El paramilitarismo utilizado como arma de guerra y la paranoia de Leopoldo Lopez

Venezuela está en estos momentos en el ojo del huracán y no son simples amenazas. Para el gobierno de los EEUU y ese fundamentalista de la guerra que habita la Casa Blanca, tiene como punto de honor tumbar el proceso revolucionario. Ha probado con todas las estratagemas y en todas ha salido trasquilado. Venezuela ha resultado ser un hueso duro de roer. Le han lanzado varias veces intentonas por la vía del golpe de Estado y nada que le han resultado. Se han valido de una presidencia paralela, saltando la Constitución Nacional y el estado de derecho y todo resulto una morisqueta. Colombia que comparte una amplia frontera con Venezuela, ha utilizado su territorio para protagonizar actos de agresión. Con la salida de las FARC, a través de la falsa pacificación, los territorios anteriormente ocupados por ellos fueron cedidos a los paramilitares, bacrin, ejercito gringo y al narcotráfico, ocupando gran parte de la frontera colombo – venezolana y declarando una guerra sin cuartel al campesinado que ocupan estos territorios; no le ha bastado esto, colaboran con el incremento del contagio Convid – 19, a través del ingreso de venezolanos por las trochas que no quieren someterse al protocolo de la cuarentena obligatoria. Tratando de obviar la labor impecable que ha venido utilizando el gobierno para controlar el avance de la pandemia. De todas formas, el gobierno nacional, han tomado sus medidas preventivas, a quienes lo hagan y sean detenidos, serán trasladados a la Fiscalía por complicidad para burlar el cerco epidemiológico y terminaran en la cárcel. Llamaron a la Batalla de los Puentes en Cúcuta el 23 de febrero de 2019; allí montaron un sainete musical e intentaron ingresar una fulana "ayuda humanitaria", pero salieron con los platos en la cabeza. El gobierno de Colombia no solo ha permitido, sino costeado con el aval de Trump, preparando mercenarios e institucionalizando la violencia privada. Alli han participado en estas maniobras, empresas mercenarias como las Compañías de Militares Privados (CMP) y las Compañías de Seguridad Privados (CSP), integrados por antiguos soldados de USA. De este entorno viene la empresa Silvercor y la Operación Gedeón que resulto todo un fiasco. El periódico Wall Street Journal, publico el pasado 26 que Leopoldo Lopez, secretario general del partido terrorista Voluntad Popular, había contactado a seis empresas de mercenarios, entre las que se destacan Blackwater, Casting mercenarios y Silvercorp para invadir y matar a Maduro. Es tan macabra la mente del desquiciado de Leopoldo Lopez, que se da el tupe para asesinar a Maduro y masacrar a un pueblo; llamar a licitación a distintas empresas mercenarias ligadas con el crimen y de esta manera seleccionar a la que mejor se ajuste a su perfil. Recordemos que producto de las loqueras de este señor, ha ocasionado una estampida de las filas de ese partido entre los que se encuentran: las secuaces Gaby Arellano, Ana Karina García y Rosmit Montilla; además de unas declaraciones de Calderón Berti, ex embajador del autonombrado en Colombia que no lo dejan bien parado. Recordemos que estas empresas privadas (CMP y CSP) son de vieja data, formaban parte del staf de PDVSA, con la tristemente célebre INTESA.

Con el narcotráfico han tratado infructuosamente de montar una olla con Venezuela, a sabiendas que ocupa a nivel mundial el cuarto lugar en combate a ese flagelo. Pero el gobierno Colombiano, como el norteamericano perduran que nuestro país es utilizado como un puente del narcotráfico. Cuando no es un secreto que Colombia es el primer productor de droga y EEUU el mayor consumidor del mundo. En todo este escenario de agresiones nos encontramos con un Donald Trump, que arremete a diario, sin tregua alguna con un criminal genocida e inhumano bloqueo, respaldado por un sinfín de sanciones para asfixiarnos y cortarnos la respiración.

Una de esas estratagemas que las han motorizado; pero no con la rigurosidad que se requiere, son esas fuerzas paramilitares que funciona en Caracas y en algunas ciudades importantes, donde tiene metida la mano la oposición golpista de la ultra derecha venezolana, no obstante que las FANB y la presencia del pueblo de a pie, han sido pilares fundamentales en contrarrestar el avance de esto grupos; cuyo motivo es acabar con la revolución bolivariana. En el Táchira han sido neutralizados partes de estos grupos por el camarada Bernal. En algunos estados sobre todo en regiones agrícolas y ganaderas se dedican a la extorsión, el secuestro y al cobro de vacunas. En los barrios de Caracas y algunas capitales se han mimetizados en las barriadas, donde se dedican al buhonerismo, al préstamo de dinero y montar empresas de taxis. Estos son grupos politizados que no ocultan su odio contra el gobierno nacional. Recuerdan a las Nuevas Tribus durante la cuarta republica, que se amparaban en el trabajo religioso, pero su presencia era altamente política. En Ciudad Guayana, existen varias líneas de taxis llamado los pisteros, quienes las operan gran parte son colombianos, que están de transito en la ciudad. Al parecer dejan a un lado la forma campechana de expresarse del colombianos, pero de todas formas uno los identifica. Como dicen por ahí, por más que se tongonee siempre se les ve el bojote. Una vez que algún transeúnte aborda uno de esas taxis viene la andanada de odios contra el gobierno. Detrás de estos paramilitares se ha formando una red de inteligencia que puede llegar a irrumpir en cualquier momento, cuando las fuerzas del uribismo lo consideren oportuno, mosca pues. A uno de esos paramilitares le oí decir por allá en el Táchira, que era Colombiano, pero había conseguido la cedula venezolana en un operativo que había llevado a cabo el gobierno nacional en algunos municipios hace unos años. Me decía Sixto Guerrero, para esa fecha concejal en el municipio Guasimos, que ese día del operativo, el junto a un efectivo de la FANB se habían negado a que cedularan a los colombianos que venían en un camión desde el Departamento Norte de Santander. Así están las cosas….



Esta nota ha sido leída aproximadamente 843 veces.



Luís Roa

Licenciado en Administración de Empresas (ULA). Luchador social. Jubilado de CVG Alcasa

 Luisroa519@gmail.com

Visite el perfil de Luís Roa para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: