¿Comer perros calientes en tiempos de ladre?

Cada quien se come su salario como quiera y en lo que quiera. ¿Por qué será que cada vez que ocurre un aumento del salario mínimo y del bono de alimentación, enseguida sale alguien a minimizarlos más, y a comparar hasta donde pueden alcanzar los mismos? Por ejemplo, ya alguien dijo que le alcanzaría para pagar gastos de servicios públicos y algunos privados. Otros dicen que es cierto que eso no alcanza, pero que existen los bonos que ayudan en el peor de los momentos. Otros, los mas etílicos dicen que eso no alcanza para media caja de cervezas. Asimismo, hay quienes lo gastarían por lo menos en un pollo o un kilo de carne; están también los enfermos quienes aducen que lo gastarían en medicina, para un tratamiento incompleto. Todo se entiende. Pero nadie dice que ese salario puede alcanzarle para pagar la caja clap e ir a un mercado a cielo abierto a comprar por lo menos, aliños. Asimismo, son muy pocos los que señalan la causa de estar recibiendo ese salario y si lo hicieran podrían ser víctima de quienes creen que toda la culpa de esto la tiene el presidente de la republica.

El caso es que alguien, supongo, inconforme igual que yo con el salario mínimo, dice que es equivalente a 5 perros calientes (Hot dogs) y el bono de alimentación equivale a una hamburguesa (hamburger) sin papas fritas. ¿Por qué "gastar" el salario y el bono en esos productos? ¿Por qué ese ejemplo? Es decir estaríamos comiendo lo que el imperio quiere, hot dogs y hamburger que son considerados dos manjares, dos "alimentos icónicos" en los Estados Unidos". Y me pregunto: ¿Qué país nos tiene a monte con sus sanciones y bloqueos? ¿Cuántas calenturas pasan los venezolanos conscientes y limpios cuando aumenta el dólar paralelo que ya nos tiene lelos de tanta maldad? ¿Qué país hace que nuestro poco petróleo que se produce, según algunos, no pueda ser vendido al exterior, privándonos de divisas? Pues con este aval, en lo que menos gastaría un venezolano seria en perros calientes y en hamburguesas, habiendo tanto granos y verduras. ¿Quién puede hartarse comiendo productos americanizados como el hot dog o hamburger? No se puede comer perros calientes, si vivimos ladrando. Ni tampoco podemos convertirnos en un "Pilón" el de la tira cómica de Popeye que se desvivía por una hamburguesa.

Por eso es que creo que cada persona debe saber en qué gastar su salario y su bono y alargarlos hasta la llegada del próximo bono del carnet de la patria, mientras se vayan enderezando los entuertos económicos.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 535 veces.



Jesús Rafael Barreto


Visite el perfil de Jesús Rafael Barreto para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Jesús Rafael Barreto

Jesús Rafael Barreto

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a286150.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO