Evo Morales, de lo malo de copiar y hablar más de lo debido. De las milicias bolivianas

Evo, como indio, es discreto. La sabiduría propia de su gente aconseja no hablar demasiado y menos darle licencia a la lengua. Quizás, Pepe Mujica, diga, "eso es propio de los caribeños que son como cabras locas". Así "cabra loca" llamó una vez a Maduro por lo de hablar en exceso y hasta embestir sin medida. Saber callar entonces es signo de sabiduría.

Cuando los policías y militares de Bolivia "se le alzaron" a Evo de manera inusual, pues al principio fue una huelga de manos caídas, negándose a enfrentar los desmanes de la derecha boliviana, la encabezada por Camacho, pero no Josefita, la de la "cabra mocha", sino el empresario de Santa Cruz que como "los cruzados" medievales portaba una cruz y una biblia, dando a entender que asaltaba la capital y el palacio de gobierno en nombre del cristianismo y la cultura hispanas y contra el indigenismo y el "comunismo" que, para fósiles como él, la misma vaina son, el Estado quedó indefenso, la ciudadanía quedó sujeta a los desmanes y el odio racista y anticomunista de los alzados. Por esa indefensión las huestes de la cultura de Camacho y los suyos, cometieron todas las tropelías y excesos que les fue permitido y hasta obligó al presidente, vicepresidente y altos funcionarios a renunciar a sus cargos. Después de eso, policías y militares retomaron sus funciones, pero para reprimir sin medida a quienes defendían la legalidad.

Analistas de la izquierda, muchos de ellos de nombre con lustre, aparte de enjuiciar a Evo por haber renunciado, le criticaron severamente por no haber creado un sistema alterno de defensa, como esas milicias que se estructuran en Venezuela.

Dijeron entonces que si Evo hubiese sido previsivo y creado ese ejército paralelo no le hubiesen tumbado y entonces, por no haberlo hecho cometió un grave error y el juicio crítico corrió por las redes como valedero, se impuso, tanto que al parecer el ex presidente boliviano asumió aquello como una crítica valedera. La sabiduría de aquello turbó a Evo Morales y la sabiduría indígena.

Tanto es lo anterior cierto que días atrás, Evo Morales dijo que de volver al poder "formaría milicias armadas" como en Venezuela. Según un medio informativo: "El ex gobernante consideró un error garrafal no haber tenido "un plan B" para defender su gobierno, que se desmoronó tras un motín policial y la declaración pública del mando de las fuerzas armadas para que declinara el cargo que ostentó durante casi 14 años."

https://www.aporrea.org/internacionales/n350903.html

De lo tanto que uno ha elogiado a Evo vale la pena resaltar lo de empeñarse en conducir el proceso boliviano de manera original y en conformidad con la realidad de su país. En buena medida y como indígena, ha sido discreto, sin estridencias, fingir lo que no es. El proceso boliviano ha sido por demás original y Evo nunca ha pretendido creerse el centro del universo ni ese Fantomás, particularmente el de Julio Cortázar, sino simplemente el indio presidente de Bolivia por decisión de su pueblo.

Pero en otras partes del mundo, esos que no rompen con la mentalidad rentista y creen que todo está hecho y sólo tenemos que importarlo, comenzaron a decir que Evo debió tener sus milicias para defenderse de un golpe de Estado. Y el simplismo, dicho en un momento de rabia, frustración por algún intelectual que sabe que la cosa no es tan simple, pudo prender en la mente de aquellos y entonces de verdad Evo fue culpable, por no atisbar el futuro, falta de talento, claridad para saber que todo pudo evitarlo tomando aquella decisión y medida.

Y quizás se lo dijeron tanto, y fueron tantos los nombres ilustres que pudieron haber dicho aquello en medio de una borrachera, que no tiene que ser por haber consumido demasiadas drogas, pudo haber sido, como ya dijimos por pura frustración, que Evo comenzó a sentirse culpable y deficiente. No creo que un hombre del talento y claridad de García Lineras se hubiese dejado impresionar por ese simplismo y disparate y optar por copiar algo que fue posible en otro espacio, que además de ser eso también cumple la condición elemental de ser otra realidad. ¡Bendita realidad, cuan verdadera sueles ser y pese eso pareces como esquiva a mucha gente!

Aquellas declaraciones de Evo, como era de esperarse, produjeron mucho revuelo. La existencia de las milicias en América Latina, entendiéndolas como una fuerza "paralela o complementaria del ejército regular", según el gusto de cada quien, sólo existe en Venezuela. Está en la ley y eso ha sido posible porque la realidad que la circunscribe es distinta a la de otros espacios. Sería abundar en exceso o "llover en suelo mojado", decir que el ejército venezolano siempre ha sido distinto al de otros países y ahora lo es más, como resultado de un trabajo de más de veinte años si pensamos que las fuerzas originarias que apoyaron a Chávez se formaron en ese discurso. Este es el único ejército, gústenos o no, que se califica además de bolivariano, lo que ya tiene mucho significado, de "socialista y profundamente chavista".

Esa circunstancia ha permitido que la milicia, como fuerza llamémosla "auxiliar", por no saber llamarla de otra manera, del ejército, se haya desarrollado sin inconveniente y sin resistencia en la fuerza militar profesional. Y como dato adicional, es bueno reconocer que quienes la integran, de los cuadros medios hacia abajo, son afines al partido de gobierno y hasta militantes. Y quienes las comandan son oficiales del ejército regular. Es decir tales milicias, con fundamento legal, han sido creadas con la aceptación y bajo la conducción de la FANB. No son, en buena medida, una fuerza paralela absolutamente ajena al cuerpo de defensa nacional ni para ser percibidas como un cuerpo ajeno sedicioso y contrario a la política militar.

Proponerle a Evo que hiciese eso sin tomar en cuenta que el ejército boliviano no es pertinente para eso y como tal no lo aceptaría. Es más, sugerirle que lo hiciese de manera paralela intentando actuar de manera clandestina, hubiese sido también un disparate rápidamente identificado y motivo para que Evo fuese acusado y hasta justificada su salida del poder. Dentro de las fuerzas que han apoyado a Evo, particularmente el partido MAS, las cosas no parecen muy claras, particularmente entre aquellos que forman el poder legislativo y decimos esto para que quienes le estigmatizaron por no haber creado una fuerza militar paralela metan eso como ingrediente al momento de analizar y juzgarle.

Pero Evo cayó en la trampa, más cuando aquella crítica de no haber creado unas milicias para defenderse de los golpistas, fue emitida por gente de mucho nombre y cuya opinión pesa.

Y después de haber dicho aquello, ahora se ve obligado a retractarse, pues constituyen un expediente a favor de quienes ahora conforman el gobierno de facto. Y estos, ni cortos ni perezosos, comenzaron a acusarle de planificar para Bolivia justo lo que ellos hicieron, la violencia y la negación de los derechos de la gente.

Si alguna experiencia se saca de esto es que eso de copiar no suele ser bueno, como si lo es lo de Simón Rodríguez, "Inventamos o erramos".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1205 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a286206.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO