Candidatos del PSUV a la Asamblea Nacional

Con todo el respeto que puedan merecerse unos candidatos de la oposición y otros no, no me voy a referir a estos de las diversas oposiciones al gobierno del presidente Nicolás Maduro, por lo siguiente: 1. La mayoría de ellos son de derecha -excepto los candidatos y partidos de izquierda que se alejaron del llamado Gran Polo Patriótico- y como tal, defienden los intereses del gran capital y serán los que van a legitimar las tropelías y anarquía económica que desde hace más de siete años estamos padeciendo los venezolanos, sinque los causantes paguen sus crímenes económicos y materiales; 2. A ellos, los mueve el interés de usar este proceso electoral venidero del próximo 6-D, únicamente, como un medio para nuclear fuerzas (que lo lograrán, a pesar de mi desagrado), para la salida del poder de Nicolás Maduro, incluso, pactando y compartiendo cuotas de poder con muchos de los que aún hoy, a lo Pinochet, se muestran como "leales siempre, traidores nunca" al chavismo; 3. La mayoría de los candidatos de las oposiciones -salvo contadas excepciones, por ahora- le rinden tributo al imperio de USA y no tienen nada soberano qué ofrecer al Pueblo; 4. Muchos de estos candidatos están incursos en asesinatos y todo tipo de crímenes contra el Pueblo venezolano, además de ser artífices y cómplices de hechos de corrupción que nos carcome la vida social, como también, muchos aún tienen fresca, en sus manos, la sangre de ciudadanos indiferentes y militantes chavistas, asesinados en las guarimbas (barricadas de la muerte y violencia, montadas en las calles de Venezuela) del año 2017, porque si la Bachelet y todos los informes celestinos de la ONU no lo recuerdan, en la memoria popular sí están presentes esos crímenes de Lesa Humanidad.

En cuanto a los candidatos designados por el Presidente Nicolás Maduro Moros y la dirección nacional del partido PSUV, me refiero a éstos, no para darles consejos, porque un consejo nunca se le da a quien no lo ha pedido, sino para recordarles varios hechos y exigencias, que como venezolano y como militante del PSUV tengo derecho de hacer, además del uso del más elemental derecho, el de la "libertad de expresión".

Me interesan los candidatos chavistas del PSUV, porque es el deseo particularísimo, no sólo de que ganen una curul en buena lid, sin maniobra y subterfugios políticos o legales, sino también, que honren el cargo de diputada y diputado, porque esa pendejada de que "dios y la patria se lo condenen" es el acicate más estúpido y encubridor de tantos ineptos y corruptos que por cargos públicos y de representación popular han pasado.

Ya no importa a estas alturas si tales o cuales candidatos fueron escogidos a dedo como cuota política de un sector, si de los maduristas, de los diosdadistas, de los del 4-F, de los rodríguez, de la FANB, de las lesbianas, o por haber jalado bolas en el momento preciso y en el lugar preciso, o simplemente, porque la camarada y el camarado han trabajado en las bases, en eso que feamente llaman "las catacumbas del Pueblo", como eufemismo que no se refiere en nada a La Lagunita, la 4 de Mayo o Las Mercedes.

Lo importante, honorables candidatas y candidatos, es hacerse merecedor de esas condición de candidato y, luego, de diputado a la Asamblea Nacional (AN).

Es cierto que el portaaviones electoral que representaba el Comandante Hugo Chávez ya no lo tenemos y todos sabemos que el Presidente Nicolás Maduro no cuenta con esa facultad. Sin embargo, el partido fundado por el Comandante Chávez y controlado por el presidente Maduro, aún cuenta con un muy importante caudal de seguidores y de votos; unos por clientelismo y otros agarrados de salvar el legado del Comandante Chávez.

El PSUV, además de contar con una estructura fundamentalmente electoral, bien organizada, tiene en sus filas de todo: desde dependientes devotos de los bonos del carnet de la patria y sin oficios, pasando por una burguesía clientelar que ha hecho buen billete a la sombra del gobierno, hasta los más honrados y honorables militantes que están dispuestos a jugárselas todas en defensa de la Patria y del legado del Comandante Chávez.

Esto significa, que nuestros candidatos del PSUV no pueden putear lo que nos queda del Comandante Chávez, ni destrozar el partido, tal como se ha permitido destrozar la economía, para después escondernos en echarle el dedo a Trump o al genocida de turno en la Casa Blanca.

Candidatas y candidatos del PSUV, tomen en cuenta lo siguiente:

  1. No sean indiferentes con el sentir del pueblo; no le pasen de lado, así como lo hicieron muchos de ustedes en la campaña del 2014, que no decían nada de la escasez de productos y la especulación en comercios y servicios, dejando como saldo la arrechera del pueblo y de la militancia del PSUV, muchos de los cuales votaron en contra por los famosos desconocidos de las oposiciones, mientras otros optaron por no votar. Salgan a las calles a plantear soluciones concretas como diputados que legislarán, harán contraloría, interpelaciones y demás acciones propias del parlamento, hasta destituir a funcionarios negligentes y corruptos, además de atacar a la parasitaria clase de ladrones. Dejen la paja de las mal llamadas "catacumbas del pueblo" como repetición de loros igual que aquella del "vuela alto" que ahora muchos le endosan a cuento muerto hay en el horizonte.
  2. No mientan. No esgriman como eslogan que "la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) nos trajo la paz". El pueblo no es estúpido y por mucha memoria de colibrí que haya, me cuento entre los que enfrentamos las guarimbas del 2017, la del 14 y la del 2013, arriesgamos el pellejo, recogimos y contamos nuestros muertos. Vale recordar que la violencia del 2017 fue enfrentada con el pueblo movilizado, la PNB y con la GNB. Ellos, los asesinos guarimberos, se desgastaron ante una lucha de resistencia que le dimos. Luego, desmoralizada la base opositora, en huida y retirada la dirigencia corrupta y asesina, no participaron en las elecciones de la ANC. El resultado fue una ANC monocromática e inservible, que no cumplió el cometido constitucional, ni sirvió como el pueblo esperaba. La ANC no ha estado a la altura de los acontecimientos y, en particular, cada constituyentista, se anuló y ha defraudado a sus electores. Han sido tan útiles como cenicero de moto. Por lo tanto, la ANC no es nuestra mejor carta de presentación. Tenemos muchas cosas, muy buenas, muchos logros y muchas razones para votar por los candidatos del PSUV.
  3. Candidata y candidato, tampoco mienta al decir que pasadas estas elecciones se concentrarán en lo económico. Esa promesa ya la han hecho y no han cumplido. Candidata y candidato, ayuden al Pueblo haciendo entender a la dirigencia gobernante que un trabajador con un salario de 1$ mensual no sobrevive un solo día. Presenten desde ya, fórmulas para equilibrar la economía, para destrozar la hegemonía del Dólar paralelo y para impulsar el rescate soberano de nuestra economía. Candidata y candidato, si ustedes no tienen nada nuevo qué decir en concreto, renuncien ya mismo y quedarán mejor parados.
  4. Hablen del propósito de legislar y obligar a cumplir, entre otras tantas: una nueva Ley de Universidades; Ley de apertura económico financiera, puerto libre y zona franca para el desarrollo económico, científico, cultural y tecnológico; Ley Especial contra la Corrupción en todos los ámbitos de la vida social; Ley Especial para la Pena de Muerte de quienes quiten el privilegio de la vida a otros ciudadanos; Ley Especial contra Actos de Traición a la Patria y Terrorismo Multiforme, nuevos Códigos Civil y Penal, etc.
  5. Invoquen como candidatos la unidad del partido, la unidad de los patriotas, con respeto y humildad, de manera amorosa, persuasiva y disuasiva. Deje la pedantería de estar llamando traidor a un particular e indefenso militante y al Pueblo que cuestiona la corrupción, el mismo Pueblo que ha sido víctima del bloqueo y de la anarquía económica institucionalizada en Venezuela.
  6. Fórmese, como revolucionario y como materialista histórico y dialéctico, si usted, candidata y candidato dice ser de "izquierda", socialista o comunista. Aprenda a saber de lo que habla. No se esconda en fraseologías del lugar común, ni se excuse y refugie en oraciones e invocaciones de cualquiera de las farsas religiosas que abundan en Venezuela, fórmese Profesional y técnicamente y si no es capaz de sentarse en un pupitre de alguna universidad, al menos, tome un curso de lo que sea en el INCES, que allí enseñan muchas artes y oficios para la vida y allí también se aprende. No sea inculto, porque eso lo hemos pagado muy caro los electores y ciudadanos en general.
  7. Candidata y candidato, como le expuse, ut supra, si usted es candidato por el PSUV y resulta electa o electo, más que por sus virtudes particulares, sepa que también es por el remolque que significa el PSUV como partido del Comandante Chávez. Pues bien, no se burle del electorado. No salga corriendo como ministro a los 15 días, o protector o cualquier otra vaina. Respete al Pueblo. Entienda que usted no es el gran remolcador de votos, ni el gran comodín. Dedíquese a ser diputada y diputado por el PSUV. Y si el gobierno o el PSUV no tienen a otra persona para ese otro cargo, entonces significa que estamos rodeados y bien jodidos.

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1381 veces.



Luis Alexander Pino Araque


Visite el perfil de Luis Alexander Pino Araque para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: