Un término que deberíamos revisar, aprender y asimilar

Procrastination

Viernes, 01 de noviembre de 2019.- Es un término aglosajón que significa, mas o menos, no lo he buscado todavía en el diccionario, lo busco después, significa, posponer, dejar para después, lo que decían los viejos maestros dejar para mañana.

Bueno, lo que decían es: `No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy’’

Y que es exactamente lo que solemos hacer muchos de los que vivimos en estas tierras tropicales, amables con el prójimo que las habita, donde el clima no es tan severo y por lo tanto el sentido de urgencia para hacer las cosas suele ser laxo.

Por ejemplo, cuando éramos estudiantes y un profesor o profesora organizado nos señalaba desde el primer día de clase, cuando nos indicaba estrictamente las fechas de entrega de los distintos trabajos de su materia, cronológicamente definidas, solían muchos de los compañeros y compañeras solicitar, cerca de la fecha anunciada una prórroga para la entrega de los trabajos asignados ese primer día de clase.

Sucede de igual forma en el campo laboral, se solicita un informe para tal fecha y en muchas ocasiones, demasiadas tal vez, se entregan a posteriori y suele considerársele normal.

Un ejemplo gigante, por las proporciones que implica, es la de los elefantes rojos, dignos herederos de los elefantes blancos, léase, obras públicas sin terminar, inacabadas y con un costo que suele arropar groseramente al estimado inicialmente, pero como lo paga el Estado parece que a nadie le duele.

Un ejemplo de elefante blanco es El Helicoide, de la Roca Tarpeya, donde funcionan las mazmorras del SEBIN, que comenzó a construirse en la década de los cincuenta, cuando el gobierno del general Pérez Jiménez y estuvo años abandonado, casi todo el período de la llamada democracia representativa (unos 40 años) y todavía mantiene ese aspecto de que le faltan detalles, de inacabado. No lo conozco por dentro, ni estoy apurado por conocerlo, pero cuando estábamos muchachos visitamos en varias veces la obra abandonada, que era una guarida de malhechores y mal vivientes, en ese momento.

Ejemplo de elefantes rojos hay varios y el gobierno nacional los ignora, ni los nombra, el tren que va paralelo a la autopista general del centro, a medio construir, tremenda obra, con unas posibilidades enormes de dinamizar la vida económica de su zona de influencia pero que no avanza, también a este tipo de abandono suele considerársele normal.

¿Qué quieres tú?, algunos amigos me dicen, es una obra del gobierno, se cogieron esos reales, cambiaron de ministro, se le perdieron los planos, se les olvidó terminarla y cosas por el estilo.

Pero ahí está, presente y silente.

Como está presente la paralizada construcción del ramal del Metro que debería unir a Caracas con Guarenas-Guatire, paralizado desde hace años y el gobierno, bien gracias, no dice nada.

El Hotel Caracas Hilton que ahora se llama Alba Caracas y que fue orgullo de la Caracas de la IV, lleva años remodelándose y no terminan de rematarlo, cuanto costará esa obra superlenta, para cuando estará lista.

Las obras inacabadas del sistema eléctrico, elefante rojo clásico.

Que no se nos olvide el Cardiológico para Adultos y Oncológico del Montalbán, el Elefante Rojo por excelencia, abandonado y presente como una momia, ejemplo concreto de lo que se dice y no se hace, en diversas ocasiones el presidente Nicolás Maduro ha ordenado el reinicio de sus obras y no lo oyen, nada pasa, cero avance.

Y no te molestes Nicolás Maduro, camarada, has ordenado públicamente, en cadena nacional y por lo menos en dos ocasiones, que se reinicien los trabajos y has dicho que existe la disponibilidad financiera y no te hacen caso y no pasa nada, nada.

Acércate personalmente a Montalbán, ven con tu equipo, visita la obra y cerciórate por ti mismo de la situación.

Se trata de seguir una de las reglas que aparece en todos los manuales de gerencia, tanto capitalistas como socialistas: contingencia, solución de la contingencia.

Y además, debemos advertir que no tenemos el registro exacto de los casos de los elefantes rojos que se presentan en todo el país, escuelas sin terminar, hospitales en remodelación, que van lentísimos, carreteras abandonadas, acueductos y otros que a usted amigo lector, le vienen a la memoria.

Se dinamizaría extraordinariamente la máquina de la economía del país si se pusieran en marcha todas estas obras.

Transformar la crisis en oportunidad.

Y no le vengan a echar la culpa al bloqueo o a la crisis económica, no señor, eso está pasando desde mucho antes.

Ah, le sugerimos a los encargados del área económica que repasen, si ya la han leído, la vieja fórmula de Keynes para revitalizar la economía y si no la han leído, que la lean, esta vieja fórmula incluye el desarrollo de obras públicas, los chinos la están usando con mucho éxito, pero eso si, sin cogerse los reales o guisar en demasía, lo cual parece que también se ha transformado en un hecho normal.

Procrastination.

Un término que deberíamos revisar, aprender y asimilar.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1273 veces.



Luis Enrique Sánchez P.


Visite el perfil de Luis Enrique Sánchez P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a283961.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO