Sobre la politica salarial, la politica económica y la política

Válidamente, se está realizando un debate acerca de la política salarial en nuestro país. La política de contención de los salarios ha sido defendida por algunos voceros, básicamente, por la disminución de los ingresos externos a causa de las medidas de agresión adoptadas por el gobierno de Trump, entre otras razones, a solicitud de Guaidó y sus cómplices. No obstante que, el salario ha venido cayendo sostenidamente por años, otros precios de la economía no se han comportado igual. Por esta razón, consideramos es necesario una evaluación integral de esta política. Particularmente, la recesión que no se inicia con la pandemia de la COVID-19, pero sin duda este factor la ha agudizado y extendido en el globo, nos obliga a reevaluar la política económica a la luz de la necesidad de reanudar el crecimiento de la producción y la elevación del ingreso y el bienestar de los venezolanos.

En el escenario global de recesión acentuado por la COVID-19, es imposible contar con suficiente estímulo procedente del extranjero para la dinamización de la economía nacional, lo que nos fuerza a buscar ese dinamizador en la economía interna. Lo cierto es, que mantener muy bajos salarios – y los salarios en Venezuela son muy bajos – desaprovecha las posibilidades para promover el crecimiento de la producción a través de la demanda interna. Esto es un grave error. En amplios sectores de la población, los salarios han sido desgastados casi íntegramente; lo que es absolutamente inconcebible. Es cierto, que los ingresos nacionales han disminuido, principalmente por la caída de los ingresos externos, por el robo de algunos de ellos, por las medidas de agresión desde el extranjero, promovidas por sectores fascistas y antidemocráticos; pero, esto no nos lleva inevitablemente a suprimir los salarios, tal situación tiene obvias implicaciones sobre la justicia social e imposibilita una recuperación pronta de la actividad económica.

Contrariamente, es necesario afinar todo un plan integral de recuperación y reconstrucción nacional. Este plan tiene componentes en todos los sectores de la vida nacional: políticos, económicos, sociales, culturales, asistenciales, etc. Es un plan para negociar con todos, especialmente, con los aliados y con todo aquél que quiere a Venezuela y desea ayudar en la actual situación complicada, sin imposiciones ni violencias, que obviamente son inaceptables. Es necesario reactivar la economía a través de la inversión y el gasto dirigidos, esto incluye obviamente la recuperación -al menos parcial- y dentro de un plan progresivo de los salarios. Es imprescindible para reactivar la economía nacional, la recuperación del salario y el poder adquisitivo del ingreso de los venezolanos. No se puede negar esta medida con el argumento de que el ingreso externo ha caído; esto es obviamente una restricción, pero dado que el salario está en niveles inapropiadamente bajos, es posible recuperarlo -al menos parcialmente en un primer momento- dentro de un plan general de reactivación de la economía. Y es imposible reactivar la economía si esto no se hace. Por ello, nos parece totalmente equivocada la posición de quienes, con el argumento de la caída de los ingresos externos, niegan una recuperación de los salarios de los venezolanos. Basta sólo para responder, que a los trabajadores no se les paga en divisas y que la mayoría de los trabajadores usa su salario para el consumo básico, esencial, vital en la economía local o nacional. Es necesario rectificar la política económica que además ha dado muestras claras de ser ineficaz. Esto tiene una importancia estratégica que no debería ser omitida por el gobierno.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 801 veces.



Rodolfo Magallanes

Profesor del Instituto de Estudios Políticos de la UCV

 magallanucv@gmail.com

Visite el perfil de Rodolfo Magallanes para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: