonos que les llegan por dádivas del gobierno. Si alguien trata de establecer conversación con uno de ellos se van a encontrar con gente malhumorada, muy pocos sonríen o se ven felices por haber llegado vivos a esa edad. Lo que podemos asegurar, si retrocedemos en el tiempo, es que la mayoría de ellos tuvieron sueños e ideales y gastaron los mejores años de su vida luchando por un mundo mejor.

¿ Y qué tiene que ver todo esto con el titular del articulo?, bueno es que un Partido Político es una estructura social formada por hombre y mujeres y sufre el mismo proceso degenerativo; que nace , crece, se reproduce y muere. Cuando nace es producto de sueños, planes y proyectos de gente joven y también pasa por el proceso de anquilosarse y burocratizarse. Al partido político como al ser humano, con una estructura anquilosada, pesada, sin ideales y sin resultados visibles se les puede pedir que actúen revolucionariamente y hagan lo que no hicieron cuando pudieron hacerlo.

Igual como pasa con los viejos, que algunos esperan que puedan correr los 100 metros en 10 segundos y además ser reflexivos y sabios; a los Partidos Políticos se les quiere pedir que ejerciendo el gobierno sean también de oposición, cuando eso es la antítesis de su existir. O se es gobierno o se es oposición. Aquí no hay tercera opción. También hay que hacer la salvedad que un partido político puede envejecer sin haber ejercido el gobierno y siempre será de oposición, como una persona llegar a vieja sin casarse y sin hijos; siempre será soltera.

Un Partido Burocratizado es un partido viejo, no importa el tiempo de fundado. Así como una persona puede ser y actuar como un viejo, no importando la edad que tenga. Es por eso que hemos colocado el concepto de Burocratizado, pues no hay nada que envejezca más a las instituciones que la burocratización que se teje interna y externamente alrededor de su funcionamiento. En Venezuela todos los partidos políticos nacen burocratizados, no se construyen con el paso del tiempo, pues los Estatutos fundacionales son como una camiseta irrremovible que les impide ser cambiada.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 529 veces.



Juan Veroes


Visite el perfil de Juan Veroes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: