En Petare se juega libre

Imaginación vs Poder

Los barrios de Petare se han convertido en los últimos años en un lugar donde la dinámica de la vida mantiene una variante constante, y la invitación de su gente es "a jugar libre", a moverse, a rebuscarse y explorar formas de burlar la censura, la muerte, la improductividad y represión de los aparatos del poder, de superar los sentimientos de tristeza y desesperanza. A pesar de la anarquía, la ingobernabilidad, deterioro de los servicios públicos, el confinamiento de miles de familias y sobre todo la delincuencia que bajo la complicidad de las autoridades ha provocado caos y una forma de control social en los barrios; ante dicha realidad existen muchos petareños que van representando una inspiradora búsqueda de sobrevivir que deja una enseñanza y conocimiento sobre lo que nos rodea, de las oportunidades de emprender o salir adelante, de miles de historias de perseverancia, fuerza y vida que supera la cultura de la violencia y muerte.

El Petare que describo, su gente y miles de familias, los del "Cerro Arriba" con escasos espacios públicos para su esparcimiento, el de hacinamiento, donde existen diversos problemas pero se buscan alternativas para superarlas; lo interesante del confinamiento como herramienta para distanciar física y socialmente no ha sido impedimento para que se haya implementado una forma novedosa de revivir o rescatar esa dinámica integradora del barrio, de sentirnos juntos desde los techos de zinc, sus ventanas o sus platabandas que a través de las artes, el teatro, cine, música y otras expresiones sirvan como luz para iluminar los centenares de conciencia en medio de la oscuridad, donde las cuatro paredes quedan sin Directv y la deficiente banda ancha de Aba CANTV que imposibilita el acceso a medios digitales o redes sociales, casas sin libros, bibliotecas cerradas donde la TV señal abierta o de radio cada vez menos crítica y autocrítica, poca creativa y su programación muy irreflexiva reproduciendo estereotipos vacíos, estigmatizaciones superficiales, consignas sin sentido y épicas ficticias quedando como medios obsoletos y menos importantes para darle espacio a la radio bemba, a las conversaciones entre familias donde la platabanda surge como espacio referencial y multifuncional para que la creatividad y proactividad tomen el verdadero protagonismo en el punto exacto hacia el reencuentro de la reconstrucción del pensamiento crítico y autocrítico, conjugándose con los sentimientos nobles de la familia en la búsqueda de superar las diferentes situaciones que atraviesan y van en detrimento en la calidad de vida.

En estos momentos nuestras comunidades resisten a distintas formas de agresión promovidas por el poder, estos que no se distinguen en ideologías o grupos, está gente no tiene patria ni mucho menos raíces y logran mimetizarse dentro de las instituciones, entes gubernamentales, grupos sociales o políticos para entrar en las dinámicas del barrio con el objetivo de dividir, y así producir pugnas, conflictos y enfrentamientos entre barrios condenándonos a desaparecer como comunidad pero con el fin último de ir menoscabando a la familia. El drama que vive la juventud por reencontrarse ante una situación social de pocas oportunidades, sus problemas y los retos que tienen son un asunto de gran relevancia dada su vinculación hacia el futuro y su permanencia en una sociedad cada vez más ciega y manejada por oscuros intereses. La mayoría de los jóvenes de los sectores populares comparten la pobreza, la represión de organismos como el FAES, la evidente desigualdad de oportunidades para tener una educación de calidad y a un empleo seguro con un salario adecuado, de la inexistencia de una segunda oportunidad así como la precaria prestación de los servicios básicos, por ejemplo la salud pública durante pandemia son un caldo de cultivo para el suicidio o caminos fáciles que te llevan a un peor destino. Los jóvenes enfrentan cada vez circunstancias difíciles para cristalizar sus proyectos de vida y aun así siguen adelante, y en términos de "rebusque o matar tigre" muchas veces van concretando ideas para emprender, otros se sacrifican para seguir estudiando y muchos aprendiendo algún oficio que les permita sobrellevar la situación para no optar por él camino fácil donde la ludopatía, la mediocridad, la viveza criolla y la afiliación a un grupo delincuencial sea la única alternativa atractiva.

Nuestro proyecto Cine Platabanda fundado por la organización Zona de Descarga busca alcanzar la frecuencia del amor para influir de manera positiva en la construcción de espacios para la segunda oportunidad que signifique elevar el autoestima de nuestros barrios al punto de hacernos sentir útiles, despiertos y libres; pero desde una perspectiva colectiva, la imaginación se constituye en un recurso de gran valor dentro de los barrios, ya que nos permite anticipar el futuro a reconstruir y nos motiva a tomar acción para materializarlo; dejando atrás la asfixiante realidad que nos tocó vivir y no morir en este momento, creando los anticuerpos necesarios que combata la desesperanza, el odio e intolerancia que se nos impone desde el Poder. Imaginar es un acto de rebeldía que nos hace libres y nos permite hallar el camino para alcanzar la realidad que deseamos para nuestras comunidades, para nuestras familias.

Esta pandemia lo cambio casi todo, pero también visibilizo las contradicciones de la sociedad venezolana donde la injusticia y violación de los derechos humanos son el pan nuestro de cada día, y sobre este sentido, es indispensable ayudar a miles de familias que no pueden salir adelante. La imaginación y la creatividad serán la defensa para que se reactive el frenesí que anime a rearmar el tejido emprendedor de los barrios, de evitar que millones de personas vean truncadas sus aspiraciones y combatir la futura pobreza que nos hará dependientes a los designios del Poder. Pero siendo realistas, y aunque parezca un contrasentido, la Petare de hoy, la que diariamente es agredida desde sus hogares cuando entran a sus casas sin orden de judicial, la que sufre diariamente con problemas de violencia intrafamiliar, la que persiguen a pequeñas bodegas, comerciantes y emprendedores para cobrarle vacunas, la que se le acabó la bombona de gas o que tiene que recoger agua de lluvia para poderse bañar, la que vive con miedo en sus cuatro paredes por la pandemia, la que se quedó desempleada o administra la escasez para que todos puedan comer, la que no puede comprarse una pastilla de atamel o no tiene para cremar a su familiar por morir de Covid-19 y no le permiten velar a su ser querido. Es esa Petare que está soñando en ser libre y materializando sus ideas en su lucha diaria por seguir vivo.

jimmyucv7@gmail.com

@ZonaD_Descarga



Esta nota ha sido leída aproximadamente 732 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter