Imperativo contradictorio borroso kantiano profundo

El imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, ha de resultar de una verdad de Perogrullo del puño, y, una verdadera perogrullada de la mano cerrada. Y, una verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, una mano abierta y la otra cerrada. Y, una verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, las manos abiertas y las manos cerradas, y, viceversas, una abierta y la otra cerrada, y, de seguidas, una verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, las manos, unidas por los vulgares pulgares polares siameses, hermosa metáfora paradójica perogrullada en los vulgares pulgares polares siameses, tanto como en tanto en cuanto tocante vinculante al contradictorio borroso 69 cojedeño, al yin y al yang, a la compositiva hoja legeriana cubista, a las pirámides pareadas paradójicas y a los triángulos rectángulos repugnantes antagónicos de la diagonal del cuadrángulo rectángulo socrático del teorema directo y del teorema indirecto. Verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, de la mano abierta y de la mano cerrada, y, en la juntura y unión de los vulgares pulgares polares siameses, ahí, la tangente slash límite de los casos linde contradictorios difusos, pulgares siameses vulgares, guarismos cojedeños numéricos, jabillos cachitos pescaditos taoianos de la bandera surcoreana, pirámides paradójicas kelsenianas, triángulos rectángulos pitagóricos, y, añada de su cosecha, otras cosas frontera anfibológicas borrosas que le vengan a su cabeza en gana, como inevitables golosas, que evoquen todas estas cosas, y, ha de ver, en verdad, la verdad de Perogrullo la del puño, y, una verdadera perogrullada la de la mano abierta y de la mano cerrada de los valores jerarquizados sombríos y de los valores polarizados umbríos, que para la ciencia sigue siendo el blanco y el negro, y, que no lo sombrío whitmaniano umbrío, y, que no la tangencial slash límite matemático, de tendencia y de trascendencia, que revolucionara el concepto de límite de la matemática moderna de Newton y de Leibniz, y, para Pero Grullo, las manos abiertas y los puños, tocante tanto como en cuanto en tanto en los vulgares pulgares polares siameses, en que ha de estar el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, similaricadencia tautológica repetitiva platónica, y, que no de otra suerte que como cuando, Aristóteles, asomárase en La Gran Moral, en los caos limite contradictorios, del exceso y del defecto, y por la calle de en medio, entre ellos lo necesario y forzoso, la existencia de un medio, que se ha connotado con el nombre del hombre del bien nacido en Estagira, el tercio incluso aristotélico profundo, ahí, sí ahí, ha de estar Kant, con su imperativo contradictorio borroso profundo, entre los casos límite contradictorios, el imperativo hipotético y el imperativo categórico, un aspecto antes de la realización de los supuestos normativos y el otro aspecto después de la realización de los supuestos normativos.

El imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, ha de resultar de una verdad de Perogrullo del puño, y, una verdadera perogrullada de la mano abierta y de la mano cerrada. Y, una verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, una mano abierta y la otra cerrada y viceversa, en los vulgares pulgares polares siameses, en la tangente slash límite de los casos límite contradictorios aspectos antes de la realización de los supuestos normativos y aspectos después de la realización de los supuestos normativos. La idea deviene del armónico curioso discernimiento, que indica que la tangente slash límbica es la diagonal del cuadrángulo rectángulo socrático del teorema directo y del teorema indirecto, continente que contiene los contenidos de la hipotenusa de los triángulos pareados pitagóricos, los contenidos de la base de las pirámides pareadas paradójicas kelsenianas, sí, ahí en la tangente slash límbica, ahí, está el trecho estrecho arrecho entre los hechos y el Derecho, entre el imperativo hipotético y el imperativo categórico, entre el dicho y el hecho, entre los supuestos normativos antes de la realización y los supuestos normativos después de la realización, entre el desarrollo sustentable constitucional legal y el desarrollo no sustentable constitucional legal, calentamiento climático global y no calentamiento climático global, Derecho Usual Ordinario y Derecho Inusual Extraordinario.

El imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, ha de resultar de una verdad de Perogrullo del puño, y, una verdadera perogrullada de la mano abierta y de la mano cerrada. Y, una verdad de Pero Grullo verdadera perogrullada, una mano abierta y la otra cerrada y viceversa, en los vulgares pulgares polares siameses, en la tangente slash límite de los casos límite contradictorios aspectos antes de la realización de los supuestos normativos y aspectos después de la realización de los supuestos normativos. Eduardo García Máynez, en su texto Introducción al Estudio de Derecho, nos dijera: "Aun cuando pareciera paradójico, antes de la realización de sus supuestos toda norma es hipotética y, cuando aquella se produce deviene categórica… Los preceptos jurídicos abstractos poseen uno o varios supuestos, de cuya realización dependen ciertas consecuencias normativas, estas pueden ser deberes o derechos, esto es: Si A es, debe ser B, no expresa, de manera cabal, la estructura lógica de la regulación jurídica, pues sólo menciona una de las consecuencias, el deber, y pasa por alto el otro término de la relación". El derecho subjetivo, o sea: Si A haber tiene, tiene derecho B, esto último es cochura complementaria a Eduardo García Máynez, que vendrá en otro artículo en Aporrea. García Máynez, háblanos de los caos límite contradictorios, aspectos antes de la realización de los supuestos normativos y aspectos después de la realización de los supuestos normativos, del imperativo hipotético y del imperativo categórico, de los deberes y de los derechos, se paseó de la mesa al comedor, y resulta que el cuchillo, que no vio, estaba en el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, slash tangente límite, y García Máynez, no ve el slash tangencial límbico, porque su formación científica estuvo enclavada en el negro o en el blanco, en el sí o en el no, y así sigue la ciencia de nuestros días, en el tercio excluso aristotélico, con más de 30 siglos de gobernanza, hasta la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquina, 11/09/2001, con la nefanda imprecación parlamentaria georgebushiana: "O estás conmigo o estás con mi enemigo", con lo que el imperio gringo go home, golpeaba al comandante Chávez, 11/04/2002, invadían Irak, Libia, Afganistán, jodían a Siria, y ahora, incendiara los ánimos iraníes con la muerte del general Soleimani, pues, con el tercio excluso estagirita, el imperio gringo go home, sigue jodiendo todos los días en Venezuela, pues de la imprecación georgebushiana malsana, vino el Derecho Inusual Extraordinario Obamaiano, y, el afinque arrecho del Pato Donald Truco Trampa Trucutú Trump, que sobre los hombros de Bush y Obama, y, con sus conmilitones venezolanos, la guerra económica comercial financiera psicológica eléctrica hídrica cerco bloqueo saboteo terrorismo, y, todas las medidas coercitivas unilaterales ilegales contra todo lo que huela a petróleo gasolina farina comida medicina, y, el pueblo venezolano de pie y con coraje jamás de rodilla, sino para el disparo, ¡carajo! y, asimismo, "¡nojiede carijo!", como decía el maestro Anastasio en San Carlos. Con digresión y sin digresión, ha de esperarse el apoderamiento consciente reflexivo del tercio incluso aristotélico profundo, y, definitivamente la derrota y complementariedad de la tercera ley de la lógica elemental aristotélica, el principio del tercio excluso. Y, en el Derecho Postmoderno Romano, el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, pues el Derecho lo creo el consentimiento, a según el Derecho Usual Ordinario Romano, y, si es consentimiento es armonía, y, si es armonía es simultaneidad contradictoria heraclitoiana, es equilibrio dinámico dialectico difuso, es unidad de contrarios, es el pregón de Hegel y de Marx, en la lucha de clases y de contrarios, es similaricadencia tautológica repetitiva platónica, que no de otra suerte que como cuando, el cuento de Rosa María en la calle Alegría de mi infancia, del gallo pelón, asina asín así, el cuento de cacho‘e vaca, que es narrativa metodológica armónica curiosa discernitiva, disecante desecante considerable aventura.

Si el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo resultara de una verdad de Perogrullo del puño, y, una verdadera perogrullada de la mano abierta y de la mano cerrada. Entonces sea dicho que el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, ha de estar entre los vulgares pulgares polares siameses, en la tangente slash límite de los casos límite contradictorios, hecho y Derecho, dicho y hecho, sinuoso terreno techo barbecho trecho estrecho arrecho, en el punto topológico tangencial crucial decisivo del exceso y del defecto de La Gran Moral Aristotélica. Ergo vergo sea dicho que por la calle de en medio en forzoso y necesario medio, el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, entre el imperativo hipotético y el imperativo categórico, entre los aspectos límbico antagónicos, antes de la realización de los supuestos normativos y después de la realización de los supuestos normativos, entre el deber y el Derecho, entre el dicho y el hecho, entre lo que es y lo que debe ser. Ergo vergo sea dicho que el imperativo contradictorio borroso kantiano profundo, de equilibrio dinámico dialéctico difuso, rige entre los casos límite contradictorios, el Derecho Usual Ordinario Romano y el Derecho Inusual Extraordinario Norteamericano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 422 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a287325.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO