El plan de Guaidó contra Venezuela y en la familia Uribe Vélez hasta el perro tiene el hocico blanco

1-. Postrecitos de Huevos Chimbos:

*¿Cuántos funcionarios del gobierno de fantasía de Guaidó se han contaminado de covid-19? Ninguno. En cambio, de la revolución hay varios camaradas infectados; se contagian porque están en la primera línea de batalla exponiendo su vida por la salud de la población. Ahora, ¿saben cómo si se puede contagiar Guaidó y sus terroristas? Que les caiga coronavirus a los dólares de Citgo y Monómeros. No queda uno sano. Bueno, puede quedar porque sabemos que ese ladrón se apodera de la mayor parte del botín, reparte muy poco.

*Atrás quedó el anticristo Donald Trump que decía que podían morir unos 200 mil gringos por coronavirus, sin que se viera comprometida su gestión gubernamental. Ese genocida anda ahora en una carrera, con la esperanza de que fabriquen una vacuna que le ponga fin o, por lo menos, controle esa tragedia. Su irresponsabilidad en el combate a esa enfermedad, puso contra el piso sus posibilidades de repetir en la presidencia. Una publicación de Hispantv señala que a veces en EEUU hay un deceso cada 80 segundos. Son muchos los que no se anotarán con ese criminal.

*No sé si lo de la senadora colombiana, Paloma Valencia, fue ignorancia o la desfachatez que hace aflorar el servilismo, en todo caso, tuvo el atrevimiento de comparar al narcoparaco Alvaro Uribe Vélez con el Libertador Simón Bolívar. Yo también voy a ser osado, porque comparar al Libertador con ese criminal en cualquier circunstancia siempre será una osadía. Bolívar desenvainó la espada para liberarnos de los españoles, y Uribe Vélez, un arrastrado a los gringos, sacó una motosierra para descuartizar a sus víctimas. Creo que la diputada Valencia se refirió al traidor de Santander, sangre mala que fluye por esa narco-oligarquía que ocupa el Palacio de Nariño.

*Analizando el ataque que ordenó el adeco Henry Ramos Allup contra las casas de Acción Democrática en la Florida y el Paraíso en Caracas, para culpar a los chavistas, hay que recordar que los falsos positivos no son exclusivos de Colombia, en Venezuela existieron en el puntofijismo. Cito uno: la Masacre de El Amparo en el estado Apure el 29 de octubre de 1988, durante el gobierno del dipsómano Jaime Lusinchi. Funcionarios policiales y militares asesinaron a 14 pescadores, con el argumento de que estaban vinculados a grupos subversivos colombianos. Así que ya esas prácticas violentas de Ramos Allup con AD, para manipular o culpar a los demás, no se las traga nadie.

*A los genocidas del imperio gringo solo les falta que sancionen a los venezolanos que coman chicharrón con pelos, porque es el plato exquisito de María Corina Machado. Fracasados los falsos positivos de Ramos Allup en las casas de Acción Democrática de la Florida y el Paraíso de Caracas, el gobierno de los EEUU le suspendió la visa a Bernabé Gutiérrez, quien asumió las riendas del partido blanco por orden del Tribunal Supremo de Justicia, y va a participar en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

*Esas son las consecuencias de adorar a satán. El maligno es traicionero, intrigante, malvado. María Corina Machado, el palangrista Alberto Ravell, entre otros terroristas, ahora enfrentan a los demonios de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), porque recomiendan a los venezolanos que vayan a las elecciones parlamentarias. Así actúa satanás. Esos curas hampones apoyaban las sanciones gringas contra el pueblo venezolano, creyendo que ellos se iban a salvar de las terribles consecuencias, pero se los está llevando el diablo, y en vista de tal situación, actualmente demandan la salida democrática que debieron respaldar desde hace mucho tiempo.

2-. La Villa del Cine… Insisto en la propuesta de hacer una serie televisiva para Netflix o las televisoras venezolanas sobre la vida hamponil y criminal de Juan Guaidó. Tenemos toda una tradición de tele novelas con excelentes escritores y actores; en el país se hicieron dramáticos que le dieron la vuelta al mundo. Lo hacen los colombianos, los mexicanos. Esas series, aun cuando no son nuestra realidad, y televisan después de las diez de la noche, gozan de gran sintonía en Venezuela. Y he ahí un detalle a destacar que, además, podría ser parte del éxito. Aunque no es nuestra realidad, los desmanes de un bandido como Guaidó nos aproximan a todas esas acciones vandálicas, como lo son el narcotráfico, el paramilitarismo, los falsos positivos, las fosas comunes, las torturas, el terrorismo. Guaidó es un hombre al servicio de uno de los más grandes capos de la droga de Suramérica, como lo es Alvaro Uribe Vélez, narcotraficante colombiano vinculado con el extinto Pablo Escobar Gaviria, jefe del Cartel de Cali, y con el Chapo Guzmán, cabecilla del Cartel de Sinaloa de México. Desde el punto de vista criminal nada puede sorprender de esa mafiosa relación. Creo que vale la pena la sugerencia, para que por lo menos la evalúe la Villa del Cine, la primera y única productora cinematográfica del país, proyecto bandera de "El Gigante" Hugo Rafael Chávez Frías. Se trata de dejar una prueba imborrable en los venezolanos del accionar delictivo de Guaidó. Ningún político de la historia reciente, ha sido capaz de hacer tanto daño a la Patria de Bolívar como el que ha hecho ese bandido. Ojalá alguien se anime a esta propuesta.

3-. El nuevo plan de Guaidó contra Venezuela… No sé si "El Rastrojo" Juan Guaidó lleva el robo en la sangre, en los genes, en el alma, solo sé que en la mente si lo lleva. No hay mecanismo, idea, estrategia, que salga de la cabeza de ese bandolero que no tenga que ver con el robo y la pillería. Observen que después que llegó a una plaza pública de Caracas, y se autoproclamó presidente interino de Venezuela, no ha hecho más que robar. Los pasos sucesivos fueron llenarse de dólares apoderándose, en complicidad con los genocidas del imperio gringo, los narcoparacos de la oligarquía colombiana y los británicos, de todos los activos venezolanos que puede en el exterior. Por un momento pensé que ese delincuente podría ser un cleptómano. Lo imaginé en una reunión de amigos en la que, al día siguiente, alguno amanecía sin la cartera o sin un cd o no estaba el cenicero por ningún lado, dada su propensión al hurto. Y es que no asimilo cómo, a pesar de tener un multimillonario robo en Citgo y Monómeros fuera, por ejemplo, capaz de apoderarse de la plata de la comida y del hospedaje de los militares desertores que lo siguieron a Cúcuta, Colombia, que debe ser algo insignificante comparado con lo primero, sin embargo, los dejó sin medio. Pero consultando a varios psiquiatras venezolanos, me convencieron de que el caso de Guaidó no tiene nada que ver con ningún cleptómano, persona que siente un impulso descontrolado por un objeto y sufre una irresistible ansiedad mientras no lo tiene, y se alivia cuando lo adquiere. Me dijeron que el cleptómano no planifica. Tiene sentimiento de culpa, remordimiento. No roba por satisfacción personal. Ahora, los bandidos como el caso de Guaidó, roban y se ríen de los demás. Organizan. Programan. Confabulan. De allí que no me quedó dudas de que Guaidó es un soberano ladrón. Ahora tiene planeado –y así lo publicó por las redes sociales como minuciosa estrategia- terminar de arrebatarle los recursos a Venezuela en el exterior, con el manido argumento de seguir asfixiando económicamente a la población, para forzar la salida del Gobierno revolucionario, lo que es igual a decir que va a continuar robando. Y quiere que la gente se lo justifique.

4-. En la familia de Uribe Vélez hasta el perro tiene el hocico blanco… Lamentablemente sobre la trayectoria hamponil del narcoparaco Alvaro Uribe Vélez, solamente no saben los jueces y los fiscales del Ministerio Público. De resto, Colombia y el mundo conocen al dedillo del accionar hamponil de ese bandolero, principalmente el Cartel de la DEA, la CIA y la mismísima Casa Blanca. Una agresión, una afrenta en detrimento del pueblo neogranadino, por cuanto qué más necesitan demostrar para que metan preso de una vez a ese bandido por paramilitar, narcotraficante; por los falsos positivos, por las fosas comunes, por comprar los votos del triunfo del presidente de su preferencia, no por manipular testigos o puyar teléfonos, como hacen actualmente para favorecerlo en un vergonzoso fallo judicial. Y no sólo Alvaro Uribe Vélez tiene un extenso prontuario criminal, investigando un poco, se puede concluir que hasta el perro de esa familia tiene el hocico blanco. Narcotraficantes de alto vuelo. Santiago Uribe, su hermano, conformó el grupo paramilitar "Los 12 Apóstoles", que operaba a mediados de los 90 en el norte de Antioquia, con la misión de hacer una "limpieza social". Dolly Cifuentes Villa y su hija, Ana María Uribe Cifuentes, esposa e hija de Jaime Alberto (fallecido), también hermano de Alvaro Uribe, fueron apresadas en Colombia con fines de extradición a EEUU, acusadas de tráfico de cocaína y lavado de dinero en complicidad con El Chapo Guzmán, mexicano jefe del Cartel de Sinaloa, preso en Norteamérica. El exsenador Mario Uribe, primo de Alvaro Uribe Vélez, es un mafioso vinculado al narcotraficante Juan Carlos Sierra Ramírez, que utilizó las extorsiones de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), para conseguir beneficios políticos. Jorge Humberto Uribe Escobar, otro primo de Alvaro Uribe, hermano de Mario, era el notario de confianza del capo "Memo Fantasma" que, por cierto, está muy relacionado a la actual vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, y su esposo, Alvaro Rincón. Y esa semilla la sembró Alberto Uribe Sierra, padre de Alvaro Uribe, quien era testaferro de los narcotraficantes ganaderos y los criadores de caballos pura sangre de Antioquía. Según investigaciones periodísticas, lo mataron en un ajuste de cuentas en su hacienda Guacharacas en 1983. Ya desde ese tiempo se decía que las haciendas de la familia Uribe Vélez, no solo eran utilizadas por el narcoparamilitarismo, sino por la Brigada XIV del Ejército colombiano, para torturar y asesinar campesinos…Y esa macabra herencia contra los líderes sociales, la sigue Alvaro Uribe Vélez en complicidad con el subpresidente de Colombia, Iván Duque, a quien le compró los votos a través de narcotraficantes y paramilitares, para llevarlo al Palacio de Nariño.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3578 veces.



Gian Carlo Di Martino

Politólogo, profesor, abogado. Ex-Alcalde de Maracaibo. Cónsul de Venezuela en Milán - Italia.

 giancarlodimartino2017@gmail.com      @gcdimartino

Visite el perfil de Gian Carlo Di Martino para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: