Lo transcendente es la Unidad Revolucionaria

Es tal la perversidad del pensamiento y el accionar de las élites políticas, económicas y militaristas del imperio norteamericano que, para el desarrollo de cualquier estrategia nacional o global, mantienen aterrorizado a su propio pueblo.

Cualquier intento, nacional, regional o global, de trascendencia geopolítica, control soberano de los recursos naturales, del mercado y de los procesos electorales presidenciales, son atacados directamente por la gran maquinaria comunicacional y la industria del "entretenimiento", presentándolos como el enemigo que amenaza sin piedad al modo de vida americano.

El fraude mejor vendido de la historia el American Dream, en el pasado fueron los pobladores originarios –los indígenas siux, pieles rojas, etc.-, luego el comunismo soviético o los barbudos cubanos y más reciente el mundo árabe.

A finales del siglo pasado, el imperio norteamericano se presentaba como el gendarme global de un mundo unipolar, se produce en Venezuela una revolución cuestionadora de esta visión. Con la doctrina bolivariana, proponiendo el multilateralismo y la pluripolaridad, donde fuese posible el desarrollo de un sistema capaz de cancelar la deuda social acumulada durante siglos, no solo en la propia Venezuela sino en toda Latinoamérica; su soberanía y el control de sus recursos, es este el nacimiento del Socialismo Bolivariano del Siglo XXI.

Con el surgimiento de las potencias emergentes, fundamentalmente Rusia y China, los EEUU enarbolan nuevamente la bandera de la Doctrina Monroe, buscando preservar y/o recuperar el control y dominio de los recursos mineros, energético, acuíferos y la biodiversidad del Continente, "su patio trasero", para ello deben cortar de raíz toda doctrina o pensamiento independentista y soberano, de allí su necesidad de acabar con los Estados-Nación como la República Bolivariana de Venezuela y someterla nuevamente a su tutelaje.

Esta estrategia, para ser efectiva, tiene que ser ganada en la mente del ciudadano estadounidense, para ello hacen gala del accionar Göbbelsiano "una mentira repetida mil veces se convierte en verdad" y es entonces cuando:

  1. Somos una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad de EEUU. (Decreto Obama).
  2. Somos una dictadura narcoterrorista
  3. El socialismo "fracasado" venezolano pone en peligro la paz de la región y la del propio pueblo estadounidense, su modo de vida.

A medida que los monopolios de la comunicación (prensa, tv, cine, redes sociales y otros medios) empiezan a impactar sobre la psique de las gente: Se acerca la fecha de las elecciones, noviembre 2020, se acumulan los recursos y medios de intervención violenta contra nuestro país: reuniones de concertación entre los gobiernos y militares de EE UU, Colombia y Brasil, maniobras militares en el Caribe (marítimas y aéreas), avanzada de equipos y efectivos militares gringos en Colombia, campaña de los lacayos y traidores latinoamericanos y seudo venezolanos exigiendo intervención; la declaración del Presidente Duque de Colombia, las declaraciones y "sanciones" del Parlamento Europeo, la imposición del bloqueo naval, persiguen el mismo fin.

Trump no es un estadista, es un empresario pragmático que asume los riesgos de una intervención a Venezuela si esta le da la ganancia esperada, más aún, cuando sabe que sus adversarios políticos dentro de los Estados Unidos, los Demócratas, no tienen más opción que apoyarlo ya que el lobby petrolero y de la industria militar (sin descartar el Israelí) presionan hacia ello.

Por tanto, sabiendo cuál es el enemigo a vencer, sabiendo que la prioridad revolucionaria en estos momentos (de agresión imperial, de pandemia por covid-19, de ataque despiadado a nuestro pueblo) es la unidad de todos los patriotas, de todos los revolucionarios es la unidad cívico-militar

El esfuerzo electoral (elección parlamentaria en diciembre del 2020) no es un evento cualquiera, es el proceso político más importante y necesario del presente año, y de sus resultados dependerá en buena parte la capacidad para enfrentar la amenaza imperial.

El con quienes vamos a las elecciones no es lo más importante, lo transcendente será la función que cumplan para hacer respetar nuestra independencia y consolidar nuestra Revolución Socialista, Bolivariana y Chavista.

"Al imperio no hay que subestimarlo, pero tampoco hay que temerle. Quien pretenda llevar adelante un proyecto de transformación, inevitablemente chocará con el imperio norteamericano". Hugo Chávez



Esta nota ha sido leída aproximadamente 621 veces.



Coordinadora Nacional ConChávez


Visite el perfil de Coordinadora Nacional ConChávez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Coordinadora Nacional ConChávez

Coordinadora Nacional ConChávez

Más artículos de este autor