Un día después que Venezuela quedó libre de la OEA

¡Hey, Luis Almagro, es contigo! Cómo te quedó el ojo. Te derrotó Maduro. ¿No? Claro que sí, a ti, y al imperio que representas como secretario general de ese "El Departamento de Colonias" de los EEUU, como muy francamente la definió Fidel, quien fue el primero en darles en plena madre, por más que Insulza, trató de convencerlo para que regresara y, Fidel como todo un líder de la revolución cubana y de América, le respondió: "Insulza afirma que para entrar en la OEA, Cuba tiene primero que ser aceptada por la institución. Él sabe que nosotros no queremos ni siquiera escuchar el infame nombre de esa institución. No ha prestado un solo servicio a nuestros pueblos, es la encarnación de la traición. Si se suman todas las acciones agresivas de las que fue cómplice, estas alcanzan cientos de miles de vidas y acumulan decenas de años sangrientos". Pareciera más bien que, Fidel se refería a Almagro, como el ducho traidor que es y, sin tener idea del personaje como canciller de un presidente uruguayo que, como que se mordió la lengua de ver cómo Venezuela se ha defendido de su pupilo que, hoy debió de amanecer con un dolor de cabeza con su tensión en el demonio de sus males de derrotado, como está, en todos los ámbitos que se planteó.

Y como una obra de teatro bufo -no para reír- que ni, para eso sirven, quisieron antes, sacarse no el clavo, sino la estaca de la derrota que le dejaría el dictador Maduro en la OEA, que, los esperaba, el 27 de abril de este milenio, a nivel mundial, como un calmante de cómplices, por órdenes del arrogante Pompeo (odiado por los coreanos del norte) que, al primer borracho venezolano, pero que fuera abogado, a como fuera se lo llevaran como representante de Guaidó a la OEA. Y allá lo tienen.

Y Guaidó acá en Venezuela como un robot gringo: sigue actuando, alebrestándoles los ánimos a la oposición que como un conjunto de pendejos todavía creen en pajaritos preñados del Norte y, el eco adormecido de Nicolás Maduro les debe de estar zumbando en el ánimo de sus malestares, que un tirano, haya derrotado a la potencia imperial cuando decretó: "llueva, truene o relampaguee, nos vamos de la OEA". Frase inoportuna con la que Pompeo debió desayunarse hoy a su recuerdo: rain shine or lightning, do not fuck Maduro, y pensando en Maduro, ausente, perdido cuesta abajo, siguiendo a Vladimir, como medida patológica ambiental, saborea mandar a desbordar el guaire, para que llegue a Miraflores.

Pero no está demás recordar a Fidel que, nuestra fiesta de ayer, la vieron como un balde de agua fría de una colonia que de ellos ni de vainas y, por más que Abrams, se parta de sincero alucinante, y ofrezca millones de dólares, para que nos contonéemos a su desborde y consideración que, hasta de charlatán chavista se nos pintó, con sus arrugas afrentosas que no calza en nuestra idiosincrasia, ni a nuestra lealtad a los libertadores, ni a nuestro socialismo a lo Maduro, pero que sí quieren nuestras riquezas y, toma lo tuyo Trump: victoria popular, victoria bolivariana. Y así como Fidel, lo dijo, que la OEA, le causaba "repugnancia", a Venezuela también le repugna, por eso no permanecerá más en ella como una colonia más del imperio.

Fuimos colonia hace muchos años, fuimos liberados por nuestros libertadores y, enseñanza es lo más que nos sobra e inteligencia también y, de ese camino no nos sacará nadie y, tener como jefes a esa pandilla criminal y corrupta que gobierna hoy día los EEUU, es la peor desgracia que pueblo alguno pueda desear tener o, recibir órdenes de ellos y, de la OEA muchos menos. ¡Adiós Almagro y muérete de rabia!

¡Somos libres, Carajo! No somos, ni seremos, vasallos de nadie.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1758 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a278273.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO