Transversal y recto

Lo transversal y lo recto, son casos límite contradictorios, y entre ellos lo transversal aristotélico profundo, diagonal contrarrecíproca socrática, llamada también optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho. Todas las perspectivas límbicas paradójicas, tiene lienzo pictórico blanquinegro similaricadente al ying y yang, al borroso 69 cojedeño, esquemas mecánicos imaginarios rectángulos cuadrángulos, asina asín así, y no de otra suerte que torbellino de ideas einsteinianas de la dinámica de grupos villaverdeiana, de los casos límite contradictorios, consciente e inconsciente; de los teoremas directos y teoremas indirectos socráticos; del método didáctico y método lógico; esquemas mecánicos imaginarios rectángulos cuadrángulos de las retroalimentaciones límbica repugnantes, entrada y salida, insumo y resultado, estímulo y reacción, pregunta y respuesta, espacio abierto y espacio cerrado, medio y finalidad, no de otra suerte que cuando ha de hablarse de lo transversal y lo recto. Lo que indica que el eje transversal aristotélico profundo, es lo cultural, es lo filosófico, es continente, que contiene a los contenidos del entendimiento estético ético espiritual. La cultura y la filosofía, han de reducirse a tercio incluso aristotélico profundo, a punto crucial decisivo, a punto de inflexión topológico contradictorio borroso, del que nos hablara Octavio Paz, de lo humano y lo divino, y de la definición de jurisprudencia de la modernidad ilustrada originaria romana. Toda una cadena de implicaciones, toda cadena titulativa hereditaria, de cambios recíprocos contradictorios transformadores borrosos, en movimiento histórico espiralino sinusoidal, sin saltos en la eterna noria notoria, de tendencias y trascendencias, de definiciones y conceptualidades, desde el tercio incluso aristotélico profundo, de la cadena titulativa hereditaria aristotélica y su gran moral, en donde abrevóse con los aspectos límbico antagónicos, exceso y defecto, en donde encuéntrase el tercio incluso estagirita profundo, que necesariamente ha de existir entre los casos límite contradictorios, exceso y defecto, que no de otra suerte que cuando háblase de lo transversal y lo recto, sin brincos en difuminada continuidad espectral del trecho estrecho arrecho, de equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, sin preponderancias de aspectos, sin saltos de talanquera ni brincoteos de galleras, que es la moral gergebushiana norteamericana, del estás conmigo o estás con mi enemigo, y de aquí, el que no sabe lo engañan, y el que no tiene lo compran, pues entre la guerra y la paz, a la verdad profunda cortazariana no engáñanla, pues de ella tienden y de ella trascienden los aspectos antagónicos, vale decir, que la verdad profunda cortazariana, ha de estar rodeada de verdades y falsedades, entre estas, el equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, ahí está la cultura y la filososfía, continentes que contiene los contenidos del entendimiento ético estético espiritual, lo que enseña que la culta filosofía borrosa es la denominadora dominadora devoradora de la trágica ignorancia ignara sorda, y que la diagonal transversal profunda borrosa ha de estarse enfrentando siempre, en equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, a lo recto y a lo trasversal, en que un buen revolucionario ha de estar situado visto su carácter propio del cambio recíproco contradictorio transformador borroso, y, nunca jamás, o estás conmigo o estás co mi enemigo, del enfoque maligno georgebushiano, de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, y muy parecido a cómo está sometido el reo en un Tribual, o sea, la obligatoriedad de decir sí o decir no, similaricadente con está de acuerdo o está en desacuerdo, en que son casos disyuntivos exclusivos georgebushianos, que no conjuntivos inclusivos borrosos luisalbertomachadoianos. Lo transversal y lo recto, son casos límite contradictorios, y entre ellos lo transversal aristotélico profundo, diagonal contrarrecíproca socrática, llamada también optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho. Tráese lo transversal a conversación dialéctica contradictoria difusa borrosa por lo informado en la página de Aporrea, https://www.aporrea.org/actualidad/n347802.html: "La Cultura es el eje transversal de toda transformación revolucionaria. La gente nos envía videos, que no podemos por razones de espacio, colocarlos todos, este en particular nos pareció que contiene algunas reflexiones dignas de tomar en cuenta. La Cultura es el eje transversal de toda transformación revolucionaria. Un pueblo sin cultura solamente podrá aspirar y al último modelo de carro. La nueva clase media olvida pronto a quien posibilitó su ascenso y se convierte en estrella semanal del supermercado. La competencia comienza a ser la ideología de los mass media y el vestido de marca se transforma en su piel. Y por esa vía siguen las reflexiones que contiene este video. Usted, ¿qué opina, está de acuerdo, en desacuerdo o no opina?"

Lo transversal y lo recto, son casos límite contradictorios, y entre ellos lo transversal aristotélico profundo, diagonal contrarrecíproca socrática, llamada también optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho. La pregunta, ¿qué opina, está de acuerdo, en desacuerdo o no opina? está ligada a una respuesta del continente del esquemas mecánicos imaginarios rectángulo cuadrángulo de las retroalimentaciones límbica repugnantes, entrada y salida, insumo y resultado, estímulo y reacción, pregunta y respuesta, espacio abierto y espacio cerrado, medio y finalidad, no de otra suerte que cuando ha de hablarse de lo transversal y lo recto. Lo que indica que el eje transversal aristotélico profundo, es lo cultural, es lo filosófico. Lo cultural filosófico abismal es dar luz, llevado, lo cultural filosófico abismal, por la enseñanza instructiva avanzada, nútrese de lo especulativo y de lo práctico, nada nuevo bajo sol eclesiástico, en que, acuerdo y desacuerdo, casos límite contradictorios, de la forma, transversal y recto, amigo y enemigo, en donde lo cultural filosófico abismal es de equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso, que ha de estar entre el estás conmigo y estás con mi enemigo, esto es inclusivo, del tercio incluso aristotélico, muy distinto a lo de la imprecación maligna diabólica georgebushiana, o estás conmigo o estás con mi enemigo, esto es excluyente, del tercio excluso estagirita, de la forma exceso y defecto, y entre ellos, el tercio incluso aristotélico profundo abismal borroso, y que murió lo excluyente con la voladura de Las Torres Gemelas Neoyorquinas, e insurge una curiosa concepción avanzada filosófica cultural, que tiene su centro o medio a lo filosófico cultural abismal, idem al tercio incluso aristotélico profundo, eterna noria notoria., nada nuevo bajo solariego sol eclesiástico. Todo lo cual enseña que toda cascara amarga desarrollada, sitúase en lo filosófico cultural abismal, pues a él tiende y de él trasciende el estar de acuerdo y el estar en desacuerdo, en que la pregunta, ¿qué opina, está de acuerdo, en desacuerdo o no opina? está ligada a una respuesta del continente del esquemas mecánicos imaginarios rectángulo cuadrángulo de las retroalimentaciones límbica repugnantes, entrada y salida, insumo y resultado, estímulo y reacción, pregunta y respuesta, espacio abierto y espacio cerrado, medio y finalidad, no de otra suerte que cuando ha de hablarse de lo transversal y lo recto. En que jamás de los jamases, habrá preponderancia de aspectos antagónicos de los casos límite, lo contrario sería negar el carácter de equilibrio dinámico dialéctico dialógico difuso diplomático y la optimalidad ortogonal pitagórica, en donde tiénense los mejores resultados insuperables, tal la dinámica de grupos villaverdeiana, torbellino de ideas einsteinianas de los casos límite contradictorios lo consciente y lo inconsciente, ya trillado en todos los artículos de Aporrea. En que lo filosófico cultural profundo es lo curioso, que insurge de lo transversal y lo recto, y de lo transversal y lo recto, surgen de lo filosófico cultural abismal, similaricadencia con la sombría penumbra whitmaniana del trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho.

Si lo transversal y lo recto, son casos límite contradictorios, y entre ellos lo transversal aristotélico profundo, diagonal contrarrecíproca socrática, llamada también optimalidad ortogonal pitagórica, trecho estrecho arrecho. Entonces sea dicho que lo transversal y lo recto, ha de tener a lo filosófico cultural profundo, como el tercio incluso aristotélico abismal, que es lo curioso, que insurge de lo transversal y lo recto. Ergo vergo sea dicho que lo transversal y lo recto, surgen de lo filosófico cultural abismal, similaricadencia con la sombría penumbra whitmaniana del trecho estrecho arrecho del dicho y del hecho. Ergo vergo sea dicho que la pregunta ¿qué opina, está de acuerdo, en desacuerdo o no opina? es contenido que contiene el continente del esquemas mecánicos imaginarios rectángulo cuadrángulo de las retroalimentaciones límbica repugnantes, entrada y salida, insumo y resultado, estímulo y reacción, pregunta y respuesta, espacio abierto y espacio cerrado, medio y finalidad.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 307 veces.



Miguel Homero Balza Lima


Visite el perfil de Miguel Homero Balza Lima para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Miguel Homero Balza Lima

Miguel Homero Balza Lima

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a283433.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO