A Guaidó se le salió la clase al burlarse de la citación del fiscal Tarek Willam Saab

¿Y quién eres tú para citarme a mí, ah? Dijo Guaidó en respuesta a la citación que le hizo el fiscal

¿Cómo que quién soy yo? Pues soy: el fiscal general de la República Bolivariana de Venezuela.

¿Quieres saber más, para darte más? Para que veas que así es como se gobierna aquí sin los yanquis, ni órdenes de Trump y, como dice nuestro presidente constitucional: somos un país libre.

Pues no. Digo y se lo repito: usted no es quien se cree. Y fíjese por qué.

¿Por qué?

Primeramente, su nombramiento no salió de la AN. El mío vino de Washington. Ve la diferencia.

Y mucho menos puede citarme a mí que soy: el presidente del parlamento y como si fuera poco para su entender -quieras o no- soy el presidente encargado. ¿Y, ahora qué, ah? Y sobre mí no tienes funciones que te permitan ejercer el derecho y mucho menos citarme. A no ser que te montes en el caballito blanco de Bolívar y me lleves arrastrando que eso no será bien visto por Trump.

Así que bájese de esa nube y toma otra dirección y, sino está conforme, entonces, dé un pasito para adelante, o de lo contrario, dé un pasito para atrás o, prefiere que se la cante completa.

Y, así como se lo hago saber, puede ver y considérelo si quiere, que usted no tiene ninguna prerrogativa sobre mi persona que soy como se lo expliqué antes: jefe del poder legislativo y, lo mejor, que no te gusta, jefe del poder ejecutivo. Vaya mi presunción que si es de presumir presumo. Pero ese soy yo.

Pues no. Sea lo que sea: a mí se me respeta.

Pero cómo voy a respetarlo: si usted a mí no me acepta como presidente. Lo más seguro que no lo acepte como fiscal que, lo que es igual no es trampa. ¿O, sí?

Y para que se lo grabe de una buena vez: nada tengo que ver con armas ni con vainas que matan. Además, quién puede creerle a ese delincuente de Cliver Alcalá que como uno de ustedes es más mentiroso y ordinario como ninguno, que todo lo que dijo fue buscando su salvación del Norte y me metió a mí en su lío con ustedes. Lejos con él y contigo.

Por eso es que estamos en una situación de usurpación total con todo negro, aunque se vea blanco, que es del lado de ustedes que está la usurpación y el golpismo. Y ahora con precio.

Así que a otro perro con ese hueso que con las ganas te vas a que dar que declare.

Y, no voy, ni iré, ni me vuelvas a citar, ni acepto disculpas, mucho menos excusas y, para la próxima no cometas el mismo error que eso no es de políticos baratos equivocarse que, mayor fue el escándalo que formaste aparentando ser Maquiavelo en Parque Carabobo.

Me quieres poner a hacer la cómica y, averigua, que te sale, no volverla a poner. Que no todo lo que brilla es oro y, papel aguanta todo.


 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2911 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: