Primer borrador de un esquema para el desarrollo de un breve ensayo

Disidencia de un poder ilegítimo y anti humanista

Introducción

En una oportunidad, a finales del año 2018, un gran amigo me escribió una nota desde su celular, en la cual proponía la realización de un foro, para que les explicara a todos los amigos y allegados más cercanos, el por qué me había ido de la izquierda; nunca le rebatí su parecer, y sencillamente le respondí, que fijara fecha y hora, yo solo aspiraba un debate alejado de posiciones panfletarias y consignas vacías, aún espero ansioso ese momento para el intercambio de ideas; con la paciencia de campesino, orgulloso de ser oriundo de la tierra agreste, donde José Leonardo Chirinos, el 10 de mayo de 1795, diera el primer grito de libertad de la América Hispana.

En la preparación de aquel foro, que nunca fue convocado, desarrollé un esquema de trabajo, y en la fase introductoria, acuñé una idea, en donde expresaba, palabras más, palabras menos, lo siguiente:

"..aun a conciencia, de que los términos izquierda y derecha, resultan anticuados, no cónsonos con la era en que vivimos, que emergieron además del eurocentrismo y forman parte de la colonización del pensamiento político latinoamericano, quiero expresarles sin rodeos, ni dobleces, que he sido, soy y seré de izquierda, hasta que mi cerebro, ultimo órgano que muere en el cuerpo humano, ordene la realización del latido final de mi corazón, así que, no tengo que explicarle a nadie por qué me fui de la izquierda; lo que sí quiero debatir, es por qué quienes dirigen actualmente el gobierno, el PSUV y sus aliados, en nombre de la izquierda, la revolución y del socialismo, lo hacen desde una práctica de derecha, que nos obliga a confrontarlos políticamente y ubicarnos en esta primera etapa en la categoría de disidentes del Chavismo"

Así que, el mensaje del amigo, en comento al inicio de estas primeras líneas; la necesidad impostergable de explicar a los sectores políticos del país nuestra posición en esta difícil coyuntura del país y la insistencia de un gran venezolano, activo en la política regional y nacional, compañero de lucha desde la vida estudiantil universitaria, Economista y Ex Ministro de Finanzas de Chávez, me motivaron a escribir estas ideas, que he titulado como la "Disidencia de un poder ilegítimo y anti humanista"

De acuerdo con algunos autores que han explorado el término "disidencia", en tiempos modernos, convenimos en asumir la acepción utilizada cuando el término está referido a quienes, por motivos de conciencia, asumiendo desventajas o incluso persecución, han alzado su voz desde dentro de países dominados por regímenes totalitarios, dictatoriales u opresores o que no permitían el desarrollo de ciertas minorías.

Atendiendo la definición asumida en este breve ensayo se desarrollarán varios temas para el debate, tales como, La izquierda latinoamericana en la oposición, en el poder y la disidencia, La disidencia nicaragüense, la explicación de nuestra disidencia de un gobierno de derecha en Venezuela, perspectivas de las fuerzas progresistas en Venezuela en el marco de nuestra posición anti imperialista sin una doble moral; el rescate de la democracia, perspectivas de las fuerzas progresistas en Venezuela en el marco de nuestra posición anti imperialista sin una doble moral. ¿Es el gran capital financiero transnacional occidental el único poder con visión imperial en la geopolítica mundial?, cerrando con hechos concretos que ratifican nuestra disidencia.

Dejo al final de esta introducción, el extracto para la reflexión, de un artículo publicado en Cubaencuentro, Opinión, con la rúbrica de Alejandro Armengol, 05/02/2014: "hay otra disidencia en la Isla y Fidel y Raúl Castro lo saben. No son hombres y mujeres valientes que desafían al poder, porque forman parte del mismo. No gritan verdades porque se ocultan en la mentira. Ni siquiera se mueven en las sombras. Habitan en el engaño. Son los miles de funcionarios menores- y algunos no tan menores- que desde hace años desean un cambio en el futuro de la isla"

La izquierda latinoamericana en la oposición, en el poder y la disidencia

En una coyuntura histórica importante de la región, varios líderes países latinoamericanos, ascendieron al poder, en algunos casos, con coaliciones de izquierda; en otros con sectores progresistas, o también no muy progresistas, lo cierto es, que el direccionamiento en general, al menos en el plano teórico, fue la izquierda y la centro izquierda.

En muchos casos, bastaron los primeros pasos para que muchos se sintieran decepcionados porque la izquierda en el gobierno –tal como lo expresa Federico Traversa en este volumen– se pareciera tanto a la derecha.

Es así como, el Frente para la Victoria construido en la Argentina por Néstor y Cristina Kirchner acompañado de algunos sectores del peronismo, bien identificado con las luchas sociales sin ninguna duda, mas, sin embargo, no fue en principio, ni de derecha, ni de izquierda; quizás por contener en su interior las tendencias más diversas.

El Partido los Trabadores encabezado por Ignacio "Lula" da Silva, asume la primera magistratura del gigante latinoamericano; por su parte, Evo Morales con el Movimiento al Socialismo toma las riendas de la República Plurinacional de Bolivia; Ricardo Lagos y Michelle Bachelet con el Partido Socialista Chileno que, en el marco de la concertación de Partidos por la Democracia, los llevó sucesivamente a la presidencia; la Alianza PAIS (Patria Alternativa y Soberana) conduce a Rafael Correa al poder en Ecuador.

La Alianza Patriótica para el Cambio, bajo la conducción de Fernando Lugo llega al poder en Paraguay; el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) con el cual Daniel Ortega retornó a la Presidencia de Nicaragua, lo mantienen en la presidencia; el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) que, tras haber dejado las armas, colocan la banda presidencial a Mauricio Funes en El Salvador; el Frente Amplio, luego de varias derrotas sucesivas, elige a Tabaré Vázquez en el Uruguay; y, en la hoy República Bolivariana de Venezuela, el Movimiento Quinta República bajo la conducción de Hugo Chávez, este asume el poder en nuestra nación en 1998.

Finalmente, el PRD mexicano, muestra sus avances y acumulación de fuerza electoral para acercarse al poder en medio de fraudes sucesivos afectando a Andrés López Obrador con la alternativa progresista habiéndose quedado con el olor de la banda presidencial.

Después de varias décadas de neoliberalismo en la región, llega lo que se definió por algunos analistas como la "ola de la izquierda en Latinoamérica", dada la influencia que esta tuvo en la mayoría de los gobiernos progresistas de la América Latina, y así, en la misma forma sucesiva como se ascendió al poder, se dio paso a la restauración del Neoliberalismo, con la excepción de Nicaragua y Venezuela, que aun en febrero de 2020, se mantienen en el poder; no sin que, antes y después, en todos los gobiernos, se dieran disidencias en los partidos y movimientos principales en los gobiernos, que es el tema motivo de este ensayo, disidencia que en esta oportunidad se focalizará en los gobiernos, autocalificados de izquierda que se mantienen en el poder, y lo hacen, persiguiendo, deteniendo y torturando a la disidencia, donde solo se salvan los disidentes que se mantienen guardando silencio o coqueteando aun con el gobierno.

No es objeto principal de este ensayo, analizar a profundidad la gestión de la izquierda latinoamericana en la oposición y en el poder, que habría que hacerlo sin dudas, sino rescatar aquellos aspectos que han generado la disidencia, principalmente en Nicaragua y Venezuela, por las posibilidades de verlos en términos comparativos, con el fin de responder con altura, a quienes califican de inmediato la disidencia como traición, sin profundizar a quien traiciona una disidencia ¿Traiciona al gobierno y al partido? ¿Traiciona al pueblo que llevó a ese gobierno al poder?

Un aspecto a resaltar en el marco de este ensayo es que en todos los gobiernos que dieron paso a la restauración del liberalismo en América Latina, y en los que se mantienen aún en 2020; surgieron disidencias por diferentes circunstancias, algunas declaradas y otras encubiertas. En los casos de los regímenes que se mantienen en el poder, están los más importantes casos de disidencia, como lo son Nicaragua y Venezuela, ya que, en términos comparativos, son los dos gobiernos que se mantienen en el poder, tienen una gran incidencia del militarismo, en ambos países es el gobierno el que dirige el partido, han tenido disidencias notables, son acusados con una respetable argumental de nepotismo y la corrupción insuperable, han demostrado incapacidad para construir la base material de ambos procesos, se alejaron del humanismo como factor fundamental en toda corriente de izquierda, persiguen, encarcelan y torturan a opositores y disidentes.

La disidencia nicaragüense

La disidencia nicaragüense, ha sido de las más activas en la última década y la más calificada contra régimen alguno en América Latina, ya que se trata de líderes históricos del Sandinismo, quienes enfrentan al régimen en las diversas formas; según la Web, La Haine.org, Proyecto de desobediencia informativa y La Vanguardia Internacional, en fechas24/03/05 y 19/07/2019 respectivamente, en varios trabajos periodísticos se plantean varias consideraciones comentadas a continuación.

Por ejemplo, se tiene que la purga de ex altos cargos militares sandinistas contrasta con el anuncio del ascenso concedido a más de doscientos oficiales del Ejército que se realizó durante la ceremonia del aniversario de la fundación del Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Carlos Brenes está siendo acusado, junto a los mayores retirados del Ejército, Tomás Maldonado Pérez, Rudy Antonio Palacios Vargas y Roberto Danilo Samcam, entre otros, por varios delitos, entre ellos terrorismo en perjuicio de Estado. Brenes fue un comandante histórico de la guerrilla sandinista que combatió junto al comandante Camilo Ortega, hermano del actual presidente, en la lucha contra el dictador Somoza. Julia Gutiérrez esposa de Tomás Maldonado, denunció que su esposo había sido amenazado por operadores políticos del Gobierno, por negarse a participar en redadas contra manifestantes opositores.

Brenes "fue secuestrado por luchar contra la dictadura de Ortega, como luchó contra la de Somoza", escribió en su cuenta de Facebook la también comandante guerrillera Dora María Téllez, dirigente del disidente Movimiento Renovador Sandinista (MRS).

Por otra parte, en una concentración de disidentes del orteguismo, en apoyo a Herty Lewites, Ex Alcalde de Managua, estuvieron presentes Estela Fonseca, hermana del fundador del Frente Sandinista, Carlos Fonseca Amador y afirmó que "Como hermanos deben estar unidos y darle oportunidad a otra persona que puede ser candidato a presidente. Creo que tres veces Daniel Ortega ya no, estoy en desacuerdo que no haya primarias porque es el pueblo quien debe decidir",

En el mismo acto estuvieron presentes el sacerdote y poeta sandinista Ernesto Cardenal, Víctor Hugo Tinoco, y por los comandantes Henry Ruiz, Víctor Tirado López y Luis Carrión, entre otras figuras históricas y que fueron vitales en la Revolución.

La ex comandante guerrillera Mónica Baltodano y su esposo, Julio López, quien fue jefe de Relaciones Internacionales del Frente Sandinista durante el primer Gobierno de Ortega (1985-1990), denunciaron que fueron víctimas de persecución por parte de paramilitares armados que intentaron detenerlos en Managua. Mientras, en las redes sociales circulan videos anónimos en los que se acusa de terrorismo a conocidos disidentes sandinistas, como el ex comandante guerrillero Hugo Torres y el ex vicecanciller sandinista Víctor Hugo Tinoco, ambos dirigentes del MRS junto a Téllez.

¿La explicación de nuestra disidencia de un gobierno de derecha en Venezuela?

Hablar de nuestra disidencia sin hacer alusión al Comandante Chávez, sería un imperdonable acto de mezquindad y falta de gallardía política, sobre todo, por la huella imborrable de sus acciones en favor de los excluidos de Venezuela y del mundo, en lo que se acuñó como inclusión social, basada en la Carta Magna, construida bajo su indiscutible liderazgo; así como, la impronta de su impacto en la dinámica de la región latinoamericana y caribeña.

Al interior del país bien vale la pena señalar el sistema de misiones, que después derivó en el sistema de misiones, micro y grandes misiones; entendido como una especie de ejecutivo paralelo a la burocracia del Poder Ejecutivo formal, en las más diversas áreas, entre las que se destacan la salud, educación, ciencia, tecnología, afro descendencia, producción, servicios, vivienda y otras, siendo las más destacadas, la salud en términos de infraestructura y dotación( Red ambulatoria primaria, CDIs, CATs, CRIs) y la Gran Misión Vivienda Venezuela.

La política exterior de Chávez, direccionada hacia la integración latino americana y caribeña, la complementariedad y el mundo multipolar, basada en la llamada "diplomacia petrolera", como asunción de las ideas integracionistas del Libertador Simón Bolívar, le permitió construir instrumentos de integración que durante su vigencia alteraron la dinámica regional, tal es el caso de Alternativa Bolivariana para las Américas (ALBA) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR), CELAR, PETROCARIBE y TELESUR, eso no puede pasarse por alto.

Atrás quedaron las políticas en materia de relaciones exteriores desde el año 58 hasta la llegada de Chávez, entre las que se pudieran mencionar, la "política democrática", destinada a la promoción regional e internacional de la democracia representativa, la política petrolera de Rómulo Betancourt; la política tercer mundista; la política occidental en el marco de la guerra fría, entre otras.

También seríamos injustos desconocer el asedio de los Estados Unidos hacia su gobierno en acuerdo con un sector de la oposición venezolana, el paro petrolero y el golpe de estado del 11 de abril; y por supuesto, expresar una visión crítica al proceso bolivariano, los costosísimos errores cometidos, muchos de los cuales se profundizaron ante la incapacidad de Nicolás Maduro y sus más inmediatos colaboradores; algunos de esos errores reconocidos por el mismo presidente Chávez, tales como la corrupción y la burocracia entre otros; quizás el principal error no reconocido en materia de políticas económicas, dentro de lo cual pudiéramos ubicar las expropiaciones; ya que, además no estábamos preparados ética, técnica y políticamente para acometer ese infeliz proceso.

Desde el punto de vista político e ideológico, se cometieron en nuestra percepción errores costosísimos, en el marco de una promiscuidad ideológica, que fue provocando un giro un tanto imperceptible hacia la derecha, profundizado a partir del gobierno presidido por Nicolás Maduro.

La aprobación de la Ley Orgánica de los Consejos Comunales, que le daba un tutelaje absoluto al Ejecutivo Nacional, inhabilitaba a estos para la construcción del Estado Comunal, previsto, al menos en el discurso, como la transición al Estado Socialista, por lo que, más temprano que tarde comenzaron a chocar las Comunas con gobernaciones y alcaldías. E incluso, el Presidente Chávez, en el intento del "Golpe de Timón", le encarga al entonces Vicepresidente Maduro, las Comunas como si fueran su vida, ya como Presidente, con su silencio apoya el encarcelamiento de 10 comuneros, por defender su Ley Orgánica ante los empresarios, por lo cual el Ex Ministro Jahua le exige a Nicolás Maduro la libertad de los Comuneros, he aquí una de las contradicciones de la promiscuidad ideológica.

Resultaba obvio que el estado capitalista por su naturaleza se opondría a ser desplazado por un Estado Comunal, como transición al socialismo, máximo se

Por otra parte, en transformación de la ley que regulaba la organización y funcionamiento del Poder Municipal, se introdujo un articulado que le permitía a las alcaldías del país, transformarse en corporaciones, mientras Chávez y Stigliz, compartían la clara posición de este último, en el sentido de la que las corporaciones representaban el centro de desarrollo del capitalismo mundial. Ver artículo de mi autoría, "El Maligno origen de las corporaciones".

Por otra parte, en nuestro país, los recursos estratégicos están en manos de corporaciones, tal es el caso del petróleo, el gas, las comunicaciones y la electricidad, obviamente, hablar de una corporación socialista, desde el punto de vista teórico, político e ideológico, es una gran contradicción, sería como decir, cristo diablo.

Un último e infeliz proceso, en el marco de la promiscuidad ideológica, resultó el costoso pote de humo, que le vendiera la entonces Ministra de Industrias Ligeras y Comercio, María Cristina Iglesias al Presidente Chávez, con la creación de 260 empresas socialistas en un año.

La creación descansaría principalmente en la empresa VENINSA, por lo que se me instruye a transformar VENINSA en una corporación, en mi condición de Gerente de Planificación y Presupuesto de esa empresa, instrucción que me negué a cumplir, por razones técnicas, políticas e ideológicas; fue contratada entonces una consultora, que en 15 días creo CORPIVENSA.

Una vez creada CORPIVENSA, le propongo a la ministra que trabajemos un proyecto piloto de 15 empresas(5 grandes, 5 medianas y 5 pequeñas, de acuerdo a parámetros internacionales), y le muestro mi preocupación de que el Presidente Chávez siga hablando de 260 empresas que resultaban absolutamente inviables en un año, sobre todo, porque se había decidido, que las que se crearan conjuntamente con los llamados países duros, en todas debíamos tener mayoría en el capital accionario, lo cual complicaba los procesos de negociación.

Mi propuesta es descalificada por conservadora y muy limitante, contratan entonces a través de CORPIVENSA, 100 ingenieros recién egresados de UCV y UC, se les dotan de Laptos, computadoras de mesa e internet, y desde piso 19 de la Torre I de Parque Central, con Wikipedia, inician el proceso de creación de empresas, sin visitar ningún sitio de localización, olvidando por falta de madurez y experiencia que el general terreno es vital en cualquier desarrollo industrial.

Ese año, durante mi gestión como Gerente de Planificación y Presupuesto de CORPIVENSA, que fue interrumpida por la presiones de Rafael Ramírez para que me echarán de ese Ministerio, solo quedaron conformadas tres empresas, gracias a las gestiones en las que me apoyó el entonces Ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, ya que, los puntos de cuentas de los fondos de creación estaban en FONDEN; fue así como nacieron VETELCA, en Paraguaná, la fábrica de Bicicletas en Tinaquillo y otra de ensamblaje de teléfonos en Estado Bolívar.

El resto de las empresas creadas desde el piso 19, al menos el 98% fracasó, por lo menos, todas las del Estado Falcón fracasaron, en esa entidad regional, por ejemplo, diseñaron una empresa para sacrificar 20.000 chivos mensuales, es decir, 5000 menos de los que se sacrificaban en un año.

¿Cuántos millones de dólares, tiempo, horas hombre y oportunidades se desperdiciaron en esta aventura? Cuando se planifica sin fundamentos, en la teoría, sobre el escritorio del computador, se matan variables, pero en la práctica cotidiana se matan personas y se dejan de salvar otras.

Las líneas anteriores dan cuenta de nuestro apoyo a Chávez, aun con las críticas que nunca fueron escuchadas, o no le llegaban al Comandante, por el pánico que le tenían la mayoría de sus más cercanos colaboradores, que, en la práctica, actuaban como subalternos de un caudillo, lo cual debe ser estudiado con mucho detenimiento, al interior de la política venezolana, conjuntamente con su actitud personalista, señalada por algunos autores en la política latinoamericana

Perspectivas de las fuerzas progresistas en Venezuela en el marco de nuestra posición anti imperialista sin una doble moral

En nuestra visión de la realidad política venezolana y en general latinoamericana, es la doble moral, en relación a los aliados u oponentes, la aldaba que abre o cierra el carácter histórico de la categoría "anti imperialismo".

Veamos lo siguiente; en esta coyuntura, donde nuestro país vive una tragedia humana, provocada principalmente por una mala gobernanza, y en menor medida, por la incidencia de las sanciones económicas de parte de los Estado Unidos; para el desgobierno de Maduro y sus aliados, los imperialistas son los Estados Unidos; en cambio, China, Rusia, Turquía e Irán, son aliaos.

Para la derecha y sus aliados, entre los que nos encontramos los disidentes por razones históricas, cuya explicación ahondaremos más adelante, los imperialistas son los gobiernos aliados de Maduro los imperialistas, en cambio los Estados Unidos son aliados en la coyuntura; pero, para los disidentes que no debemos practicar una doble moral, todos tienen una conducta imperial, solo que, algunos nos son más afines en algunos valores ideológicos y políticos que otros.

Realizado este breve análisis sobre la doble moral, las perspectivas de renacimiento de las fuerzas progresistas en Venezuela, cuyo prestigio queda seriamente lesionado por el desgobierno de Maduro, que más allá de disfrazarse de progresista, se autodenomina socialista, obrerista y revolucionario; siendo que, él forma parte de la disputa interna, donde hay grupos moderados y grupos radicales, sectores sindicalizados, trabajadores independientes y burocracia estadal; considerando esta situación, las perspectivas del movimiento progresista en Venezuela pasan por:

En primer lugar, sumarse a lucha por el restablecimiento de la democracia, del estado de derecho, los derechos políticos y los derechos humanos. Sin democracia medianamente verdadera, no habrá ninguna posibilidad de levantar un movimiento progresista, ni de ningún tipo en Venezuela, que no sea perseguido por el FAES, SEBIN y colectivos anti revolucionarios.

Los progresistas venezolanos, tenemos tres opciones muy claras: mantenernos enchinchorrados a ver qué sucede en el país, la posición cómoda e irresponsable; sumarnos en la defensa de un gobierno que por sus múltiples errores hundió al país en una tragedia humana, y que repite todos los días una gran mentira, que tienen cuatro millones de milicianos entrenados para responder a los marines norteamericanos, en caso de una invasión, la posición oportunista con poco futuro y traidora del pueblo, en nuestra perspectiva; o, sumarse a los sectores de derecha que pugnan por la salida de Nicolás Maduro del poder, lo que representa el camino tortuoso y de sacrificio temporal de nuestros principios y que nos coloca del lado correcto de la historia.

La tercera opción a la cual la mayoría de los progresistas le rehúyen para evitar que se les tilde de traidores, es la que mayor sacrificio requiere, por eso, solo puede ser tomada por quienes aspiran con gallardía y coraje al título de revolucionarios. Allí estamos los que renunciamos a los privilegios que ofrece el poder del gobierno. Voy a recordar acá dos hechos históricos, uno nacional y otro mundial, entre tantos, que nos anima a asumir esa tercera opción con todas sus consecuencias.

En los inicios de la guerra de la independencia, cuando Francisco de Miranda capitula y preserva hombres, armas y bienes, para evitar ser barrido por el ejército de Monteverde, no faltó quien le acusara de traidor; pero esa histórica decisión, permitió el primer exilio de Bolívar y la continuidad de la lucha hasta lograr la independencia. Así que, en la guerra, como en la política, un paso atrás para recuperar fuerzas y preservar la existencia frente al adversario, no puede calificarse siempre de traición. ¿Fue Miranda un traidor? Tanto en la política como en la guerra, la equilibrada combinación del coraje con la inteligencia nos acerca a la victoria.

Si Nicolás Maduro, revisara este pasaje de la historia, como estadista con visión de futuro, se retiraría a tiempo y si luego pierde las elecciones, que es bastante probable, podría luego recomponer sus fuerzas y volver a luchar por el poder; pero si se empecina, como lo está haciendo, mantenerse en el poder y seguir sacrificando el pueblo, perderá cada vez más apoyo popular del 13% que aun hoy le queda, y si, se da una intervención militar, a la que los disidentes nos oponemos, sería casi imposible su regreso al gobierno en el futuro.

El otro hecho histórico al que haré alusión ocurrió en la segunda guerra mundial, cuando se da la alianza calificada de insólita y temporal entre el capitalismo liberal y el comunismo para enfrentar al nacismo, pudiera extrapolarse, considerando nuestra escala y sin mecanicismos a la alianza coyuntural de la disidencia nacional con la derecha para lograr la salida de un régimen corrupto, burócrata, torturador y asesino; que para infortunio de los hijos de la patria de Bolívar, sufre de incapacidad crónica, al que apoyamos durante largo tiempo con la esperanza de una rectificación que nunca llegó.

Aquella alianza de capitalistas liberales y comunistas, permitió salvar la democracia, pues, la victoria sobre la Alemania de Hitler fue esencialmente obra del Ejército Rojo, tal alianza que se dio entre 1930 y 1940 fue el momento más decisivo en la historia del siglo XX. Aun hoy, en frío, después de 8 décadas, nadie ha calificado de traidores a comunistas y capitalistas.

De manera que, estos dos hechos fundamentan nuestra posición histórica, y es que, las ciencias políticas y económicas, el juicio intuitivo y racional, nos indican que el Presidente Maduro, cada momento que pasa está en una situación insostenible, con dos aliados internacionales muy poderosos, pero a su vez frágiles, en el sentido de que tal apoyo es condicionado a que el gobierno de Maduro les garantice el pago de la deuda, lo cual se le dificulta cada vez más al gobierno por el bloqueo económico y financiero.

En segundo lugar, acumular fuerzas en los procesos electorales en el curso de una Venezuela democrática, principalmente en los órganos legislativos locales, regionales y en la Asamblea Nacional.

En tercer lugar, restablecida la democracia que siempre será perfectible para un demócrata, unificar a todos los sectores progresistas, para la construcción de un gran movimiento social, político, cultural y económico, cuya amplitud se compadezca de los tiempos que vivimos, donde los partidos políticos han perdido prestigio en Venezuela y América Latina; solo a partir de un gran movimiento social creativo, con accionar en la era cibernética, combinada con el cara a cara y el ejemplo de su liderazgo se podrá rescatar el prestigio de los partidos y construir una Venezuela verdaderamente progresista, con desarrollo industrial sostenible, tecnológico y científico, con un marco ético, político e ideológico que le haga independiente de cualquier imperio en el planeta.

Resultados negativos concretos de una política gubernamental de derecha en Venezuela que ratifica nuestra disidencia:

Desde el punto de vista ideológico, se ha incurrido en costosísimos errores teóricos y metodológicos, que alejaron a la cúpula gubernamental de los valores de la izquierda, principalmente los resultados generados en una promiscuidad ideológica, que han afectado con fuerza en las esferas sociales, políticas, económicas y culturales.

No podemos compartir un gobierno autocalificado de obrerista, socialista y humanista que aplanó los salarios de trabajadores, cuyo monto mínimo, alrededor de 5 dólares es el más bajo del planeta, con una severa e indetenible hiperinflación, que pulveriza ese salario y los llamados bonos de protección, una vez colocados en el Carnet de la Patria, un indigno instrumento de control social, de dádiva y manipulación al margen de los más básicos postulados socialistas. La masa laboral venezolana cerca de unos doce millones de almas, está de rodillas frente a la especulación, es víctimas de una tragedia humana, en donde, en el caso del Zulia, por ejemplo, cerca de 700.000 zulianos comen una o menos veces al día; con servicios de salud, educación, comunicación, electricidad, vialidad e internet destruidos o inexistentes.

Nos negamos a compartir con un gobierno anti humanista, que persigue, encarcela, tortura y asesina, tanto a opositores, como disidentes; civiles y militares, con la más detestable brutalidad; allí están los casos notables, públicos y comunicacionales del Capitán de Corbeta, el Concejal Albán y el opositor Oscar Pérez; solo para mencionar tres casos representativos de la clara violación de los derechos humanos, practicado por régimen alguno en la historia de Venezuela, lo que ha hecho olvidar las atrocidades de la Cuarta República y del Cono Sur.

Estamos frontalmente opuestos al saqueo practicado en el país, ya que, el término "corrupción administrativa" clásica, como la que conocimos en la Cuarta República, y al principio del proceso bolivariano, hace rato que se perdió de vista; ahora se trata de mafias apoyadas por gobierno, de carácter cívico militar que manejan los grandes negocios del contrabando de extracción, alimentos, recursos estratégicos, entre ellos el Oro en el Arco Minero y el Coltrán.

Imposible apoyar a un gobierno, que con la complicidad del PSUV y sus aliados, ocultan o silencian la más incomparable corrupción administrativa, política y judicial, con la compra de diputados y fraudes electorales en los últimos procesos de elecciones, en donde la eliminación de la separación de poderes, les ha permitido utilizar al TSJ para la judicialización de las políticas de opositores y disidentes, el amañamiento de juicios y persecución de parte de la fiscalía a cualquier voz que se levante contra el gobierno nacional.

Como apoyar un accionar gubernamental, que impuso en Venezuela, a través de una costosa campaña mediática a la guerra económica como la causa de todos los males del país y hoy, reconoce pública y comunicacionalmente, que no todo es culpa de Trump.

Como no solidarizarse con millones de familias venezolanas, en cuyo seno sienten una espina clavada, que produce el dolor y la impotencia por la ausencia de algún familiar, o de varios, que debieron partir a tierras lejanas en busca del futuro negado en su patria por el accionar de un gobierno corrupto, burócrata, indolente y anti humanista.

Finalmente, quien pudiera seguir tolerando la mentira repetida todos los años de la prosperidad económica, cuyos números son las señales más visibles y comprobables del empobrecimiento del país, la destrucción del aparato productivo y de la principal industria que reporta las divisas al país, PDVSA.

Las cifras de una realidad trágica, como ninguna otra en la era republicana, que reporta: Reducción del tamaño de la economía en 62,2%, descriptor propio de países en guerra; es decir, hace seis años, con la misma población, del 100% teníamos un 60%; hoy de ese 100%, tenemos un 30%, lo cual implica por ende una considerable reducción de la producción de riqueza, con una hiperinflación que ronda el 9.500%.

En el año 2018, la economía se contrajo por quinto año consecutivo en 15%, según estudio de la CEPAL. El consumo de desplomó en un 80%, con todas las consecuencias de su significación. Crisis brutal en la producción gasolina, que mantiene de rodillas al soberano que aún puede mantener operativo su vehículo, coincidiendo con la debacle del transporte terrestre, aéreo y marítimo.

La producción petrolera cayó en 44% en el año 2019, pero entre septiembre del 2013 a septiembre del 2019, se redujo en 67% El salario real se redujo en 55%

De acuerdo a algunos estudios, observando las tendencias actuales, se planteó que el número de migrantes de Venezuela estuvo cerca a los 6 millones de personas para fines de 2019. También se estima que alrededor del 90% de estos migrantes se establezcan en la región de América Latina y el Caribe, lo que ejercerá presiones inmediatas sobre las necesidades de gasto público y los mercados laborales.

LEALES AL PUEBLO SIEMPRE, CORRUPTOS Y BURÓCRATAS NUNCA……

Bibliografía consultada

Antía, Florencia; Mauro, Sebastián G.; Marchesini da Costa, Marcelo Sant’Anna; Slipak, Daniela; Alegre, Pablo y Traversa, Federico Pousadela, Inés. Las izquierdas latinoamericanas de la oposición al gobierno. Ediciones CICCUS, CLACSO. 2010

Morales Maita, Esther. La disidencia en Venezuela. Una perspectiva histórica. Presente y Pasado. Revista de Historia. ISSN: 1316-1369. Año 14. Nº 28. julio-diciembre. 2009

Pagni, Carlos. La crisis argentina, el experimento populista de los Kirchner. Fundación para el Análisis de los Estudios Sociales (FAES). 2012

Serbin, Andrés. Chávez, Venezuela y la reconfiguración política en América Latina y el Caribe. Siglo XXI Editora Iberoamericana. S.A. Primera Edición Argentina 2010.ial/Edito

Steve Ellner (Compilador). La izquierda latinoamericana en el poder. Fundación Celarg Fundación Centro Nacional de Historia, Caracas Venezuela. 2009.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 952 veces.



Roger Lázaro


Visite el perfil de Roger Lázaro para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: