Con quiénes gobierna Maduro

En el continente, miles de entusiastas de Hugo Chávez y su "revolución bolivariana" sienten que algo anda mal en el Gobierno de Maduro y no saben por qué, no lo comprenden o no aceptan el cambio. Es normal, también pasa en el amor sexual.

Se resisten a creer que algo haya cambiado entre Chávez y Maduro. La filosofía y la psicología llaman a esta manera de percibir la realidad "Proceso de idealización", una visión cuasi religiosa que le atribuye valores absolutos a fenómenos que son relativos, que mutan, por el simple hecho de pertenecer a la vida social.

Una parte de la izquierda latinoamericana ha comenzado a preocuparse por la deriva del gobierno de Maduro. La otra necesitará más tiempo, más hechos y más inteligencia política para despertar de su idealización del "proceso chavista" y sus instituciones.

Los dos gobiernos de Nicolás Maduro son casi lo opuesto a los cuatro que ejerció Hugo Chávez. El apelativo chavista en ambos es un elemento simbólico de continuidad que no anula esa oposición. También son opuestos los sistemas políticos en los que se apoyan el uno y el otro. Los de Chávez fueron muy democráticos con deformaciones patriarcales de hiperliderazgo y concentración de decisiones en un líder casi solitario en el palacio. Pero el mecanismo democrático, que es lo fundamental del sistema político, se respetó.

Esta es la sensación del chavismo y el prochavismo dentro y fuera de Venezuela.

No cuesta mucho verificar y definir este cambio. Basta aplicar el mismo método y técnica que usaría un Fiscal de Instrucción, un juez o jueza, para calificar a un criminal y condenarlo. Se requiere juntar un sumario de evidencias criminales que califiquen de criminal al sospechoso de cometer actos criminales.

Con el gobierno de Maduro hicimos el mismo ejercicio. Es aplicable al gobierno de Ortega/Murillo. Son dos gobiernos surgidos de procesos revolucionarios, ampliaron la democracia, conquistaron derechos sociales, pero degeneraron hasta convertirse en lo opuesto a sus orígenes.

Sensaciones

La buena fe del chavismo popular fue asaltada dentro y fuera del país. Desde hace varios meses en la prensa bolivariana y en las redes usadas por militantes, movimientos y funcionarios, se leen denuncias e informaciones sobre atropellos policiales y jurídicos del Estado a ciudadanos, organizaciones, partidos, dirigentes sociales y figuras políticas. Los dos más recientes son el asesinato de Andrés Eloy Zacarías, de Guacamaya TV, en Cabimas. Y la estafa oficial de querer hacer pasar como "Retorno Humanitario" a más de 100 migrantes de Argentina este 21 de agosto. Pero se les cobró por cada boleto con precio actualizado. Fue un "retorno comercial". El presidente Maduro anunció con pompas en cadena nacional la "acción humanitaria" como parte del Programa "Vuelta a la Patria".

La persecución de dirigentes comenzó con Nicmer Evans y en dos meses alcanzó a jefes del PPT, de tupamaros y del PCV, aún siendo muy distintos a Evans. La conducta gubernamental por la desaparición forzada de Carlos Lanz arroja serias dudas en varios camaradas sobre las condiciones que la permitieron en plena cuarentena.

Hace pocos días el Grupo Pensamiento Crítico publicó en aporrea un artículo con el sugestivo título "Se acentúa el autoritarismo del gobierno". PROVEA editó varios informes con la misma preocupación: "Maduro ha impedido las expresiones de disentimiento y el ejercicio de derechos políticos a personalidades que apoyaron a Chávez o que forman parte de la "izquierda". Abrimos hilo sobre investigación "Persiguiendo al chavismo: Discriminación y persecución". (https://t.co/fr93qLlEYT)

El Dr. Ignacio Ramírez, abogado especialista en Derechos Humanos y militante de izquierda desde la década de los años 70, llamó la atención del Fiscal General Tarek William sobre estas señales peligrosas. La abogada y constitucionalista María Alejandra Díaz, incuestionable chavista, ha hecho otros alertas.

Un grupo de intelectuales, periodistas, académicos y líderes sociales de varios países firmaron hace dos meses una Carta al Presidente para reclamar contra las FAES y su tendencia a convertirse en una fuerza paramilitar. Un diputado constituyente de Falcón confirmó la denuncia de esa Carta al Presidente.

Sumario

Pero el sumario no se limita a lo político y policial. Presenciamos una acelerada estatización/totalización de la sociedad venezolana. Esta deformación totalitaria o autoritaria se basa en un cambio sustancial en el sistema político y el gobierno y la relación de ambos con la sociedad.

El uso del Tribunal Supremo de Justicia para anular casi todos los partidos y fuerzas electorales de oposición de izquierda o de derecha. Este tipo de actos no tiene precedente en la Venezuela de 1999 a abril de 2013.

El gobierno debe explicar por qué los grupos económicos detrás de los bufetes de Raúl Gorrín, los "Enanos", el de la familia de Rafael Ramírez y miembros de la familia de Cilia, se quedaron con las Reservas registradas en el BCV en abril de 2013. Por qué en pocos meses la familia Flores saltó de la clase media caraqueña a la condición de millonarios del mundo de la nueva clase dominante del chavismo. Esto explica por qué los costos del bloqueo imperialista lo están pagando los asalariados de a tres dólares mensuales y los profesionales desahuciados de la clase media.

El gobierno teme a las Ciudades Comunales como a la peste. Las ciudades comunales fueron impedidas para evitar el desarrollo de un poder popular urbano que cambie el sistema de poder de los de arriba por el de los de abajo. Esos que habitan en esas Ciudades Comunales.

El desmonte de la Misión Agro Venezuela a cambio de una sucesión de atropellados programas improvisados por el economista de PODEMOS Alfredo Serrano, cuyo destino fueron el desastre de los planes de siembra y distribución de alimentos. Esto conllevó a acciones policiales contra terrenos productivos agrícolas y el desalojo de las Comunas que los ocupaban, mediante Agrofanb.

El desmantelamiento de los centrales azucareros a favor de la mafia de Will Rangel, como PDVSA Agraria. La negación de ayudas y financiamiento a Comunas agrícolas a favor de cúpulas agrarias de amigos y relacionados del nuevo poder dominante. Algunos beneficiados de ese mecanismo de importación fueron Alex Saab, Raúl Gorrín entre otros.

La persecución y vigilancia de los medios comunitarios y alternativos en todo el país, comenzando por el más leído, aporrea.org. Cabimas un nuevo hecho criminal


Una militante de Marea Socialista resumió bien la novedad política: "…Toda la arremetida contra la libertad de los partidos comenzó cuando a Marea Socialista le negaron el derecho a legalizarse. Para muchos hasta nos "lo merecíamos", luego siguieron en cadena la prohibición de legalidad e intervención de partidos de derecha, también muchos pensaron que se "lo merecían". Luego vinieron las ilegalizaciones de partidos con el pretexto de las "firmas insuficientes" ... Luego la intervención del TSJ en partidos como COPEI y el MEP, recientemente AD, PJ. Ahora le tocó el turno a partidos completamente alineados con el gobierno... partidos que han sido parte de la AN y de la ANC y que nunca tuvieron una posición fuerte en contra de las políticas que han hecho sufrir al pueblo".

El 18 de agosto, el PCV denunció que un cuerpo del SEBIN amenazó uno de sus locales en Puerto Cabello ( https://t.co/s4LJxlrEoQ) Tupamaros hizo denunció el copamiento policial de su organización el mismo día 18 (https://t.co/fr93qLlEYT)

El mismo organismo, el TSJ, se encargó de sacar del juego electoral al partido socialcristiano de Bertuchi y al mismísimo PPT del "negro" Uzcátegui. Conclusión, el gobierno usa al TSJ para liberarse de opositores y obstáculos, a su derecha y a su izquierda.

Luego de casi 8 años de experiencia, no hay manera de ocultar que el gobierno de Maduro persigue y el Estado venezolano atropella. Esa es la noticia institucional. No tiene la menor importancia que también lo digan la ONU o la UE. Ellos quieren cambiar a Maduro por un gobierno sometido a EE.UU.

¿Defensivo ante quién?

Perseguir a los enemigos de la derecha sería comprensible cuando ejercen la violencia callejera de las "guarimbas" o los escenarios localizados de guerra civil, como el de abril de 2013 cuando Capriles gritó por la TV "desaten su arrechera en las calles", y sus mercenarios asesinaron a más de una decena de jóvenes chavistas en dos días.

La violencia contra la derecha tuvo un carácter defensivo frente al ataque sistemático del imperialismo y sus sicarios internos, Primero Justicia, Leopoldo López, Guaidó y demás bichos y bichas del anti chavismo. O en los momentos en que el país estuvo amenazado de invasión extranjera. Se vuelve lo contrario cuando ataca al propio chavismo, como se hace mediante el TSJ y las FAES.

La actual violencia estatal no tiene nada de "defensiva" y menos de anti imperialista. Más bien se define por su carácter agresivo hacia el conjunto de la izquierda, entendiendo por izquierda todo lo que cuestiona o critica al gobierno de Maduro por sus políticas económicas, jurídicas, mediáticas, sociales, financieras y geopolíticas. Es una situación y proceso muy similar al que se observa en la Nicaragua de Daniel Ortega y Murillo.

Para comprender estas diferencias hay que redefinir al gobierno de Maduro y el sistema político que le da sostén.

A falta de poder en la Asamblea Nacional, Miraflores se apoya en la otra institución republicana de origen democrático, el TSJ. El resultado es la conformación de un nuevo sistema político compuesto por Miraflores, el TSJ y las Fuerzas Armadas y Policiales. El nuevo tipo de gobierno se sostiene en estas tres instituciones. El sistema político, o Régimen Político, es la combinación de instituciones que se da la clase dominante para enfrentar o controlar la sociedad.

El tipo de gobierno es una variante del bonapartismo clásico del tipo tercermundista aparecido con Lázaro Cárdenas en México, seguido por Perón y muchos otros. Con una diferencia: No hay un Bonaparte en Miraflores. Maduro no tiene escala para representar a ese personaje histórico reaccionario dibujado por Marx en El 18 Brumario de Luis Bonaparte" y redefinido por Trotsky en 1939 al llegar a México, estudiar el gobierno de Cárdenas y compararlo. Lo llamó "bonapartismo "sui géneris" cuando se apoyan democráticamente en las masas. Pero Maduro olvidó este detalle. Desde 2015 no se apoya en el movimiento masivo del chavismo. Al contrario, lo persigue y se apoya en las FANB, las FAES y el TSJ.

Maduro es la pieza pública de un nuevo pacto de poder nacido el mismo día que Chávez se fue a otro mundo.

A las 2pm de ese día, Nicolás Maduro proclamó bajo el sol caraqueño y ante un pueblo dolido, lo que nadie se atrevió entre 1999 y 2012: "Vengo en nombre de la Dirección Política Militar del Gobierno". La ecuación se completó luego con el TSJ y así brotó el nuevo régimen político chavista, más nuevo que chavista.
El resto es el drama en curso que se pondrá a prueba a finales de este año.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2904 veces.



Modesto Emilio Guerrero

Periodista venezolano radicado en Argentina. Autor del libro ¿Quién inventó a Chávez?. Director de mercosuryvenezuela.com.

 meguerrero00@gmail.com

Visite el perfil de Modesto Emilio Guerrero para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: