Javier. Vivas a tu libertad y al reencuentro

Imagino que estarás ya pensando y escribiendo algún texto, creo que no estará de más que concilies el sueño, que vayas al médico, que juntes medicinas suficientes, todo lo necesario para hacer de los días de recuperación, días donde te fortalezcas en lo físico. Regresaste del infierno y aunque más de una ocasión te dijeron que estabas solo, que todos te habían olvidado "método policial" estoy seguro que sabias que era mentira. La Venezuela que dejaste no cambió mucho, solo el COVID vino a alterar la agenda política. La izquierda latinoamericana en su gran mayoría sigue tapando sus ojos negando o intentando negar lo que ocurre en Venezuela. Sí, así como gran parte de la inteligencia del mundo aplaudía los juicios de Stalin, los Gulag, la terapia social de los jemeres rojos, la persecución a la disidencia o el encierro en las UMAP de Cuba.

Algunos como André Gide, Arthur Koestler, Guillermo Cabrera Infante, Arthur London, Andreu Nin, Alexandr Soljenitsin se atrevieron a darnos luces de lo que ocurría, de cómo proyectos que maravillaban la ilusión de los hombres y mujeres de bien se transformaba en pesadilla, como las bayonetas no se fundían para hacer arados y si para picar las tripas de quien se atreviera a dar la cara al oprobio, al miedo, al terrorismo de Estado, donde la palabra se intentaba silenciar. Pero siempre Javier surge algo, alguien que levanta la voz, que nos indica que somos seres humanos y que más allá de ese silencio decretado esta una luz que al nos indica que podemos hablar, que debemos decir, que tenemos que decirlo y que sin libertad, si cuentas claras, sin transparencia, sin posibilidad de comer o con el chantaje de un Estado que intenta cambiar dignidad por gasolina, por comida.

Desde los espacios de www.aporrea muchos estuvieron pidiendo por tu libertad, otros en sus espacios de oración, otros en algún baño escribían con lápiz "LIBERTAD PARA JVS", El Nacional, PROVEA, Talcual, etc. Las batallas por la libertad se libran de mil formas, las batallas por la democracia de otras mil formas y con seguridad fueron muchos los que por ti se preocuparon, yo envié cartas a algunos amigos diputados en Latinoamérica. Un día te las hago llegar y platicamos largo y tendido acerca de la experiencia vivida. Las batallas por un mundo mejor tienen víctimas y verdugos. Tu Javier un tipo con formación, con lecturas, con plática amable sabes que así y que nada le debes al gobierno tu libertad no es fruto de justicia, de haberla no hubieras estado preso, en una cárcel fétida, castigado, con constantes requisas e insultos. Pero venciste y aquí estas nuevamente entre nosotros, entre los tuyos, entre quienes te aprecian y te quieren. Y claro con el odio de los que siempre odian.

Vale Javier va un abrazo grande, un abrazo de un amigo que anda por ahí como fotógrafo, un saludo entonces en la distancia. La lucha por la democracia y la libertad a veces requiere de que sus hijos sufran los rigores de la opresión, esa parte ya la cumpliste en demasía, esa parte Javier es parte de esta crónica de los largos días, va nuevamente un abrazo y ya nos veremos en un mundo radiante, donde toda esta oscuridad que vive tu pueblo y el mío, solo será un doloroso recuerdo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1484 veces.



Yuri Valecillo


Visite el perfil de Yuri Valecillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: