"El Pollo" Carvajal y "sacrificios religiosos". ¡Un novenario sería más barato y contundente!

Maduro dijo unas cosas de "El Pollo Carvajal", en verdad no sé qué porque todo es un enredo y como demasiado hondo para llegar allá. Apenas entendí que el presidente aseguró haberle destituido "por mala conducta". "El Pollo", peló por sus espuelas y replicó prontamente. Sí, tratándose de "El pollo", más que por política pudiera ser un asunto de rivalidad de "cuerdas", como llaman a las agrupaciones de galleros. "El Pollo", por lo lados de El Furrial", estuvo en una cuerda donde más que aprendizaje agarró fuerza, aunque al parecer tiene tiempo que por allí no va.

De las cosas que dijo "el Pollo" o mejor cantó, porque en ese tipo de pelea canta clarito y alto, lo único que entendí es que, según él, Maduro le mete a la brujería. No sé si es cierto lo que dice, pero si me acuerdo que Maduro, por lo menos una vez habló de haber conversado con un pajarito que le entregó un mensaje. El animalito le trinó y él le respondió en silbidos. Pero ambos se entendieron y el mensaje le llegó clarito. No recuerdo si reveló los pormenores del mensaje, aunque por el supuesto emisor, es probable que Maduro no lo hubiese hecho, tomando en cuenta que es hábil para eludir lo evalúen en el ámbito de esas relaciones. Sobre si todo si se empeña en asegurar que sigue fielmente los pasos y los sueños, siendo hijo de Chávez.

El negro Domingo fue un trinitario que trabajaba en la industria petrolera en los tiempos del gobierno de Leoni, allí mismo en Puerto La Cruz. Era militante del MIR; estando este partido en labores clandestinas y, sobre todo, metido en la lucha armada. La única opción, como sabemos, para ese partido y la izquierda toda en aquellos momentos, era la guerra y además a ésta la definían como larga. Un amigo nuestro de mucho nombre, ahora del lado de la oposición, y hasta con Guaidó, decía "la guerra es larga". No habían descubierto nada y la guerra no fue tan larga, porque él mismo la abandonó casi inmediatamente, sino que repetían lo que había dicho Ho Chi Min, en una de esas reuniones de la internacional comunista, refiriéndose al diagnóstico por Vietnam. Advierto que mi amigo, cuando le recuerdo esto y como cuando saliendo de una reunión de la Comisión Política Nacional del MIR, habiéndonos encontrado en la escalinata de la FCU me largó el discurso según el cual "nos vamos para las guerrillas y la guerra es larga", suele sonreír y desmentirme.

El negro Domingo, practicante de un rito que no recuerdo ahora exactamente de qué cosa se trataba y además avalado por mi desmesurada ignorancia sobre el tema, de quien entonces decían que era brujo y en su casa tenía un altar con todo tipo de figuras donde se mezclaban las de santos de la iglesia católica con personajes para nosotros absolutamente desconocidos, solía decir que a la guerra había que ayudarla con brujería. Para él, como para muchos practicantes o no de religiones, desde tiempos inmemoriales, dioses, dioses, diablos y todos los espíritus andantes, como los humanos, se meten en medio de los conflictos políticos.

"Betancourt tiene en Miraflores un altar arrechísimo y los santeros más verracos de todas estas islas cercanas y la única manera de derrotarlo es hacerle la contra con una fuerza mayor". Tomen esto en cuenta, tenía sus ojerizas contra santeros vecinos por razones políticas.

Y así hablaba Domingo quien también era partidario "patria o muerte" y "rodilla en tierra" de la lucha armada", y creía indispensable ayudarla practicando con más fuerzas aquellos ritos. Es decir, la lucha de clases la convertía en lucha de santeros. Quizás Domingo sabiendo en detalles que la fuerza guerrillera revolucionaria era demasiado esmirriada, entonces esperaba un milagro.

El jefe del partido, quien solía enconcharse en la casa de Domingo, lo era en el área militar y en todo, fue de los mismos que luego fundaron la organización en la que militaba Maduro cuando Chávez dijo "por ahora". Y sin dejarla, en formación completa y con los mismos santos y señas entraron al MBR-200 y luego al MVR. Uno no sabe, "la vida nos da sorpresas", si eso de la brujería pudo venir desde allá.

Lo cierto es que Carvajal, según por una alusión que de él hizo Maduro en la célebre entrevista con Sergio Ramos de CNN, dijo "Salí por no haber permitido nunca la entrada de cubanos al Dgcim". Y agregó "Pero también que los sacrificios religiosos en Cuba eran pagados por su ministro de Finanzas, quien al menos en una oportunidad envió un maletín con 500 mil dólares en efectivo a La Habana en un avión de Pdvsa".

https://www.aporrea.org/contraloria/n342839.html

Sobre eso de los cubanos que supuestamente tienen como invadidos importantes sectores de la vida venezolana, aparte del sector salud, no es la primera vez que Carvajal habla. Lo curioso es que habiendo sido un personaje tan importante no tenga otras cosas de que hablar que al país interesan sobremanera sino eso, la brujería y los cubanos en el área de "inteligencia", pero no de lo sustancial, por lo que Venezuela sufre y en lo que responsabilidad tuvo y de calamidades derivadas de la injerencia extranjera, como las sanciones.

En las acusaciones de Carvajal, de quien le conocen dicen es gallero, se habla no sólo de haber pagado una cuantiosa suma, "por lo menos una vez de 500 mil dólares", sino se especifica que fue para pagar "sacrificios religiosos"; de lo poco que uno sabe del asunto religioso, está eso de "sacrificar animales" y sobre todo "pollos y gallinas". Pollo y gallina, por lo menos no de animales de pelea, pero si como para el "sacrificio" aquí son caros pero no para tanto. Uno supone que en Cuba deben ser más baratos. Pero hay más. ¿Cómo entender al gobierno revolucionario avalando y hasta promoviendo esos ritos tan bárbaros que aquí solemos condenar? Hasta a las corridas de toros, con sobrada razón, hemos optado por repudiar. Pero todavía queda.

Ayer en el banco, mientras hice una larga cola para que me diesen 6 mil bolívares que no me alcanzó para comprar un kilo de harina pre cocida, escuché a un señor decir que no había podido hacerle todavía el novenario a un familiar muerto porque el cura le cobrara 30 dólares por cada rezo. Es decir, necesita 270 dólares para los nueve. A él eso le parece caro y a nosotros también, tratándose de nuestra iglesia y de un servicio que debería, por razones elementales, ser gratuito y más si le cobran no en bolívares sino en dólares. Pero aún así, si nos ponemos a sacar cuenta y dividimos 500 mil dólares entre 30, eso nos daría para 16.666 rezos. O lo que es lo mismo para 1851 novenarios. Si los hacemos al mismo tiempo y disponemos de un eficiente sistema de sonidos, por el tiempo, el ruido y la letanía durante tantos días no habría cuerpo de tanto aguante ni oído que eso resista. Y además, pese paguemos en dólares, lo que ya se ha legalizado, consumiríamos venezolano.

Es probable que, como Domingo tenía "su cosa" contra los santeros adecos, Carvajal la tenga no tanto con los santeros, sino contra "las cuerdas" cubanas que, en el Caribe, siguen dando guerra a los gallos que se le enfrentan, más si su antiguo socio ahora se relaciona con aquellas. ¿Cómo quedan las peleas de gallos en la lucha de clases?

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 10983 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: