En Carabobo, huele a azufre

En Carabobo está montada la olla con el menjurje y las pócimas correspondientes para tratar de engendrar otro candidato con el cual contará, la derecha neoliberal, en las elecciones presidenciales. Pero, lo particular de tal cocimiento, es que lo están gestando en el seno mismo del Psuv. Lo que viene a demostrar que el otrora partido fundado por Chávez, como una herramienta nacional de la Revolución Bolivariana, en Carabobo, fue penetrado a profundidad por los propios enemigos del chavismo y de todo lo que signifique transitar hacia la sociedad comunal. Allí está una de las razones del desastre que sufre el pueblo Carabobeño

Se hace imposible analizar este problema con seriedad, sin atender su contexto, su marco existencial, además de todo el universo de relaciones que lo atraviesan. Para iniciar su estudio nos parece pertinente empezar por reconocer, que Lacava no ha sido el único que ha llegado a la gobernación de Carabobo y ha demostrado ser antichavista. Quienes lo precedieron (Acosta Carles y Francisco Ameliach incluyendo al propio Parra) si bien cuidaron siempre de no transgredir la imagen de Chávez y la correspondiente simbología del chavismo, sus gestiones tampoco tuvieron la más mínima sintonía con lo planteado de fondo por el líder de la Revolución Bolivariana, en tanto y en cuanto, la propuesta estratégica que Chávez sostuvo a partir del 2005 era liquidar el estado burgués y sustituirlo por una sociedad comunal. Y los aludidos gobernadores no lo hicieron, porque simplemente son de derecha.

Otro aspecto que debemos considerar está estrechamente relacionado con la lucha entre las distintas corporaciones capitalistas por el reparto de las riquezas naturales y el mercado venezolano (que en el caso de Carabobo está directamente relacionado con el oro y otros minerales, reciclaje de plástico, gas, energía eléctrica, entre otros). Y a Lacava pudieran algunas de estas corporaciones estar acariciándole el ego para que desde las entrañas del Psuv emerja como el candidato del neoliberalismo draculista salvador de la Patria. Es más, él está consciente de eso, pero le gusta la idea y por eso se deja acariciar.

El otro aspecto, tiene que ver con que el Psuv es básicamente un partido socialdemócrata y con la muerte de Chávez se acabaron también todas las posibilidades de ser un instrumento para acompañar al pueblo venezolano en la difícil tarea de construir el socialismo. Digo más, el chavismo revolucionario socialista ya no tiene ninguna cabida allí, porque además ahí ya no hay pueblo. La validación de esta tesis, como degustan decir los oportunistas neopositivistas, está en plena demostración. En este sentido, cabe esperar que de la naturaleza socialreformista del Psuv se haya degenerando la posibilidad, de cosechar una fuerza fascista con el lema "este pueblo lo que necesita es palo y despojo".

Estos aspectos ligera y parcialmente abordados, pretenden estimular análisis más y mejor fundamentados. La situación de la gente se torna cada día más difícil para que la soluciones sigamos dejándolas en manos de estos irresponsables. Hay que volver a Chávez y si alguien tiene algo mejor que ofrecer que lo ponga a disposición.

¿Qué debe hacerse? En primer lugar, que el pueblo chavista revolucionario socialista de Carabobo se organice como pueda y como quiera, pero siempre articulado en torno al programa de transición socialista plasmado en el Plan de la Patria, pero el de Chávez 2009/2013.Segundo, impedir que la derecha fascista proimperialista saque ningún provecho de la crisis política. Tercero, que el chavismo revolucionario socialista organizado en un nuevo bloque histórico teja una red muy amplia con todos los sectores que quieran reconstruir el estado Carabobo. Y cuarto, hacer uso de todos los mecanismos constitucionales y por esa vía solicitarle la renuncia a Lacava por daño al bienestar público y abrir el camino para aplicar un plan de reconstrucción material y moral de la región con el protagonismo y la participación de todo el pueblo.

Tan sólo tres soluciones que es urgente llevar a cabo. Destinar recursos para propiciar la creación de una potente red de instituciones formativas, científicas y técnicas, que facilite la aparición de muchos científicos e ingenieros con una excelente y sólida formación y bien pagados que permita el rápido desarrollo industrial en muchos sectores de la economía Carabobeña destinada a satisfacer las necesidades radicales de todo el pueblo.

En este sentido es que venimos insistiendo en aplicar la filosofía de la comunalización de la educación, que ponga en pie un nuevo sistema educativo basado en la investigación y desarrollo, creando institutos y laboratorios en tomo a grandes proyectos interdisciplinares, que integren a ingenieros y científicos y los saberes populares. Combinar la investigación fundamental con la aplicada, y relacionarla con la industria y la producción de nuevas tecnologías de estilo nacional que proporcionen al pueblo la base material y espiritual suficiente para el buen vivir.

Y paralelamente recuperar y fortalecer todo el sistema público de salud. Lo que pasa por establecer salarios justos a todo el personal que labora en el sistema (médico, enfermeras, empleados y obreros), la fabricación de medicamentos y tecnologías.

Y tercero, la reorganización de un sistema de transporte público, administrado por las organizaciones populares, pero donde el pueblo pueda trasladarse con dignidad.

Las cosas están planteadas de forma bien clara, o el pueblo de Carabobo se coloca en disposición combativa por la defensa de sus derechos y dignidad o, el olor a azufre terminará pudriendo todo el ambiente.

.



 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 9785 veces.



Arnaldo Aguilar Dorta


Visite el perfil de Arnaldo Aguilar Dorta para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: