Abecedario para salir de la crisis (diálogo, acción y propuestas concretas)

Sorprende que en plena antesala del sensible Día de las Madres, hora incierta en que se dejan de lado todas de mentadas de m… a los del gobierno y a los de la oposición, ya anden brincando en una pata con una pasión inefable, algunos opositores que ya dan como un hecho que la invasión militar norteamericana, el ataque artero de los marines, el derrocamiento definitivo y muerte del presidente Nicolás Maduro, tiene como fecha consumada el próximo mes de junio.

—Le queda un mes al gobierno. Va caer, ahora sí. Lo que viene es grande, hermano. Va haber plata para todo, para sembrar, para crear empresas, para activar fábricas, para lo que tú quieras. Va haber comida por coñazo y medicinas. Lo que viene es grande. Por fin se acabará esta pesadilla.

Quien me lo dice parece un niño comiendo helados. Yo soy un hombre de izquierda, y me resulta cruel (por un asunto de conciencia) imaginar que sobre una pila de cadáveres y la devastación de puentes, edificios, refinerías, aduanas, aeropuertos, hospitales y escuelas de mi país, va surgir el árbol de esa prosperidad ficticia, como por arte de magia, sin ton ni son; sólo porque las cucarachas venezolanas que trabajan para la CIA, el Departamento de Estado, la Agencia Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, entre otras cagarrutas mundanas que le hacen lo propio al Comando Sur para que nos agredan con las armas, ya lo tienen etiquetado como el renacimiento de la felicidad bíblica de la creación del mundo.

—Desde el mes de enero tengo conocimiento que el ataque militar gringo será en junio, le digo a mi interlocutor.

Después le pregunto que de dónde obtiene esa información que dentro de un mes ya Venezuela será la sucursal del American Way of Life ("Estilo de vida de Estados Unidos") que tanto añoran sus congéneres de la oposición; y me responde:

—Me lo dicen directamente desde los Estados Unidos. El único detalle que falta para darle la vuelta a esta vaina es terminar de cuadrar con el general Padrino López.

Me río de esta benevolencia imaginaria y me dedico a lo mío. No queda otra.

El gobierno nacional ha querido una vez más llamar a la consulta popular acerca de rectificaciones, autocríticas, nuevos enfoques y perspectivas novedosas para re-direccionar la acción política del país, mediante un manido —cuanto más inútil y fracasado— proceso de perder el tiempo. Desde los días de nuestro Comandante Hugo Chávez Frías oigo, veo y hasta participo en este tipo de maniobras. Con más sinceridad, he escrito mis propias observaciones en el portal de aporrea.org, y he recibido como contraprestación varias mentadas de madres de chavistas hasta la cacha, quienes dicen que yo soy un hijo de puta, un perro en mayúscula, y que de chavista no tengo un coño. Así mismo, escatológicamente hablando. Son sus vulgaridades, no las mías.

Bueno, esta vez voy a hacer un ejercicio de masoquismo para que me empiecen a mentar la madre, justamente antes del día de la susodicha, porque al fin de cuentas, eso ni me quita ni me pone nada, y si algo critico, y así algo propongo para el bienestar de mi país, lo hago por un llamado de mi conciencia y de mi corazón, y no por el llamado a dedo de un partido político ni de ningún manipulador de oficio.

Aquí les va la cartilla.

1.- Ignoro si ese llamado evento para el diálogo, la acción y las propuestas concretas atañen sólo al sector cultural, o si permite que los cultores e intelectuales aborden también aspectos relativos a la salud, la alimentación, los servicios públicos, la seguridad, la economía, entre otras áreas fundamentales. Ha sido normal que un arquitecto, un ingeniero agrónomo, un profesor de física y un periodista hayan ejercido el cargo de ministro de la cultura, por eso empiezo por proponer que un poeta sea nombrado ministro de la defensa, para caerle a versos a la oposición, a ver si en vez de balas, versos son buenos para calmar la tempestad. Por esta vía, un buen soneto o un somari pueden conmover el alma de la Tintori guerrerista o de la María Corino revoltosa. Poner a un novelista como ministro de agricultura y tierra es otra buena opción. Siempre andamos escarbando para ver qué comemos, en medio de la más atroz pelazón. Por ser víctimas cinco estrellas del hambre, al asumir ese despacho sabemos muy bien qué hacer. Otro artista, del teatro o la danza, puede hacer de vicepresidente de la república. Con cambiar de cara todos los días, bien maquillados y con cualquier chapucería de circo nos garantiza, como ocurre en el presente, que en Venezuela el gobierno no haga nada; y que como en cien años de soledad, el lunes se parezca al martes, el miércoles se parezca al lunes, el jueves sea idéntico al lunes, y así el jueves, el viernes, el sábado y el domingo son iguales al lunes; las semanas, los meses y los años sean siempre los mismos, porque desde hace tiempo el gobierno repite las mismas vainas pendejas que no resuelven nada.

Como decía Úrsula Iguarán:

—Es como si el mundo estuviera dando vueltas en redondo.

2.- El ministro Ernesto Villegas ha debido impulsar un mecanismo de consulta abierta, a nivel nacional, a través del correo electrónico para quienes queremos transmitir propuestas serias, puntuales, globales, desde el sector cultural, para superar este escollo. No todos podemos asistir a reuniones de gabinete, a cofradías oficiales, a cogollos del quehacer cultural, porque ni tenemos plata para viajar ni medios propios de transporte para desplazarnos. Todo el que trabaje en cultura está pelando bolas en términos materiales, con la excepción de los ex ministros y el actual ministro de la cultura. Y a pesar de que los poetas sabemos por experiencia propia que amor con hambre si dura, tampoco debemos abusar de nuestra buena fe, porque el cuerpo se cansa, el estómago se inmola y las pasiones sucumben a la derrota. En las gavetas del ministerio de la cultura debe estar el fajo de recomendaciones y propuestas que hicimos el poeta Gabriel Jiménez Emán, mi persona y otros cultores populares, en enero de 2015, después de una amplia consulta nacional para rescatar y relanzar a la Red Nacional de Escritores de Venezuela. Hurgue ahí, ministro. Las observaciones señaladas tienen plena vigencia, porque hace dos, tres, cuatro o cinco años dijimos que el país necesita tal o cual dirección, y eso no ha cambado, sino que ha acentuado la necesidad perentoria de esas medidas. Al paso del tiempo, el hueco se ha engrandecido, el foso es más profundo y la necesidad de remendarlo es mayor.

3.- Los intelectuales venezolanos pueden tender la mirada más allá de una casa de la cultura, un gabinete ministerial, una sala de teatro, una galería, un museo, un periódico, un portal digital, un blog y del Facebook tan de moda. Pero una cosa es escribir —reflexiva y concretamente—, un conjunto de propuestas para el ejercicio del gobierno y las rectificaciones; y otra cosa es, perder mañanas y tardes discutiendo pendejadas que no conducen a nada, muertos del hambre y del tedio, para rasguñar las mismas tres ideas de siempre, con la finalidad de aparentar una consulta boba, vacua, inconsistente, so pretexto de que como pueblo soberano, nos expresamos por ese medio. Abra, ministro Villegas, un plan de consulta nacional para todo el sector cultural por áreas: gestión administrativa, recursos financieros, institucionalidad, desempeño, proyectos, medios, hábitat, sociedad, economía, política, entre otras, y establezca un comité evaluador y diseccionador para que conforme un corpus crítico serio, que al final de cuentas será anónimo, y se lo entrega a quien corresponda en al alto gobierno.

4.- A título personal puedo señalar mis propias propuestas concretas, como lo he hecho otras veces, mediante el siguiente

ABECEDEARIO PARA SALIR DE LA CRISIS

A) Solicitar un crédito multinacional de emergencia con países solidarios (UE, países árabes, China, Corea del Norte, Rusia, entre otros), no inferior a 60.000 millones de dólares para rescatar la economía en un plazo de doce meses, de manera agresiva pero ordenada, efectiva y responsable, con estrictos controles anticorrupción. Yo me anoto para los créditos agrícolas porque quiero sembrar.

B) Sincerar la paridad cambiaria 1x1, dólar por bolívar, a pesar de que se ha eliminado el sistema Dicom y se permite la libre convertibilidad. Una vez se obtenga fondos multinacionales no inferiores a 60.000 millones de dólares, esto se puede hacer. Ya el venezolano está mentalmente listo para el mercado dolarizado. Sólo hay que ajustar los billetes en circulación.

C) Elevar el salario mínimo entre 150 y 200 dólares, rescatando las viejas tablas salariales tan drásticamente vulneradas por el gobierno después de la conversión monetaria para hacernos mendigos y pordioseros.

CH) Revisar el llamado bono de alimentación o cestaticket para integrarlo al sueldo como parte del salario integral, o en su defecto eliminarlo, porque muchos patronos no le cancelan este beneficio al trabajador ni pagan horas de sobre tiempo ni horario nocturno. Las inspectorías del trabajo están vendidas a los caciques y dueños de empresas.

D) Cancelar toda la deuda social pendiente, principalmente los pagos de pensiones, pasivos laborales y prestaciones sociales. No nos esforzamos trabajando 25 o 30 años para merecernos el olvido y la impotencia, tal como le ocurre al triste personaje en la novela El coronel no tiene quien le escriba.

E) Aprovechar esos recursos para el suministro eficiente, puntual y sin ladronismo de todos los medicamentos hipertensivos, para enfermedades crónicas y post trasplantes, el equipamiento de hospitales mediante actas de entrega públicas, fiscalizadas y controladas con sistemas de cámaras de vigilancia y contraloría honesta, para contribuir a reducir las penurias más salvajes en estos centros asistenciales.

F) Considerando la elevada natalidad infantil y juvenil en Venezuela dotar gratuitamente de preservativos, inyecciones y pastillas anticonceptivas a los Centros de Diagnóstico Integral, dispensarios y demás centros de salud, escuelas, liceos y universidades.

G) Previo un censo y con los informes respectivos entregar, un mes antes del parto, el kit necesario para las cesáreas (y cualquier otra intervención quirúrgica) a quienes opten concebir mediante este procedimiento; por cuanto hacen grandes negocios con este tipo de insumos desde dentro de los hospitales, en complicidad con las farmacias. Le roban a las familias los kits quirúrgicos para revenderlos. El Hospital Guevara Rojas de El Tigre es un antro de esta perversidad.

H) Penalizar duramente a todo propietario de farmacia que haga riqueza fácil con las medicinas sobre preciadas. De ser necesario, cerrarle los negocios, confiscárselos y meterlos presos por contribuir a la muerte de tantos enfermos. Eso es un crimen. Se puede tipificar incluso como homicidio intencional alevoso y generalizadoa. Cualquier farmaceuta sabe que un medicamento para bajar la fiebre a un recién nacido no puede costar Bs. 250.000.

I) Toda persona discapacitada se merece dos salarios mínimos, por su condición y por su situación. El Estado venezolano puede asumir esta carga sin ningún problema. Se requieren dos salarios mínimos para estos compatriotas porque requieren siempre de alguien que los asista; y las personas que los socorren quedan igualmente limitados para trabajar y hacer su vida plena.

J) El ataque frontal al consumo de drogas en escuelas, liceos, universidades y demás centros educativos debe ser de prioridad nacional. Así mismo, el consumo de alcohol y la actividad sexual infantil. Los jovencitos no tienen moral ni decencia. Se comportan como salvajes. No respetan y no tienen freno. Actúan como locos y convierten estas instituciones en sus guaridas preferidas para la perversión. Hay que rescatar la dignidad, la planta física, los espacios culturales, recreativos y deportivos en las escuelas, mediante competencias físicas, musicales, literarias, de manualidades, de ciencia y tecnología, teatro, danza, orientación vocacional y hasta terapias de autoayuda, para sentar las bases de una educación sana. Hasta pranes hay ya en las escuelas primarias. En Ciudad Bolívar dictan cátedras estos delincuentes infantiles, distribuidores de drogas y violadores.

K) La vialidad nacional es una redonda pesadilla. Viajar de Barcelona a Caracas o de Barcelona a Ciudad Bolívar es de terror. EL pavimento tiene hundimientos imprevistos, no señalizados, comida la carretera en las orillas por desconchaduras. Estos huecos son mortales para los tripoides, neumáticos y amortiguadores, aderezado todo esto con los famosos "miguelitos", que son dispositivos contentivos de chinches, clavos y pedazos de hierro para pinchar cauchos, atracar y golpear a los pasajeros, despojándolos de todo bien y de toda dignidad, con la absoluta anuencia de los cuerpos policiales. Que se reparen las carreteras nacionales y de penetración rural, empezando (lo suplico) por la carretera El Tigre-Pariaguán que destrozó mi camioneta y me tiene a pie desde septiembre de 2018. Otra urgencia que he denunciado tantas veces, es la reparación de la carretera de los llanos Pariaguán (Anzoátegui), Santa María de Iperire-San Juan de Los Morros (Guárico), Pariaguán-Municipio MacGregor-Zaraza, y vías conexas, Ciudad Bolívar-Caicara del Orinoco-Puerto Ayacucho, entre otras.

L) Cuantificar todo el robo realizado por trabajadores, contratistas, guardias nacionales y demás especímenes en la Faja Petrolífera del Orinoco (en sus cuatro bloques o divisiones: Ayacucho, Carabobo, Junín y Boyacá), donde han desmantelado instalaciones eléctricas, de bombeo, de almacenamiento, de perforación, de distribución, de maquinarias, autopartes, de oficina, de equipamiento, de comedor y demás áreas, para el lucro personal; detener esas personas, considerando que Pdvsa tiene aún las datas de ese personal y de esas empresas, para poder corregir el grave daño patrimonial en estas áreas (Petro Junin, Petro Cedeño, Petro Zuata, Sincor, Petro Monagas, etc.). Que se audite a Pdvsa, de cabo a rabo, y metan presos no sólo a esos gerentes que con tanta bulla señaló el poeta fiscal general Tarek William Saab, sino a los choros menores que siguen robando y desmantelando a la estatal petrolera y empresas conexas, con absoluta complicidad e impunidad.

LL) Empresas creadas en la revolución como, por ejemplo, el Complejo Agroindustrial José Ignacio Abreu e Lima, en la Mesa de Guanipa (que paró en saqueo, en desmantelamiento, en desaparición de cientos de tractores, cosechadoras, bombas de agua, transformadores eléctricos, insumos, y pare usted de contar, para dotar las fincas y fundos de los militares, alcaldes corruptos y familiares de éstos, sin que les costara medio); los hatos zamoranos, las fábricas Venirán, Venirauto, Venezolana de Industrias Tecnológicas (VIT), Industrias Canaima, las fábricas de autos Orinoco y Arauca en convenio con la Chery; las ensambladoras de motos socialistas, bolivarianas (Empire, Bera, Skygo, entre otras, que a pesar de estar reguladas y subsidiadas fueron y son vendidas hasta por tres veces su valor real, porque mafias afectas al gobierno —militares, testaferros y pranes— se hacen de la exclusividad de su distribución en el mercado nacional, mientras los campesinos se revientan el lomo cortando plátanos, sacando yuca o haciendo queso para reunir y comprarse una moto); entre otras tantas empresas creadas mediante los 450 convenios con China, los 280 convenios con Irán, los 370 convenios con Rusia y Bielorrusia (hasta para fabricar helicópteros, drones, vaquetas para el Pijiguao y demás cosas estrafalarias), que se las tragó el dragón rojo rojito de la corrupción, la ineficiencia y la injusticia.

M) Dotar de un servicio de agua permanente y eficiente, saludable y apto para el consumo humano a todas las ciudades, pueblos y caseríos de Venezuela. A la calamidad de los apagones recientes, se renueva de manera consecuente la vieja llaga, la vieja úlcera de la sed. Ni Caracas ni Valencia, Maracay o Maracaibo tienen buenos sistemas hídricos, como tampoco lo tienen Barcelona, Ciudad Bolívar, El Tigre o Pariaguán, a pesar de que muchos alcaldes bribones les envían fotos montadas al gobierno para hacerles creer lo contrario. El colmo de la desfachatez. Por lo general, olemos a burro sudado, a mono, no sólo por la falta de desodorantes, sino por la falta de agua. Si nuestro aliento huele a cloaca es porque a veces nos tenemos que masticar la crema dental con la saliva para no empeorar las cosas. Nuestros excrementos son una calamidad, porque aunque tratemos de esconderlos en algún lugar, el olor los delata y convierten la atmósfera en un pantano etéreo, pero no hay modo de que el lavabo (la vulgar poceta) se lleve nuestros mojones hacia mejor destino.

N) Así mismo, hay que recuperar todos los vuelos internacionales y cancelar a las aerolíneas la vieja deuda de sus beneficios pendientes. Se debe implementar un plan coherente, ordenado, seguro y provechoso para el ingreso de turistas internacionales.

Ñ) En el aspecto alimenticio, partiendo del decreto 6.450 publicado en Gaceta Oficial el pasado 17 de abril de 2019, respecto a "cultivos y cría de guerra", urge iniciar un programa masivo de cría de pollos, gallinas ponedoras, cerdos y conejos para rescatar la dieta alimentaria; para acabar de una vez con el raquitismo y la desnutrición masiva, y neutralizar las mafias de los pequeños y medianos comerciantes con las carnes. Urge atacar la desnutrición infantil en niños y adolescentes, y la tercera edad, distribuyendo complementos vitamínicos gratuitos directos. La mala (y a veces hasta nula) alimentación nos está matando. Estamos quedando en los huesos y eso no le duele a nadie.

O) Todo vendedor informal, desde una caja de fósforo hasta un litro de leche; desde un kilo de sardina hasta uno de mango; desde parrillas hasta perros calientes; y todo tipo de mercancía seca y víveres, debe tener a mano una tarjeta de registro comercial que lo acredite como tal, contentiva de su identidad, dirección de habitación, edad, tipo de sangre, teléfonos, referencias vecinales, huella dactilar, fotografías, antecedentes penales y condiciones de salud; por cuanto muchos vendedores ambulantes están envenenando alimentos, y venden carne de perro molida o leche en polvo ligada con cal o cemento, por decir lo menos.

P) Hay que acabar con las mafias que producen, distribuyen y expenden el queso, convirtiéndolo en oro, al facturarlo en dólares. Resulta imposible desayunar una arepa con queso en casa.

Q) Revisar, auditar y hacer cambios generales profundos en todos los organismos públicos, para corregir tantos vicios y corruptelas: Saime, Corpoelec, Telecomunicaciones (Cantv, Movilnet), Metro, Sundee, Saren, Sudeban, Conviasa, La Nueva Conferry, banca pública (Venezuela, Bicentenario, Tesoro), fiscalías, defensorías del pueblo, puertos, aeropuertos, aduanas, entre otros.

R) Dignificar como corresponde a policías, enfermeras, bomberos y educadores, y demás personal conexo, por sus precarias condiciones de vida. La mayoría de estos trabajadores viven en ranchos, andan con uniformes derruidos, flaaacos del hambre, pidiendo colas y para usted de contar calamidades, a pesar de trabajar en esas profesiones por mera vocación y sacrificio para ayudar al prójimo. No por ambición de nada.

S) Ese experimento de orden social mal llamado Poder Comunal ha derivado, con algunas excepciones, en Poder Hamponil. Los mandamás de los barrios se abrogan el derecho a gritar a sus vecinos, excluirlos y humillarlos, haciendo lo que les viene en gana. Conviene replantear con criterios muy definidos, los consejos comunales. Darles un enfoque y establecer una coordinación definida, para que operen con criterios de imparcialidad política y respeto al estado de derecho. Basta de que tantos malandros y malandras se hagan de los consejos comunales para amedrentar y humillar a los demás en nombre de la revolución bolivariana de Venezuela.

T) Hay que evitar la fuga de profesionales, principalmente de médicos, ingenieros y docentes con postgrados. Estos merecen sueldos justos y estímulos para su mejoramiento profesional, como un activo fundamental para el desarrollo nacional.

U) Ante la eventual convocatoria a elecciones generales, tal vez desde el propio ceno de la Asamblea Nacional Constituyente, la oposición debe replantearse y respetarse a sí misma. Si bien fracasó como "unidad democrática" debido a la desunión; si bien se convirtió en promotora de guarimbas y golpes de estado (Carmona Estanga y Guaidó), promotora de magnicidios y del presidencialismo paralelo absurdo, haciendo apología a la muerte, llamados a la guerra e intervención militar extranjera; fomentando el odio y el rencor entre los connacionales para acentuar aún más su destrucción; ya es hora de que vuelvan a la ponderación, a la reflexión, a la sinceridad de criterios y ambiciones, y se organicen como fuerza interna democrática, con interlocutores académicos para mediar con el Estado lo pertinente, buscar sus candidatos entre tanta gente de oposición honesta y decente, no agresiva y progresista. En ese sentido, creo respetable la figura de Claudio Fermín.

V) Hay que rescatar el periodismo de papel. La prensa escrita desapareció. La necesitamos. Es fundamental en una democracia, para informar, entretener, publicitar transacciones financieras, revelar sucesos que no sabemos cuándo ocurren, acentuando la desinformación y la manipulación de las redes en plena aldea global. Que se restablezcan los accesos plenos y libres a todos los portales de internet, empezando por nuestra aporrea.org, como tribunas indispensables para el debate de ideas.

W) Hay que terminar grandes obras civiles en mora, como el tercer puente sobre el Orinoco y la red ferroviaria nacional; reactivar y modernizar las hidroeléctricas Simón Bolívar (Guri), Antonio José de Sucre (Macagua), Francisco de Miranda (Caruachi), entre otras; y termoeléctricas fundamentales como la Ricardo Zuloaga (Gran Caracas), Josefa Camejo (Punto Fino, Península de Paraguaná), El Palito y San Diego de Cabrutica (abandonada), entre otras; y hacer el puente entre Tierra Firme y la Isla de Margarita, por cuanto el fracaso de los ferrys está matando de hambre esta bella ínsula.

X) Que se elimine de una vez el acoso laboral por credo religioso y político. Que en Pdvsa y empresas conexas no se despiden profesionales de impecable trayectoria y alta preparación profesional, como ocurrió esta semana de mayo de 2019 en Petrocedeño Pariaguán, donde despidieron a los señores Ramón Gil y José Pérez (mi tocayo), entre otros, por exigir reformas en la empresa que resultan sustanciales. Igual cuota de despidos ocurrió en mayo de 2018 contra quienes no acudieron a votar en la elecciones presidenciales, incluso, porque no tenían medios de transporte para movilizarse, como le ocurrió a un humilde campesino llamado Gilberto Ostos, de la comunidad de Las Trincheras, vía Uverito, municipio Monagas de la Faja del Orinoco en el estado Anzoátegui. Injusticia sobre injusticia, Pdvsa y sus empresas conexas se han convertido en una guillotina contra miles de padres de familias que no tienen cómo alzar su voz para denunciar tantos atropellos. ¿Esta es la Pdvsa socialista y revolucionaria que usted pregona, presidente Maduro? ¿Usted le ve realmente la cara al hambre en este país? Yo creo que no. Quien permite esto no puede amar a su país verdaderamente. Tras cada trabajador despedido de Pdvsa, Petrocedeño, Petropiar o Petroloquesea quedan familias sufridas muriendo de hambre.

Y) Darle una salida electoral a esta crisis. Negociar con los EE.UU el desbloqueo, la recuperación de cuentas y bienes, sin entregarle a nadie nuestras riquezas, pero permitiendo que también sus empresas inviertan y operen en el país, como las rusas, chinas, europeas, etc. Esa salida electoral debe ser tajante. Si gana el chavismo, se respeta el resultado y se mantienen las condiciones arriba señaladas. Si gana la oposición se respeta igualmente el resultado. Elecciones generales, desde concejales hasta presidente de la república. Con un CNE neutral. Con garantías jurídicas. Sin temores y ni trampas. Sin agresividades recíprocas, limpiamente. Con observadores neutrales, no agentes de la CIA y afines. Si así lo hiciereis la patria os lo agradecerá. Si no, recogeremos los muertos de la guerra. Es lo más probable.

Z) Por último, y por aquí debe empezar todo, como la serpiente que se muerde la cola, sacar de la administración pública a cuanto militar se encuentre gobernando, gerenciando, administrando o coordinando instituciones, departamentos, empresas u organismos que tengan que ver con fondos públicos, con recursos del erario público, con inversiones, con gastos, con gerencia financiera, créditos, importaciones y exportaciones, entre otras áreas económicas, porque ya estamos harto indignados de la cúpula militar se coma los lomitos y las maduras, mientras el perro pueblo se coma las sobras y las verdes. Este valioso recursos humano militar (más de dos mil generales y supongo que otros miles de coroneles), que se dediquen a suprimirle la ignorancia a la milicia y a esos guardias nacionales expres, que como funcionarios de bolsillo, como cajitas feliz de Mc Donald, se uniforman en seis meses de preparación para graduarse de sargentos y matraquear a diestra y siniestra, si haberse leído nunca el Código Civil y por lo menos doscientos leyes fundamentales para la seguridad nacional y la buena administración de justicia. Pero aún, son guardias nacionales que no saben leer ni escribir, a pesar de ostentar el grado de bachiller. Analfabetos funcionales vestidos de loros o de pericos cara sucia. Hay que fortalecer la unión cívico-militar pero no a expensar de la corrupción, el terratenientismo color oliva, el saqueo de las instituciones del país y el descalabro general.

A manera de cierre, estimo que el gobierno nacional debe tomar en cuenta igualmente los planteamientos de otros articulistas de aporrea.org, como por ejemplo los de Pedro Patiño titulado "22 tips para revisión y rectificación del gobierno de Maduro" y el de Andrés Giusseppe titulado "Propuestas para a elaboración del Plan del Cambio y la rectificación revolucionaria 2019", entre otros.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 864 veces.



José Pérez

Profesor Universitario. Investigador, poeta y narrador. Licenciado en Letras. Doctor en Filología Hispánica. Columnista de opinión y articulista de prensa desde 1983. Autor de los libros Cosmovisión del somari, Pájaro de mar por tiera, Como ojo de pez, En canto de Guanipa, Páginas de abordo, Fombona rugido de tigre, entre otros. Galardonado en 14 certámenes literarios.

 elpoetajotape@gmail.com

Visite el perfil de José Pérez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278638.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO