La muerte de la anatomía

I

Esta es la historia anunciada de una muerte por desinterés.

La Unidad Académica de Anatomía Humana Normal es una de las Cátedras más antiguas de la institución que hoy día denominamos con orgullo Universidad de Los Andes.

Ya desde 1805 cuando -como destacan los registros históricos de este Ilustrísimo establecimiento-, se "abrió el curso de Medicina especulativa, siendo su primer profesor el señor Dr. D. José María Unda", las clases de anatomía han constituido la piedra angular en la formación de los profesionales de la salud.

Entre los encargados de impartir estos conocimientos destacan nombres tan descollantes en la historia de nuestra patria como el del Dr. Manuel Palacio Fajardo, quien desde 1810 regenta la Cátedra de Anatomía y en 1811 renuncia a su cargo en la Universidad de Mérida para, como diputado por la población de Mijagual (para ese momento Provincia de Maracaibo y luego de Barinas), irse a Caracas a formar parte del primer Congreso Constituyente de Venezuela y como tal firmar el Acta de Independencia de nuestra nación el 05 de julio de 1811.

Ya estos precursores entendiendo la importancia del material cadavérico, empleaban en sus clases elementos esqueléticos rescatados del osario del cementerio de El Espejo.

II

La disección surgió junto con la anatomía y además la precede en su constitución como ciencia, contribuyendo en gran medida con su desarrollo ulterior.

Desde la más remota antigüedad la anatomía ha sido empleada primero de forma aislada y luego sistemáticamente, con fines pedagógicos e investigativos.

La historia de la conservación de material cadavérico se remonta a la época en la que la momificación de los cuerpos tuvo vigencia y aunque ésta no se realizaba con fines médicos, estos materiales nos han permitido acceder a algunos de los padecimientos que se sufrieron en aquellas eras, dando origen a la paleopatología y a la paleomedicina.

Sin embargo, los procedimientos de disección con fines académicos se conocen desde los tiempos de Hipócrates; pero no fue sino hasta los siglos III al I a.C, cuando la anatomía en la escuela de Alejandría se fundamentó sobre una base racional, lo cual ayudó a entender la actividad médica como un objetivo científico. Y tal fue la fuerza de la anatomía alejandrina que uno de sus alumnos: Claudius Galenus, mejor conocido como Galeno de Pérgamo, marcó los siguientes quince siglos de estudios anatómicos.

En 1231 Federico II, Emperador del Sacro Imperio Romano emitió un decreto mediante el cual se les exigía a las escuelas de medicina que, los médicos veteranos practicaran una disección de cadáver cada lustro. Éste fue el tímido origen de una práctica que se convertiría en el pilar fundamental de la formación médica, y anunciaba el nacimiento de los exámenes de certificación y recertificación a las que son sometidos los galenos en ciertas partes del mundo para estimular su actualización y la educación médica continuada.

En el medievo esta situación cambió un poco y los profesores y estudiantes de medicina de Bolonia -Italia-, comenzaron a diseccionar cuerpos con cierta regularidad. Fue Mondino de Luzzi (1275-1326) quien redactó el primer libro conocido de anatomía basado en disecciones humanas.

Ya a mediados del siglo XVI el principal impulsor de la disección cadavérica como método de enseñanza anatómica fue Andreas Vesalius -reconocido actualmente como el padre de la anatomía moderna-, y quien consideraba que, el mejor libro era el propio cuerpo humano.

Vesalio como docente, rompió con el sistema didáctico medieval, él enseñaba junto al cadáver, disecando y mostrando por sí mismo la región que la explicación refería, después dibujaba ante sus oyentes lo que no era fácil de observar.

En el siglo XVII llega a América la disección, que comienza a practicarse oficialmente en Venezuela a partir del siglo XIX. Entre sus cultores destaca el nombre de José María Vargas, quien impartía clases particulares de Anatomía con la intención de formar de la mejor manera a los "Bachilleres en Medicina".

III

La visualización y la manipulación del cadáver representan aún hoy los métodos que contribuyen de manera más eficiente a la comprensión de la forma, la orientación, el espacio y las distancias reales de las estructuras anatómicas.

Al inicio de la carrera, el estudiante de medicina se encuentra con piezas de material cadavérico, que optimizan el aprovechamiento de su tránsito por la cátedra de anatomía. El contacto original con el cadáver provoca en el alumno un sentimiento de curiosidad, que rápidamente deriva en interés y en amor a la carrera que libremente ha decidido abrazar.

La práctica de la disección en su formación como médico le ayuda a integrar la teoría con la realidad, le enseña a ubicar topográficamente cada uno de los órganos u otros elementos que constituyen la estructura corporal, los induce a confirmar lo que aprenden en las clases magistrales o leyendo en los libros. Además, les prepara para realizar la "proyección anatómica" de ciertos elementos que necesitará conocer para ejecutar óptimamente su ejercicio clínico y que jamás volverá a tener delante de sí en realidad. Asimismo, mientras concluye su trabajo de disector aprende a trabajar en equipo, a expresarse adecuadamente en público, a utilizar la terminología médica, a desarrollar liderazgo, a organizar su pensamiento para afrontar una revista médica, a emplear el instrumental quirúrgico que más adelante deberá manejar diestramente para poder atender a sus pacientes.

El trabajo práctico de la disección enfrenta a los alumnos con retos cognitivos en donde deben reconocer y relacionar elementos anatómicos en arreglos espaciales tridimensionales, destacando su posición y relaciones con respecto a estructuras adyacentes, rompiendo de esta manera con la acostumbrada dificultad que genera el ejercicio de memorización, común en las materias básicas.

La disección permite a los alumnos acercarse al objeto de estudio -el cuerpo humano-, en un contexto real, en donde se resaltan las pequeñas variaciones anatómicas que en los sujetos vivos suelen presentarse, además de aprender el origen y el trayecto de elementos que más adelante, durante los inicios de su práctica profesional, pueden desorientarlos y confundirlos.

El alumno al realizar la disección se va aproximando a la realidad del cuerpo humano plano por plano, visualizando territorios anatómicos, identificando las estructuras presentes en cada uno de los planos que descubre durante este viaje exploratorio por el complejo universo anatómico.

Pero además el estudiante rápidamente se convierte en docente, al asumir de manera tácita el compromiso de transmitir lo que ha aprendido durante el proceso de disección al resto de sus compañeros, a los cuales les corresponderá otra sección corporal distinta y que a su vez deberán exponer y explicar al grupo. Con el trabajo práctico de los alumnos se mantiene viva una cadena ancestral en donde el material que ellos obtienen de sus disecciones, será empleado el año siguiente para instruir a los nuevos discípulos, generando en aquellos un gran compromiso, pues serán juzgados a posteriori por la calidad de su labor.

IV

La Anatomía Humana es una materia básica para todas las carreras afines al área de la salud. En ellas se incluyen no sólo las que se imparten en la Facultad de Medicina, a saber Enfermería, Nutrición y Dietética, Estadísticas de la salud, Psicología y la propia Medicina, sino que igualmente resulta imprescindible para Odontología, Farmacia y Bioanálisis. Pero también resulta indispensable el conocimiento anatómico para Educación física y para algunos estudiantes de Biología que desean enfocar sus estudios de bilogía celular sobre el sustrato corporal humano.

V

El empleo de formaldehido ha sido y es hasta el momento, el método más utilizado en las Universidades donde se imparte medicina para la preservación del material cadavérico, siendo un recurso relativamente económico para su mantenimiento en un estado aceptable de conservación. Puesto que el formol impide la autolisis de los tejidos y dificulta la colonización de los mismos por gran cantidad de microorganismos, resulta indispensable para nuestras unidades académicas.

Es cierto, desde finales de los años 70’s las autoridades sanitarias de Estados Unidos y de otras naciones europeas, han regulado su uso de forma estricta debido a que se descubrió que posee una potente actividad carcinogénica. Nosotros los profesores de Anatomía Humana Normal estamos conscientes de este riesgo laboral y es por ello que hemos implementado importantes medidas de bioseguridad para minimizar la exposición a esta sustancia.

VI

Durante la larga historia de la Unidad Académica de Anatomía Humana, los docentes de esta asignatura nos hemos apoyado en diversas estrategias metodológicas con la esperanza de impactar positivamente en nuestros estudiantes.

Ya para 1889 el Anuario de la Universidad indica en comunicación del Bachiller Antonio J. Silva comisionado por el Rector Heroico, Caracciolo Parra que: "También debo manifestar al señor Rector que adorné el salón de Medicina con el retrato de Vargas y con ciento doce mapas de Anatomía descriptiva, que tenía en mi pieza de estudio, para utilidad de todos los amantes de la Medicina".

Ese mismo año por convenio entre el Presidente del Estado Pedro María Febres Cordero y el Rector Caracciolo Parra, se realizan las gestiones para: "habiendo observado que la clase de Anatomía, se encuentra sumamente desprovista de toda clase de elementos para su estudio, ha dispuesto que se encargue de Europa desde luego un modelo de Auzoux con destino a dicha clase, el cual costará, más o menos la suma de tres mil bolívares, que se erogará por Tesorería del fondo de Instrucción; corriendo la misma oficina con todo lo relativo a la economía y ejecución del encargo".

Desde esa lejana época en donde ya los estudiantes tenían que "conformarse con las autopsias de algunos cadáveres" para adquirir el conocimiento anatómico, la enseñanza de esta materia ha avanzado al ritmo que los avances tecnológicos permiten, permaneciendo sin embargo como una constante, la más antigua de todas, y que a pesar de todo este tiempo transcurrido no ha dejado de ser vigente, la práctica de la disección.

En la Unidad Académica de Anatomía Humana hemos intentado mantenernos a la par de los desarrollos tecnológicos que en alguna oportunidad han sido vanguardia. Al respecto hemos pasado por el empleo de "carruseles" de diapositivas, por los retroproyectores de láminas de acetato, hasta que con el advenimiento y la popularización de las herramientas multimedia, actualmente adoptamos el manejo de computadoras, lap tops y video beams, generando ambientes de "avanzada" que, pueden fungir como auxiliares de los métodos tradicionales de enseñanza.

VII

Las ciencias médicas se han caracterizado por estar a la vanguardia de la innovación en el uso y aplicación de las técnicas de informática para la investigación y la enseñanza. La Anatomía Humana no es la excepción y ha aprovechado las nuevas técnicas en el procesamiento y la obtención de imágenes médicas empleadas para el diagnóstico de enfermedades y cuya precisión era inimaginable hace medio siglo incorporándolas a su arsenal de herramientas pedagógicas. Sin embargo, la adquisición de estas innovaciones complejas, a pesar de las ventajas que su utilización representa, debido a los costos tan elevados, trae como resultado el que la disección de cadáveres permanezca en el tiempo.

Hoy en día, apoyados en diversos estudios que se han realizado para darle soporte científico, los criterios permanecen divididos entre los que están a favor de los métodos tradicionales, los que se inclinan hacia el uso exclusivo de las computadoras y los que creemos en la integración de ambas experiencias.

La generación de proyectos autóctonos para producir atlas anatómicos interactivos, compuestos por imágenes cadavéricas e imágenes clínicas (Rx, TAC, RM, US, etc.) son algunas de nuestras aspiraciones a futuro, pero que dependen del apoyo financiero para su desarrollo y para preservar el material cadavérico que daría origen a los mismos.

Eliminar los cadáveres para sustituirlos por aplicaciones elaboradas en otros centros de estudio, nos haría aún más dependientes de lo que actualmente somos. La producción de contenidos multimedia que permitan a los usuarios determinar su propio ritmo de estudio implica el gestionar recursos económicos que nos permitan adquirir equipos que, actualmente con las condiciones económicas del país, resultan ser sólo un sueño prácticamente imposible de realizar.

El solo hecho de plantear la eliminación de las disecciones como herramienta pedagógica nos deja al mismo nivel que el de algunas instituciones que por razones éticas, científicas y hasta políticas han sido rechazadas y denigradas por las Universidades tradicionales.

La utilización de las disecciones obligatorias como parte del entrenamiento de básico de nuestros estudiantes es una de las características que diferencian a las dos Instituciones Autónomas que casualmente encabezan el ranking de las Universidades nacionales -ULA y UCV-, esta peculiaridad algo nos debe indicar.

VIII

El camino que han decidido tomar las "Autoridades" de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes es el más fácil y evidentemente el más cómodo para ellos. ¡Como el formaldehido, el alcohol y el ácido fénico, sustancias fundamentales para la preservación y el mantenimiento del material cadavérico es costoso, entonces mejor eliminamos las disecciones y asunto resuelto!.

En vez de luchar por conseguir los recursos necesarios para mantener esta noble manera de enseñar -como es su deber-, deciden echar por la borda una práctica ancestral que, como hemos expuesto arriba, ha sobrevivido a múltiples cataclismos y ha probado su efectividad en la formación de excelsos galenos, eliminando con su indiferencia (tal vez por negligencia y desinterés) más de dos siglos de experiencia, condición ésta que es motivo de orgullo para los egresados de nuestra noble casa del saber.

Los nuevos estudiantes deben estar conscientes del privilegio que están a punto de perder, y en vez de seguirle el juego a la apatía de las "Autoridades", deberían luchar por que se mantenga para ellos y para las generaciones futuras una educación de calidad.

Como siempre, personas que se formaron como profesionales competentes gracias a este tipo de experiencias, les están negando -en franca demostración de egoísmo y a conciencia-, a este nuevo grupo de soñadores la posibilidad de alcanzar niveles de excelencia similares, lo que los dejará en minusvalía a la hora de enfrentarse a los padecimientos de sus pacientes.

Desde hace más de cuatro años los profesores de esta Unidad Académica hemos estado solicitándole a las autoridades universitarias por todos los medios regulares, que se avoquen a buscar la solución a este severo problema que enfrentamos, pero la falta de determinación de éstas para resolverlo ha sido tal que, ya alcanzamos otro tanto esperando que nos otorguen aunque sea un derecho de palabra en alguna sesión del Consejo Universitario para exponer esta problemática sin que hayamos obtenido otra respuesta que un ¡Si se lo vamos a conceder, pero no nos llamen que nosotros os llamaremos!.

Que diferencia entre estas autoridades y sus predecesores como es el caso del "Rector Heroico" Caracciolo Parra que, de su propio peculio o gestionando con las autoridades del gobierno regional logró dotar a una Cátedra que carecía de elementos fundamentales para mejorar la educación en una época de tribulaciones para la nación. Las actuales prefieren huir a la derecha.

Ante la displicencia demostrada por las autoridades de la Facultad de Medicina y de La propia Universidad de Los Andes, queda en las manos de Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria el tenderle la mano a la Unidad Académica de Anatomía Humana Normal e intentar resolver un problema que como una bola de nieve cada vez se irá haciendo más grande atentando contra la salud del ya de por sí golpeado Pueblo Venezolano.

Herófilo de Calcedonia, Erasístrato de Chios, Galeno de Pergamo, Andreas Vesalius, José María Vargas, José María Unda, Antonio Palacio Fajardo, Cleto Margallo, Juan José Cosme Jiménez, Domingo Hernández Bello, Juan José Cosme Jiménez, Ekehard Kleis, David Pérez Manzaneda, Luís Rengel Sánchez, Jesús Arellano, Martha La Cruz, Antonietta Guerrero, Ligia Teresa Segovia son algunos de los prominentes antecesores que han dado origen y continuación a esta saga a la cual nos sentimos orgullosos de pertenecer y por lo que, como guardianes de una tradición tan antigua como la humanidad misma, estamos dispuestos a luchar por preservar.

carlosperezmujica@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1536 veces.



Carlos Pérez Mujica


Visite el perfil de Carlos Pérez Mujica para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Carlos Pérez Mujica

Carlos Pérez Mujica

Más artículos de este autor