Mi palabra

Enfrentar la pandemia sin conciencia es la muerte

"A menos que haya una revolución universal

en la esfera de la conciencia del hombre,

nada mejorará nuestra existencia humana,

y la catástrofe a la que se encamina

este mundo [...] será ineludible."

Václav Havel

Un amigo, quien solamente tiene. como grado de instrucción a sus 73 años, la participación en la misión Robinson, y no se cansa de agradecerle al gobierno el haber aprendido a leer y escribir con todas las limitaciones de la edad. Sin embargo, en cada conversación opina con precisión al entender el terrible mal, que algunos comunicadores y gente de la derecha le vienen haciendo a la población por la indiferencia malintencionada, ante el terrible virus (Covid 19). En días pasados le escuche decir muy encolerizado ¡Los opositores, hasta la pandemia la están utilizando para atacar a Maduro, se les agotaron los argumentos!

La alerta máxima por parte de la OMS, ha sido entendida y puesta en práctica por el gobierno venezolano, tratando de hacerle frente a la brusca noticia; pero un sector de la oposición venezolano le pareció el momento oportuno para seguir utilizando la palabra: dictadura, recurso muy agotado por el autoproclamado, quien lo único que va dejando es un expediente bastante abultado, el cual sirve para aplicarle la justicia, pero meter preso a un ser tan insignificante y devaluado es colocarlo nuevamente en la palestra pública y lo más lógico es dejarlo esfumarse frente a las miradas del sufrido pueblo, aunque no es raro que se escape, como un turista cualquiera en medio de una soberana arrechera de los que aman la justicia, para poder crear una sociedad de valores y principios.

A la par de este dañino personaje, se encuentran otros venezolanos buscando todos los medios posibles para hacerle ver al pueblo venezolano, que la pandemia es un invento de Maduro, y tratan de implementar todos los medios a su alcance para que el pueblo desoiga el llamado del Presidente, a respetar la cuarentena, y otras medidas preventivas, el cual parecen ser las únicas vías –por el momento– para poder defenderse de este terrible flagelo. Nadie puede entender esa manera de hacer política. ¿A quién le hacen el juego? Por ahora, ni siquiera al desquiciado de Trump, y menos a su cabizbajo pichoncito, porque los dos están rodando apresuradamente hacia un precipicio del cual no hay retorno.

La pandemia se viene propagando en nuestro país, encendiendo las alarmas, y no todas son precisamente para crear conciencia. Unas las suenan los más enfermizos opositores para el disfrute al ver aumentar las estadísticas, y con ese argumento macabro seguir creyendo que, a la larga pueden acabar con el gobierno de Nicolás Maduro. Están tan errados, como si estuvieran reunidos Trump, Bolsonaro e Iván Duque, leyendo las estadísticas de la pandemia en las páginas web al revés. Con toda razón Alí Primera, en su canción (Coquivacoa) nos dejó una valiosa enseñanza: "La inocencia no mata al pueblo/pero tampoco lo salva/lo salvará su conciencia/y en eso me ha puesto el alma". Mientras no aparezca la mano salvadora de la ciencia con la vacuna, no queda otra, si no multiplicar la conciencia entre nuestros semejantes. ¡QUEDATE EN CASA! ¡USA EL TAPABOCA!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 531 veces.



Narciso Torrealba


Visite el perfil de Narciso Torrealba para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Narciso Torrealba

Narciso Torrealba

Más artículos de este autor


Notas relacionadas