La política no es para tertulia de amigos

Existe una mala concepción de la política en los últimos tiempos, al punto de confundirse con la creación de grupos o equipos de iguales con objetivos comunes. La situación se agrava cuando existe una tendencia de individuos con poca capacidad de desarrollar el arte de pensar, como ejercicio imperativo, previo a la acción y que por el contrario adquieren conductas de máquinas.

El sistema mundial dominante, está diseñado para que las masas no desarrollen la capacidad de pensar, o al menos no libremente, y es oportuno referirnos a Antonio Gramsci, cuando muestra la tesis del bloque histórico, la estructura y la superestructura. Algo tiene que cambiar, o las masas no podrán diferenciar entre liderazgo y complicidad al servicio de los clubes de amigos y amigas.

Considerando que en el territorio Venezolano existen más 40 pueblos indígenas, con particularidades culturales, únicas e irrepetibles por su cosmovisión que van de un pueblo a otro; algo semejante como que para unos pueblos indígenas conciben su origen de la serpiente, del maíz, el sol y la luna. En razón de ello no puedo existir una hegemonía sobre estos pueblos por su diversidad y menos una práctica homogénea porque iría contra el principio de reconocimiento y respeto a la autodeterminación, y he aquí la pluriculturalidad y la interculturalidad.

La política al referirse a una acción humana, se evalúa en aristas de la más compleja descripción, considerando que la conducta o comportamiento del ser humano es moldeable, cambiante, así como, de causa y efecto, es decir, es dinámica. El ejercicio de la política, es la capacidad de reunir actores que influyen sobre la sociedad, no necesariamente iguales, ni amigos ni amigas. Creando la necesidad del diálogo y el debate de ideas para construir y decidir sobre las acciones que impactaran en la cotidianidad del individuo, así como en la colectividad.

¿Cómo no va haber muchos caciques si no somos iguales?, refiriéndonos a la frase que trae su carga de racismo para desacreditar los principios colectivos de tradición milenaria. En una comunidad indígena, todos sus habitantes se preparan para ejercer liderazgos y la disciplina se vuelve más estricta, al tener una madurez suficiente para el reconocimiento, así como, entender y comprender que las vocerías no son permanentes, incluso en aquellas culturas, donde la vocería se hereda.

De organización, disciplina, constancia y responsabilidad: los pueblos indígenas tenemos amplia experiencia.

La frase del argot popular de que los iguales se juntan, quedará para referirse peyorativamente a los grupos improductivos, contrario a los que desarrollan la capacidad de diálogo, respeto y reconocimiento para construir. Genotípicamente el pueblo venezolano es el resultado de una mezcla cultural y este sería el principio para comprender nuestra realidad, no pequemos en alienar a nadie porque desapareceríamos como pueblo valiente y de espíritu libertario.

¡Avancemos en la construcción del nuevo bloque histórico al cual nos convocó Chávez!

¡La historia la escribe el vencedor!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 647 veces.



Pedro Requena


Visite el perfil de Pedro Requena para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: