Estamos fritos

Debido a la constante intermitencia del terrorífico servicio de internet aquí en Venezuela --- que casi no sirve para nada, pero lo necesito para poder producir aunque sea horrible ---, y debido a las continuadas bajas y altas de electricidad, y apagones, bueno, no he podido terminar un solo artículo desde que escribí Realmente, son unos cavernícolas, hace tres días atrás.

Eso me da muchísima rabia, de no poder trabajar, producir.

De todas maneras, para no extender este artículo más allá de lo necesario, y para no volverme loco en el proceso pensando en esos cavernícolas --- el combo ¿Nicolás y sus Cavernícolas? Hmmm, bueno --- no hablaré más sobre el desastre telecomunicacional que Maduro ha creado en este país, hablaré de eso en otro artículo, de cómo ese combo Nicolás y sus Cavernícolas me jodieron la vida aquí en Venezuela, pero bien jodida.

Bueno …

Hace 3 días, el 5 de agosto del 2019, la Casa Blanca emitió una nueva orden presidencial que continúa agregando a los embargos y bloqueos contra el gobierno de Venezuela y sus socios, colaboradores, y familiares en territorio estadounidense de ciertos activos y ciertas personas --- venezolanos y no venezolanos --- que el Departamento del Tesoro de EEUU desde el 2015 ha venido agregando a una lista negra llamada SDN (Specially Designated Nationals), enseguida han congelando algunos de esos bienes o activos, y, con la colaboración de los Departamentos de Estado y de Justicia de EEUU, han podido llevar a juicio y poner presos a varios (casi todos venezolanos hasta ahora) por asuntos de lavado de dinero, estafa, corrupción, robo, y narcotráfico, incluyendo a dos sobrinos [cavernícolas] de Maduro.

Aquí pueden ver el documento de la Casa Blanca donde Trump básicamente da la orden de congelar, bloquear y embargar todos y cualquier activo, bienes, cuentas bancarias, propiedades de cualquier tipo, del gobierno de Venezuela y de todas las personas asociadas con el gobierno de Venezuela, con Maduro, o con cualquiera que tenga que ver con este gobierno (o Maduro, etc.), sus familiares, amigos, colaboradores, socios, etc. en territorio estadounidense, incluso cualquier persona o entidad que haga negocios con el gobierno de Venezuela, excepto "por asuntos de ayuda humanitaria, como la comida, ropa y medicina destinado a aliviar el sufrimiento humano" (sección 5b).

También están exentas de estas sanciones los estadounidenses que viven en Venezuela o estadounidenses que trabajan en nombre del gobierno de EEUU, y personas no estadounidenses que el gobierno de EEUU en consultas con los diferentes Departamentos considere que sean beneficiosas para los intereses de EEUU con respecto a Venezuela en territorio estadounidense.

También, no se permitirá ningún tipo de desviación o intento de acciones conspirativas por parte de nadie que esté asociado con el gobierno de Venezuela, directamente o indirectamente, para tratar de esquivar esta orden, sin importar quien esté involucrado, incluso instituciones, empresas, y personas de origen estadounidense.

Pero …

Lo que más me llama la atención de ese documento es que Trump le pide al Departamento del Tesoro y a las instituciones colaboradoras en estos asuntos, de que no sea necesario advertir de antemano a las personas o empresas sospechosas de incurrir en tratar de esquivar esta orden, sino que, simplemente, sin avisarles de nada, se les embarga sus propiedades.

O sea, esta orden esencialmente permite a las instituciones del gobierno de EEUU a confiscar cualquiera y toda propiedad en territorio estadounidense, de cualquier persona o empresas sospechosas (en base a un mínimo de investigaciones) de ser colaboradores del gobierno de Venezuela, Maduro, etc.

Eso es muy serio.

Sin embargo, cualquier persona o empresa que ya esté involucrada de alguna manera con asuntos del gobierno de Venezuela, o que desearía hacer negocios con el gobierno de EEUU, por ejemplo los proveedores de servicios de internet, de telefonía, de servicios satelitales, de repuestos para carros y equipos pesados, de equipos y repuestos eléctricos, piezas para el sistema de Metro, para los autobuses, los cauchos (neumáticos) por ejemplo, o los repuestos para los aviones, y tantas miles de otras cosas que el gobierno de Venezuela ha tradicionalmente comprado de EEUU, bueno, todos deben suspender todas sus actividades con el gobierno de Venezuela de inmediato (o si no serán embargados y arrestados) hasta que pidan las respectivas licencias de excepciones para seguir tratando con el gobierno de Venezuela, pero solamente al solicitarle al Departamento del Tesoro de EEUU, el cual tiene toda la potestad para discriminar al respecto.

La cosa es --- me parece --- que la mayoría de los contratistas estadounidenses (establecidos y operando desde allí) que posiblemente contraten con el gobierno de Venezuela, no querrán malgastar su tiempo recurriendo a licencias de excepción ya que:

1- probablemente no vale la pena esa pérdida de tiempo y dinero porque

2- tienen mejores cosas que hacer y mejores maneras de generar sus ganancias, a menos que sean casos de corrupción, y

3- de todas maneras, el mercado venezolano para ellos probablemente representa menos del 10% de todos sus clientes (a menos que sea debido a la corrupción), y de perderlos, bueno, no habría ningún problema, si son honestos, ya que podrían fácilmente remplazarlos por clientes de otros países.

Ahora …

Normalmente, a estas alturas del tema, tendería (o me inspiraría) redactar más predicciones sobre lo que posiblemente ocurrirá aquí en Venezuela en los próximos meses, pero no lo voy a hacer, no todavía, más bien voy a hacerles las siguientes preguntas (más abajo), pero las voy a hacer en base a las siguientes premisas (suposiciones fundamentales).

PREMISAS

Primero, estoy suponiendo --- pero estoy bastante seguro al respecto --- que en todos los niveles de actividad nacional, gubernamental y privado, Venezuela solo detiene un máximo de 1% de la propiedad intelectual con la cual opera el país, y que más del 90% de la tecnología que el gobierno de Nicolás y sus Cavernícolas utilizan, es propiedad propietaria extranjera (servicios que hay que pagar a los dueños de esa propiedad intelectual para usarla), y que la mayor parte de esa propiedad intelectual tiene su origen comercial y su base operacional en EEUU.

Segundo, hay suficientes evidencias --- por todos lados --- para no dudar de que el Departamento del Tesoro de EEUU tenga sospechas fundadas en la verdad, especialmente ya que han agarrado a muchos venezolanos y no venezolanos asociados, socios, y colaboradores de Maduro y de su gobiernos, con las manos en la masa.

Tercero, existe suficientes evidencias de que el combo Maduro y sus Cavernícolas no abandonarán el gobierno para el bienestar del país, no, ellos son tan egoístas, tan egocéntricos, y tan prepotentes, que harán todo lo posible para quedarse en el poder, pero solo por su propio bienestar, porque si no fuera así ya se hubieran ido hace años atrás, por lo menos en el 2015 cuando se hizo evidente que estaban haciendo un desastre del país. Esto supone que la aplicación de esta nueva orden de Trump se aplicará al máximo y que se seguirá aplicando --- ya que Nicolas y sus Cavernícolas no quieren bajarse del escenario --- hasta que Venezuela se convierta en el primer país "africano" de las Américas.

LAS PREGUNTAS (en base a las premisas)

¿Cuánto tiempo seguirán funcionando los teléfonos?

¿El Internet?

¿El Metro de Caracas, los otros sistemas de Metro, los metrocables, los trenes?

¿Cómo el gobierno de Nicolás y sus Cavernícolas repararán el sistema eléctrico nacional sin repuestos, si hasta ahora con todo el acceso a los repuestos, y con todo el dinero a su disposición, no han podido mantenerlo ni a un nivel mínimo de eficiencia?

¿Cómo precisamente seguirá volando (operando) Conviasa sin repuestos?

¿Tomarían ustedes el riesgo de volar con Conviasa --- o con cualquier otra línea aérea venezolana --- sabiendo que hay embargos que no permitirán a las empresas de piezas y mantenimiento de EEUU hacer negocios con ellas?

¿Cuándo cesarán de funcionar los sitios web del gobierno debido a que los contratos técnicos y de software y de servidores probablemente se encuentran en territorio estadounidense?

¿Cómo harán ustedes para conseguir o renovar sus pasaportes, cédulas, certificados de nacimiento, etc., si [probablemente] todo está almacenado y controlado desde servidores que son propiedad de EEUU?

¿De donde van a conseguir la gasolina para sus carros?

¿Y el aceite, el gasoil, y los productos de limpieza que dependen del procesamiento de petróleo, el cual hoy en Venezuela se encuentra estropeado y por el piso, y que para poder restaurarlo y repararlo necesita repuestos, piezas, y expertos de [probablemente] EEUU … además de que aun sin los embargos los Cavernícolas de Nicolás son en mi estimación unos tremendos indolentes e incapaces y unos tremendos ignorantes que aun si alguien les explicara cómo hacer las reparaciones, no entenderían nada (hay mucha evidencia al respecto)?

¿De donde Nicolás y sus Cavernícolas van a conseguir los químicos necesarios para procesar y limpiar el agua potable antes de distribuirla (cuando el sistema funciona) a las comunidades vía las pocas tuberías que no botan agua?

¿De África, o Marte?

¿Si ya todos sabemos que aquí el gobierno de Nicolás y sus Cavernícolas no ha hecho absolutamente NADA para impedir que los productos comunes y corrientes como el café, la harina, y el licor sean adulterados por estafadores, corruptos, y delincuentes, hasta el punto de causar daño y muertes, entonces pueden ustedes confiar en que el agua que este gobierno les manda por tubería es de calidad?

No señor, digo yo, nosotros hervimos toda el agua, aun el agua potable que viene en botellones ya que hoy no se puede confiar en nadie, y menos todavía en los Cavernícolas de Miraflores y la ANC (así lo veo en mi cabeza, imagínenselo, es divertido hasta cierto punto de imaginárselo, pero es triste también, es una tragicomedia).

Bueno …

¿Y qué haremos cuando desaparezca por completo nuestra moneda, el bolívar, ya que --- me imagino --- ni el gobierno de Venezuela, ni ninguna empresa o persona venezolana tiene ni la materia prima ni la tecnología ni la propiedad intelectual técnica para imprimir nuevos billetes?

¿Entonces?

¿Y cómo se van a curar los venezolanos y las venezolanas cuando --- probablemente --- la inmensa mayoría de los pocos medicamentos que nos llegan estarían asociados a cuentas bancarias y empresas en EEUU?

¿Y los CLAP?

¿Pueden confiar el la calidad de esos productos?

¿Y las herramientas para poder trabajar y producir?

¿Dónde se van a conseguir esas herramientas?

A que yo sepa, aquí en Venezuela no existe absolutamente nadie que fabrique herramientas de calidad y adecuadas para la modernidad?

¿Y qué pasará cuando el gobierno de Venezuela no pague sus cotizaciones a los organismos internacionales basados en territorio estadounidense como la ONU, y tantos otros gremios y organizaciones para profesionales y diplomáticos, etc., y qué pasará entonces cuando Venezuela sea sacada a patadas de esas organizaciones?

¿Y los barcos de carga, la mayoría me imagino tienen cuentas bancarias en EEUU?

¿No creen?

¿Cómo nos llegará la comida importada (ya que aquí casi no se produce nada), o la materia prima para las pocas empresas que todavía producen comida?

¿Y hasta cuando podrán producir sin repuestos provenientes de EEUU?

CONCLUSIÓN

Seguro que cuando termine este artículo, y después de haberlo revisado, corregido, y mandado a Aporrea, me daré un golpe en la cabeza con mi zapato porque se me habría escapado algo, algún detalle, alguna precisión, algún ejemplo, o alguna pregunta, pero, hoy no tengo más ni el tiempo ni la energía para seguir escribiendo.

Entonces terminará aquí con: Estamos fritos.

N.B. Les pido disculpas ya que después de tres revisiones y tres días tratando de escribir este artículo bajo condiciones de internet que ya son casi totalmente insoportables, abandoné la cuarta revisión a mitad de camino, estoy demasiado cansado para seguir con eso después de por lo menos 30 horas intentándolo, entonces podría ser que hayan errores más graves que los que habitualmente acompañan mis artículos (debido a la severa dislexia que tengo). Gracias.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2669 veces.



Oscar Heck

De padre canadiense francés y madre indígena, llegó por primera vez a Venezuela en los años 1970, donde trabajó como misionero en algunos barrios de Caracas y Barlovento. Fue colaborador y corresponsal en inglés de Vheadline.com del 2002 al 2011, y ha sido colaborador regular de Aporrea desde el 2011. Se dedica principalmente a investigar y exponer verdades, o lo que sea lo más cercano posible a la verdad, cumpliendo así su deber Revolucionario ya que está convencido que toda Revolución humanista debe siempre basarse en verdades, y no en mentiras.

 oscarheck111@yahoo.com

Visite el perfil de Oscar Heck para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a281213.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO