El chavismo pendejo y el vivo, desde una (sub)teoría con aplicación pésima del psicoanálisis

Trabajaba preparando un abono para la maticas de ají que van creciendo ligeramente en el conuco de Juancho Marcano y veo, que el Carrao se acomodó en una rama de la mata de mamey, muy cerca de mi oído y me dijo: Mire Mamanta, como supongo que usted debe más o menos saber, le recuerdo, que un tipo llamado Freud se propuso y desarrolló un teoría de la personalidad sobre la bases de tres instancias psíquicas. ¿Seguro que sabe algo de eso?, preguntó el Carrao.

Si, me apuré a responderle. Alguna idea tengo y muy mala de muchas de las teorías que en vida Freud desarrolló. Bueno como usted sabe algito, no voy a complicarle el rato con profundas explicaciones de mi parte. Si le digo camarada, que la noche de este martes, estuve con algunas guacharacas, exponiéndole mi teoría sobre los chavistas pendejos y los chavistas vivos. Más que una teoría Mamanta, esto que explico, es una subteoría, que espistemológicamente no ha pasado el examen. Trato con esta subteoría camarada, describir un poco a los chavistas pendejos que hay muchos y a los chavistas vivos, que por haber muy pocos, tienen la habilidad de mantener a los chavistas pendejos muy sufridos pero contentos, porque su sufrimiento es revolucionario y la buena vida (sin restricciones) que se dan los chavistas vivos, también lo es. No hay contradicción ahí, mi camarada Amaranta.

Pretendí camarada, usar como argumento teórico al grupo colombiano llamado los Corraleros de Majagual por dos razones. Una razón, tenía fundamento en la cercanía entre guaracha y guacharaca. La otra razón viene, porque este grupo tiene una guaracha que nos dice "el vivo vive del bobo" y en esta manera del vivo vivir del bobo, hay un trasfondo teórico importante. Pensé agarrar camino con esta base teórica de los Corraleros de Majagual, pero opté por usar a Freud, que aún le mueve el piso al conuquero Ñango y yo quiero estar camarada en línea directa con Ñango.

Bueno Mamanta, vamos que Freud, denominó a estas tres instancias psíquicas como: el Ello, el Yo y el Superyo. Suponía Freud, que estos tres instancias estaban en un permanente conflicto o lucha. El Yo, con el apoyo del Superyo, lograban controlar al animal que los humanos (y los guacharacos también) llevan por dentro.

El Ello es como un torrente de energía desenfrenada que tiene en esa lucha un control o un contrapeso. El Ello es un instancia psíquica, cuyo norte es el placer, que para no ser ilimitado de acuerdo con el interés del Ello, logra frenarse por la presión (en esa lucha) que le imponen la otras dos instancias (Yo, Superyo). El Yo, es como un animal domado o controlado por la realidad y es más "consciente". De reojo; el Yo le echa un vistazo al Ello para coger seña, pero se pega a los juicios o la situación que le impone la realidad. Así el Yo, frena a este animal (Ello) que anda en busca de placer. El Superyo es como la máxima instancia de control. Como yo lo entiendo Mamanta, el Yo y el Superyo le exigen al Ello como más entrega o más sacrificio para que nuestro ser está más próximo a una perfección o equilibrio perfecto y sin malos pensamientos que lo dominen.

Un cierto chavismo, que yo califico como los vivos, ha realizado todo un proceso como de intervención, invasión o alienación y le han destruido a los chavistas pendejos su Ello. Se lo volvieron prácticamente mier....... Los chavistas pendejos se quedaron sin Ello Mamanta. Un chavista pendejo clase media (por ejemplo) dejó de sentir placer por alguna vaina y si tienen ganas de satisfacer un placer, hay como un gusanito que se lo reprime todo. No tienen placer para echar pintas con una camisa marca Polo en su carrito. Se conformaron Mamanta con vender su carrito o tenerlo arrimado en su casa sin caucho y sin batería. Los chavistas vivos andan en esas camionetas con sendos cauchos y el pendejo con su carrito arrumado. Un chavista pendejo, que ayer reclamaba un seguro de hospitalización, cirugía y maternidad se "convenció" o lo convencieron, que lo revolucionario (por la injerencia del imperialismo) es mendigar un medicamento a través de los grupos "guasá". Ahora los chavistas pendejos clase media, andan muy jodido (como todos) restringiéndose necesidades básicas. Un Chavista pendejo enterró el placer de tomarse una fría, porque la inflación inducida le trancó la posibilidad de tomarse una fría, aunque tiene guardado en alguna parte de su cabecita, que una fría (bien fría) es una vaina sabrosa.

El Yo de los chavistas pendejos es exactamente como el Juan Bimba de los adecos. Es una personalidad arruinaita Mamanta. Están como ese Juan Bimba de los adecos y se ven aflijito. Ya para muchos chavistas pendejos, las marcas son una mera mercancía, pero los chavistas no pendejos que son pocos, las llevan libremente y a veces para disimular el problema de las marcas, se mandan a preparar diseños exactamente iguales. El bombardeo permanente, acabo con el Ello en los chavistas pendejos y eso tuvo su impacto en la existencia del Yo.

El proceso a través de su bombardeo permanente, impuso un valor. Revolucionario es pasar hambre, sufrir, restringirse en cosas elementales y esto lo copia el Superyo, que también la "revolución" lo volvió mierda. Los líderes de la "revolución" le han impuesto un Superyo (REGLA MORAL) a los chavistas pendejos, que es como una foto de Chávez. Esa foto o el "Chávez vive", es como un marco moral que les mantiene su Yo apagado.

La polarización Mamanta no es solo política. En los sentimientos, también hay polarización. Fijate en la amargura de un opositor. Esta amargura contrasta con lo afligido de los chavistas pendejos: ¡polarización!

Me moví un poco y el Carrao al creer que me movía un poco abrumada por estas explicación, decidió resumir su llamada subteoría y dijo: Fíjese Mamanta, que los chavistas vivos mantienen su Ello pleno de placeres primitivos y no primitivos. Están sin frenos. Tienen todo lo que es posible y tienen también lo imposible. Su Yo camarada Mamanta, siempre luce como muchacho barrigón con moco y el Superyo se lo amputaron. No tiene reglas. Si te fijas bien, imponen a nombre de Chávez, hablan en nombre de Chávez, mienten (y bastante) en nombre de Chávez y son como los adecos y copeyanos de ayer. Hoy, estos chavistas vivos tienen sus realitos por ahí, en nombre de Chávez.

¿Tu crees Mamanta, que esta subteoría vale la pena presentarla en el próximo congreso de la República de Tacarigua? ¿Me oíste Mamanta?

Si Carrao, te oí todo, te sugiero que antes de presentarla hables con Ñango y con Juancho Marcano.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1358 veces.



Amaranta Rojas


Visite el perfil de Amaranta Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a285009.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO