¡A mover el culo!

Me llegan mensajes de gran cantidad de “parásitos” super rojo-rojitos de Venezuela y del exterior, a las 3 de la mañana:

¡A levantarse, carajo! ¡Que los ya los Manueles andan moviendo el culo!

Y es que ya uno está en pie de lucha, porque ni siquiera hemos dormido y seguimos con las mismas botas que cargábamos en aquel reverendo referendo, y los ojos bien pelados. Truenan las calles y vibra la diana, que su anuncio señala que hay que prepararse y estar alerta. Por las ventanas, ya encendidas, llega el aroma del café recién preparado, la vecina invita a un chocolate porque aún esta Mérida oscura, oscurita. Se ven parroquianos sacando sus viejas ruanas, sus gorros y sus guantes: Es como una misa de aguinaldo de aquellas sabrosas cuando salíamos a parrandear y a cantar villancicos; con gente quemando pólvora y con el gorgoritear de los pájaros adelantan su reloj y trinan con fuerzas renovadas: y con unas campanas que llaman a rebato por los escuálidos.

“¡Claro que lo que viene será mil veces mejor que lo que hemos tenido!”, pregona una conserje.

Por fin el voto que se torna otra arma vital del combate. Los gringos que antes lo usaban para imponer sus dictaduras disfrazadas de democracia, ahora reciben un buen metrallazo de verdadera conciencia ciudadana.

Una conciencia tan clara y tan vital como cuando resistimos contra el paro petrolero, porque en Venezuela se está jugando el destino del mundo.

¿Quién le quita lo bailado a este pueblo?

¿Quién puede borrar las jornadas gloriosas de aquella resistencia del pueblo en la calle, sin gasolina, si gas, sin alimentos, hace precisamente cuatro años?

Y en cuatro años ha sido mucha el agua que ha corrido, y mucho lo que hemos aprendido, y hoy otra vez salimos a confirmar nuestra decisión de vencer al imperio en su propia guarida de confundidos y de escindidos por los medios. Hoy los haremos recular otro trecho más, que no sólo no pasarán sino que hay que están a punto de irse al charco de su propia ignominia: para que se retiren para siempre a su delirio del sueño dorado americano.

Y amanecemos, de madrugada madrugadita, para votar, porque:

1. el petróleo siga rojo-rojito

2. las misiones sigan incrementando su poder de inclusión

3. Venezuela continúe demostrando que el socialismo es la única salida posible, y que capitalismo sólo conduce a la muerte

4. se siga enriqueciendo la integración de América Latina

5. se acaben las horribles desigualdades sociales

6. los infiltrados, a partir de mañana mismo, si es posible, sean echados del proceso revolucionario

7. la corrupción siga siendo aplastada sin conmiseración

8. las universidades dejen de ser cuarteles de la derecha, de la exclusión y del mismo crimen político

9. ¡Uh Ah, Chávez jamás se irá!

10. ¡Bolívar continué siendo el gran líder y señor de esta grandiosa y venerada Revolución!








Esta nota ha sido leída aproximadamente 8550 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a27846.htmlCd0NV CAC = Y co = US