A propósito de un comentario presidencial sobre religión

08 de Febrero - No escribo apelando al "corto y pego", he redactado, transmitido y comentado noticias y editoriales por más de 56 años en emisoras en Caracas y Aragua, también lo hice dos años para una Cadena Nacional, con opiniones ácidas. Escribo artículos de opinión hace cuatro décadas, agradezco a quienes las interpretan y entienden que no se trata de copiar, sino mencionar criterios en forma analítica. Menciono los medios donde denuncian o informan situaciones de interés acerca de nuestra Venezuela, sea oficialista u opositor, favorezcan al gobierno o no, y no robo créditos.

En Venezolana de Televisión VTV, se informó que el Presidente Nicolás Alejandro Maduro Moros afirmó a comienzos de 2020 "Si yo les dijera los datos que tenemos de cómo el pueblo, Papa Francisco, querido Papa Francisco, el pueblo de Venezuela ha ido abandonando el catolicismo, ya casi el 40 % se declara evangélico, antes era el 3 %. La tendencia surgió en los últimos años debido a que los Obispos de la Iglesia Católica han tomado un rumbo político, la Conferencia Episcopal Venezolana se transformó en un partido".

Enfatizó el Presidente Maduro Moros que es católico y no pierde la fe en DIOS a su manera. En este sentido me pronuncio como católico y en vista de las graves circunstancias y el ataque al país, a mi país, tú país, no haré un paréntesis en la actividad a la que he dedicado 56 años cumplidos el 01 Feb.2020. No tomaré unas vacaciones rogando a DIOS me preserve y cuide, pues fue recomendación médica, psicológica y nutricional pasar un tiempo sin stress, difícil por mi vocación y amor al periodismo.

Agradecido a quienes opinan de las "críticas ácidas" publicadas por Aporrea en internet, respuestas agradables o desagradables, algunas muy fuertes, cargadas de fanatismo y disociación. Tan solo humilde sugerencia a políticos ensotanados, por cierto reconvenidos en la misma intervención del obrero Presidente Maduro, no mencionados pese a ser archiconocidos por sus posiciones violatorias a la fe en sí mismos.

Señores Sacerdotes, Monseñores, Obispos y Cardenales, jamás la religión católica en Venezuela se deterioró tanto como desde las erráticas decisiones de ustedes, siguiendo instrucciones de la CEV, que ha comprometido en forma abrupta la religión más antigua en el país, obedeciendo politiquerías nacionales e internacionales, con irrespeto al Sumo Pontífice, Papa Francisco, practicando en Venezuela disensiones de criterio extremo.

A quienes hacen gala de un gigantesco olvido de los diez mandamientos de la Ley de Dios, una toma de conciencia evitará que se les ubique al servicio miserable de intereses mercantilistas. Tampoco excluyo a ministros o pastores de cualquier religión: católicos, evangélicos, testigos de Jehová, budistas, islámicos, musulmanes, etc. etc., evitemos violaciones a la libertad de cultos establecida en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela y que viene cumpliéndose con pleno libre albedrío.

Sigamos siendo gente cordial, honesta, hospitalaria y sonriente, hombres y mujeres de buena voluntad. Expulsemos el lastre excrementario que nos perjudica y nos embarga aprovechando discrepancias políticas procaces. No estaría demás evocar la frase implícita en recomendación bíblica cual advertencia, a la que no estoy citando textualmente, "quien mal anda, mal acaba". Venezuela sabe observarles, tomen en cuenta que nada se esconde a los ojos de DIOS misericordioso. Ruego porque vengan tiempos de rectificaciones y oportunas conciliaciones por la patria de todas y todos, vivamos un 2020 de verdadero raciocinio de lado y lado en la confrontación, desechando peligrosas tentaciones extranjerizantes.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1213 veces.



Luis Sánchez Ibarra


Visite el perfil de Luis Sánchez Ibarra para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: