¿Qué esperan para llamar a Ramírez?

Ya basta de mentiras y distracciones, este gobierno ha fracasado estrepitosamente y la culpa no es del imperio, ni de una supuesta guerra económica, menos de una guerra eléctrica. La culpa es del gobierno, que cometió el pecado capital de atentar contra PDVSA, de desmantelarla, convirtiéndonos en el único país petrolero que no produce petróleo, en esta frase se resume la tragedia.

Al no producir petróleo quedamos desnudos, vendiéndonos por lotes, o podríamos decir, más apropiado, prostituyendo a la Patria. Entonces, se deduce, está claro para el que piense un poquito, que la recuperación del país no está en venderlo en lotes, sino en elevar la calidad de PDVSA, rescatar su moral, su apresto de trabajo, su producción. He allí el centro de los problemas de hoy, lo demás es la vuelta del perro.

Debemos dejar de pensar tonterías, de andar buscando culpables, y mucho menos de estar convocando, cual franquicia extranjera, la invasión al país. Ni el gobierno inepto, ni los guaidós delegados gringos nos resolverán los problemas; lo que harán, y esto es definitivo, es ahondarlos.

Es la hora de enseriar al gobierno, es urgente uno nuevo, una Junta Revolucionaria de Gobierno que pueda tomar las medidas que necesitamos: rescatar a PDVSA, no de venderla a los gringos, o a los rusos, que para los efectos son lo mismo. No todo es tragedia, no todo está perdido, aquí tenemos capacidad política, técnica, voluntad para sacar al país de la fosa madurista, para evitar que caiga en la vergüenza de los apátridas de guaidó que aceptan pagar el precio, en sumisión, en esclavitud, en riqueza, que cuesta que el "tío sam" les arregle lo que ellos no tienen capacidad de hacer. La invasión, la intervención, es para trump, como todo lo que hacen los capitalistas, una operación comercial; bien cara le saldrá al país en moral y en dinero, en petróleo, en Arco Minero.

La capacidad política técnica, la voluntad está en el exilio y en las prisiones de Venezuela, allí sobreviven gerentes, técnicos, de la mayor capacidad, gente probada, la generación del rescate de PDVSA, la generación de los tres millones y más.

En el exilio está Rafael Ramírez, y es incomprensible que el país, en medio de esta crisis, mantenga en el exilio a un hombre que tiene la capacidad, la experiencia probada, de alinear a Miraflores con PDVSA. Ya sabemos que la petrolera y el gobierno deben marchar en perfecta alineación, no sólo económica sino también moral, espiritual. El problema de la economía es material, pero ante todo espiritual, sin darle sentido de vida, razones por las cuales luchar al trabajo obrero no habrá recuperación del país.

Este gobierno insensato se dedicó a perseguir a la inteligencia, a la capacidad, es hora de cambiarlo, muy caro nos ha salido ese error que emana de carencias psíquicas que ya los especialistas estudiarán. Es hora de llamar a Rafael Ramírez a Miraflores, de desagraviarlo de tanta mentira con la que han querido manchar su nombre, de tanta manipulación intentando crearle una imagen negativa.

La Patria lo necesita, y con él a la generación de los tres millones. Ya basta de improvisaciones, de ministros y gerentes de medio pelo.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1895 veces.



Toby Valderrama Antonio Aponte

elaradoyelmar.blogspot.com

 elaradoyelmar@gmail.com      @elaradoyelmar

Visite el perfil de Toby Valderrama Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a277698.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO