Crítica ácida

Jactancia, fingimiento, fraude, defraude

No sé quién originó la frase popular "mientras más conozco a la humanidad más quiero a mi perro", pero merecería estar entre tantas inteligentísimas del Santo italiano Francisco de Asís, patrono de los animales, a quien politiqueros venezolanos de la ultra derecha, desafiantes en su existencia retrógrada posiblemente desconocen, y un día de estos van a decirle comunista blasfemo al Santo de Asís, por no acompañarlos en su amarga frustración al decir "Si tú, siervo de Dios, estás preocupado, debes recurrir inmediatamente a la oración y postrarte ante el Señor, hasta que te devuelva la alegría".

La ultraderecha dice que los sacerdotes opositores partidarios de ir a elecciones, ahora son comunistoides…, por lo que narrar andanzas de la Señora María Corina, el Padre Palmar y la Conferencia Episcopal que están peleados entre sí, es perder el tiempo. Son en el fondo defensores de incongruencias en quinquenios demócrata representativos homicidas, necesario leerlos, véalos en TV o analícelos y terminará por responderles humildemente sin ser intelectual, un dicho popular "agárrate de la brocha que le voy a quitar la escalera a tu escasa credibilidad".

La jactancia de los ultras opositores al socialismo antiimperialista bolivariano venezolano, va de la mano al fingimiento en sus argumentaciones, que los exponen ante la opinión pública como un fraude en lo personal por tantos desaciertos, contribuyendo a una continua defraudación que luce la oposición desquiciada ya ni siquiera aceptada por sus medios de información y opinión.

El periodista Clodovaldo Hernández afirma que "han tratado de legitimar los intentos de golpe de Estado, de magnicidio, de invasión mercenaria y de violencia foquista", le agrego la interrogante ¿Cómo piensan que el país consciente, no involucrado en fanatismo polarizante, y orgulloso de amar la paz y las elecciones, va a creer en radicalismos violentos y medidas extranjeras aislándonos del mundo?, en verdad terminan por no convencer ni a su familia.

No es nuevo ni criterio de izquierdistas solamente, para el cierre de esta ácida les dejo la opinión escrita del anticomunista Carlos Capriles, escritor amenazado en gobiernos adecos alcahueteados por copeyanos. Autor de un libro sobre amantes presidenciales en el mundo, entre ellas, las de Carlos Andrés Pérez y Jaime Lusinchi, dos favoritos de gringolandia como Jefes de Estado, asegura Carlos Capriles y con fotos, que prelados acudían a recibir donativos entregados por las "segundas damas" endiosadas por la gran influencia sobre sus concubinos.

En el Libro "Sexo y Poder" editado y recogido por orden gubernamental en 1989, Carlos Capriles en la segunda edición año 1992, asienta que "cuando elecciones de alcaldes y gobernadores requerían con urgencia un agua lustral para los pecados de los compañeros de partido, sería Blanca Ibáñez la única culpable de malversación por centenares de miles de millones, mientras una sentencia de la Corte Suprema de Justicia exoneró a su compañero Jaime de toda responsabilidad por hechos dolosos durante su gobierno.

Carlos Capriles se recrea describiendo a la nación "hundida en un pantano de degradación y bochorno, donde los amores de Lusinchi y Blanca no hubiesen tenido más trascendencia que la de un caso patético de enamoramiento varonil, pero aparecieron casos a un ritmo mucho más vertiginoso: bonos de exportación, liquidación de Bancos Comercio e Industrial, alquiler de autos para uso de concubinas, amigos y dirigentes del partido AD".

La desatada corrupción abonaba exceso de escoltas para funcionarios de toda categoría, y el narcotráfico que abarcó a miembros de las Fuerzas Armadas a través de Gardenia Martínez, uruguaya vendedora de pollos a restaurantes y bares, que ascendió por estar ligada sentimentalmente al cubano Orlando Martínez, Jefe de Seguridad del Presidente Carlos Andrés Pérez.

A este panorama se expone regresar Venezuela si la población votante ignora los desmanes adecopeyanquicráticos alcahuetes, y los compromisos de la oposición con capitalistas extranjeros que les mantienen y exigirían rebajar sueldos, pensiones y jubilaciones, eliminar cargos, acabar las misiones sociales, y un viaje de etcéteras socialistas que hoy defiende la revolución bolivariana.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 460 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: