Romper las burbujas de la insensibilidad desprevenida o el viento huracanado los arrastrará

Fragmentos de la realidad.

En el día de ayer domingo 16 de agosto de 2020, leímos con detenimiento un breve y agudo artículo, publicado en aporrea y tomado del diario Ciudad Caracas (CCS) del abogado laboralista, militante de la política desde el progresismo y la izquierda, quien fue miembro y directivo de la Asamblea Constituyente que redactó la actual Constitución Nacional, ejerció como Vicepresidente de la República durante la presidencia de Hugo Chávez, fue Fiscal General con destacada y protagónica actuación, miembro electo de la actual Asamblea Nacional Constituyente y desde hace varios años se desempeña como Embajador de Venezuela ante el Gobierno de Italia, nos referimos a Isaías Rodríguez. En este escrito, este reconocido actor y protagonista de la dinámica política iniciada desde finales de 1998 y extendida hasta la compleja y difícil actualidad nacional e internacional, expresa una evaluación muy crítica de las formas en que se maneja la política venezolana en la estos tiempos, alertando acerca de los graves y peligrosos riesgos de avances hacia el vacío y el caos, como consecuencia de las actuaciones de quienes manejan el poder público y de quienes se le oponen desde las actividades antinacionales y de acompañamiento de las iniciativas para aumentar el sufrimiento de las mayorías sociales que habitamos esta nación denominada VENEZUELA. No creo que desde las posiciones de quienes manejan el Poder del Estado y el Gobierno (Nacional, Regional y Municipal) se puedan tejer y desarrollar, con éxito, acusaciones contra este funcionario diplomático en funciones que apunten hacia algún interés subalterno o aspiraciones pragmáticas de poder. Está aportándoles su perspectiva desde el acompañamiento solidario, respetuoso, preventivo, inteligente, pero honesto, sincero y por tanto crítico, referido a los graves riesgos que corre la sociedad venezolana (TODA), su institucionalidad, estabilidad, legitimidad, viabilidad y sustentabilidad, si continúan manejando el poder con ese vaciamiento y/o ausencia de ideas, doctrinas, teorías y referentes éticos que requiere todo proyecto político para sostenerse. Mi sugerencia para quienes administran el Poder Político y determinan quiénes y cómo se ejercen los diversos cargos públicos en la Venezuela actual, es que deben LEER y procesar asertivamente los contenidos elaborados y expresados desde estas cercanas y amistosas voces de alerta.

También ayer nos llegó por diversas vías un mensaje en audio grabado y enviado por el funcionario profesional de policía, con estudios universitarios en áreas como la educación y seguridad y defensa, quien también fue miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de 1999, ejerció el cargo de Alcalde del Municipio Libertador (Caracas), Diputado a la Asamblea Nacional, ha desempeñado importantes cargos en el Poder Ejecutivo Nacional, miembro destacado y reconocido de la Dirección Nacional del partido de gobierno PSUV y actualmente se desempeña como el principal representante o delegado del Poder Ejecutivo Nacional en el estado fronterizo del Táchíra, bajo la figura de Protector de la entidad federal, nos referimos a Freddy Bernal. En el audio informa públicamente que está confinado en un estricto tratamiento médico, en una habitación muy fría y muy iluminada de 4 metros cuadrados. Con la voz afectada por una evidente disfonía, comenta que ayer pudo ser llevado al jardín del recinto donde se recupera del ataque agresivo del virus corona SARS-CoV-2 que lo ha mantenido en una riesgosa situación de salud, desde la cual anuncia al final que ya va saliendo poco a poco, con mucha fe y alimentado por los afectos de sus familiares consanguíneos y por mucha gente con la cual se quiere y se cultivan los afectos. En este dramático audio, este importante, y reconocido dirigente del PSUV, el Gobierno y el Estado Nacional, reflexiona de manera crítica y con su voz desgarrada por los efectos del peligroso virus, acerca de lo intrascendente, vacío, tonto e inútil que es atesorar bienes materiales con altos valores económicos transables, como relojes de marca, joyas, ropas costosas, perfumes, vehículos y dinero, cuando la vida es tan corta, efímera y se puede ir, más grave aún, se va sin avisar y sin preaviso. Una parte del audio está orientado hacia un llamado a desterrar las prácticas del odio y la cobradera/pasadera de facturas en la vida y en la política. Se orienta a valorar la importancia fundamental de cultivar el amor familiar y los afectos entre las personas que se conocen o relacionan, anunciando además que al salir del encierro forzado se orientará a disfrutar y practicar esos sentimientos. En este audio puede sentirse la expresión sincera, aguda, reflexiva y muy crítica con respecto a la acumulación de los bienes materiales y su gozo morboso, por parte de alguien que ha estado relacionado con el Poder Público desde 1999 hasta el actual 2020.

Ante estas expresiones escritas y orales de dos ciudadanos venezolanos que han desempeñado importantes cargos de Gobierno y Estado en Venezuela entre los años 1999 y 2020, los cuales manifiestan dos formas diferentes, pero no excluyentes ni contrapuestas, de aproximarse críticamente a las tentaciones humanas en el manejo del Poder Público y el acceso de los privilegios que de estás posiciones se derivan, me parece pertinente sugerirle a quienes se desempeñan como líderes políticos y militares, administradores y distribuidores de los espacios del poder público en esta nación denominada Venezuela, que es tiempo ya de romper las burbujas que sólo permiten ver desde adentro hacia afuera y viceversa, pero aíslan las posibilidades de acceder a las sensibilidades como los olores, los sabores, los sonidos/ruidos y las visiones más cercanas de lo que vive segundo a segundo, minuto a minuto, hora tras hora, día a día, semana a semana, mes a mes y año a año, la inmensa mayoría de los habitantes de esta nación, quienes son los que la hacemos posible como Estado Nacional Soberano con nuestras existencias, respiraciones, vivencias, sobrevivencias, alegrías, tristezas, esfuerzos, sueños y padecimientos. Existen muchos ejemplos cercanos como los casos del PRI, PAN y PRD mexicanos y sus cultivadas pérdidas de poder; también las experiencias en España con el PSOE y el PP en sus progresivos debilitamientos/deterioros actuales y más cerca aún los antes omnipotentes partidos venezolanos Acción Democrática (AD) y COPEI que dominaron el poder público nacional entre 1958 y 1998. Hasta el antes todopoderoso Rey Juan Carlos I de España (el mismo de aquella conocida expresión autoritaria "porqué no te callas") después de ejercer como Jefe de Estado desde los años de la propia dictadura de Francisco Franco, por unos 39 años (1975-2014) e involucrarse en las más diversas actividades de corrupción y abusos de poder, ahora fue forzado por su hijo/heredero del trono y el gobierno democrático, bajo la presión social, institucional y judicial nacional/internacional, a tener que abandonar el territorio de España y exilarse en otras naciones.

Me despido, deseándoles una recuperación efectiva a todas las personas que en Venezuela se encuentran afectadas por las enfermedades/patologías que ocasiona ésta agresiva y peligrosa cepa del virus tipo corona identificado específicamente como SARS-CoV-2, con la recomendación de asumir con responsabilidad y disciplina sustentable las medidas preventivas para evitar los riesgos de contagios y fortalecer nuestro sistema inmunológico o defensivo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 597 veces.



Germán Yépez Colmenares

Historiador - Profesor de la UCV

 germilio.yeco@gmail.com

Visite el perfil de Germán Yépez Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: