Preparémonos para después de la cuarentena

Soberanía Alimentaria

Jueves, 30 de abril de 2020.-  El concepto debe ser examinado minuciosamente, detalladamente.

¿Qué es eso que llamamos Soberanía Alimentaria y cómo la podemos implementar en nuestro país?

La ecuación es compleja aún cuando su base conceptual es sencilla pues consiste en producir la mayoría de los alimentos que consumimos.

Ningún país actualmente puede autoabastecerse, se intercambian productos y se reparten en base al comercio internacional, se compra y se vende y se busca un equilibrio entre todos.

Se busca la Soberanía Alimentaria que podíamos llamar relativa, pero la dificultad de lograrla está presente, sobre todo en los países llamados de menor desarrollo relativo dentro de los cuales nos encontramos los que vivimos en esta tierra de gracia.

Sobre todo en las actuales circunstancias donde estamos siendo sometidos a un rígido bloqueo económico, a unas restricciones financieras internacionales, que los norteamericanos llaman erróneamente sanciones y que nos impiden adquirir en el mercado internacional los productos que nosotros no producimos, ya que amenazan a quienes nos vendan con igualmente “sancionarlos”.

Nos quieren poner de rodillas restringiendo, limitando los alimentos disponibles para la población, ahorcándonos.

Prácticamente hablando: ponernos a pasar hambre.

Al bajar la oferta de alimentos, si se mantiene la demanda, los precios se disparan, entonces la respuesta está en producir más, en ofertar más para poder satisfacer la demanda y regular los precios.

Esa es la teoría.

Otro aspecto que impacta el logro de la llamada Soberanía Alimentaria es el interno, la forma como está constituida nuestra estructura económica interna, el como estamos organizados.

Tenemos al sector privado, que ahora llaman productivo y el sector no privado, las llamadas cooperativas, comunas, hatos zamoranos y a las estructuras de apoyo del gobierno nacional.

El sector privado con su lógica de negocio, lógica de invertir para obtener ganancias, apoyado abiertamente por el ministro Castro Soteldo, sector al que en este ambiente hiperinflacionario se le hace cuesta arriba hacer sus cálculos y funcionar adecuadamente, pero siguen en la pelea y algo siempre se gana, algo se hace, me dice un amigo que cría ganado.

Está por otra parte, las comunas y la llamada producción comunitaria, quienes luchan duro por producir con diferentes resultados, debería realizarse un censo de las mismas para definir su nivel de producción, su potencial de crecimiento y modificar lo que se deba para obtener mejores resultados, así como garantizarles el apoyo técnico-finaciero consistente que requieran.

Un ejemplo a seguir son los de la Comuna El Maizal, quienes operan en los estados Lara y Portuguesa, crecen y producen cada día mas, a pesar de los obstáculos que les pone la burocracia, debería precisarse como es que lo han logrado y copiar el método que usan.

Y el tercer renglón dentro de esta producción interna de alimentos lo constituye el sector público, plagado de vicios y elementos dudosos, con un ineficiente manejo de los elementos necesarios para lograr la correcta administración que se les ha asignado.

El manejo y otorgamiento del financiamiento a los productores debe ser cristalino, justo y expedito, una buena medida sería, como alguien lo propuso hace algún tiempo, poder consultar en línea el estatus de los procedimientos que se estén realizando, donde el interesado vea por donde va su trámite y que lo está retrasando, estableciendo tiempos máximos para cada etapa y atacar drásticamente los elementos de corrupción que se detecten.

Un ejemplo resaltante es el de Agropatria, que sustituyó a Agroisleña, donde la entrega de implementos agrícolas, semillas, fertilizantes y agrotóxicos está plagada del pago de comisiones, de pagos sustanciales bajo la mesa.

Donde se violan todos los tiempos que se requiere para un manejo eficiente de las siembras, se entregan las semillas con retraso y se aplica la operación morrocoy para quienes se niegan a pagar y se sabotea la producción de alimentos de forma descarada, debe investigarse a fondo los malos manejos y castigar severamente a los responsables, estableciendo ejemplos que muestren lo que les pasa a los infractores que actúan contra la ley.

Si no cambiamos drásticamente esta situación y se perfeccionan los métodos y procedimientos para un manejo pulcro de la actividad agropecuaria, el logro de la soberanía alimentaria no pasará de ser un sueño.

Otro aspecto que debe tomarse en cuenta es el de el manejo del agua, hacen falta más pozos, más represas y un uso racional del agua que disponemos, además es prioritario el mantenimiento y desarrollo de la vialidad agrícola.

Y una vez en las carreteras, en las autopistas, que deben tener un mantenimiento óptimo y estar en buen estado, se deben poner los ojos del Estado en la Guardia Nacional Bolivariana, GNB, que debe contribuir en el aspecto de seguridad y cumplimiento de las leyes y de la normas sobre el peso de las unidades de transporte y del control de la velocidad, que minimicen los posibles accidentes.

La GNB, en esta nueva situación de post cuarentena, debe realizar un ejercicio de introspección y calibrar la situación real, denunciada por muchos transportistas, donde supuestamente funcionarios uniformados cobran un peaje a los que traen productos alimenticios a las ciudades, que por supuesto encarece el precio de los mismos.

Podría crearse dentro de la misma GNB un departamento responsable, donde los afectados puedan realizar sus denuncias y se efectúen investigaciones profundas donde se establezcan responsabilidades y se castigue a los culpables y se garantice que no habrá retaliaciones con los denunciantes.

Debemos examinar la operación de producción, distribución y destino final de los alimentos desde la A hasta la Z y tomar las medidas necesarias para garantizar un flujo sano de los mismos y su llegada al consumidor final, nosotros todos, al mas justo y mejor precio posible.

Sólo una sólida voluntad política y mucha disciplina social nos acercaría con éxito a lograr una verdadera Soberanía Alimentaria.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 918 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas

Revise artículos similares en la sección:
Actualidad


Revise artículos similares en la sección:
Economía