Yo soy de la calle

Dedicado a María Eugenia Juliac, Miriam Rodríguez, Maigualida Barrera (Magola), María Eugenia Inojosa y a mí misma por identificarme con los relatos y coincidencias internas en el sentir revolucionario de estas 4 grandes magnánimas mujeres gladiadoras que vivieron en carne propia grandes acontecimientos históricos y que han dejado los trazados de la cotidianeidad de líneas que coinciden en un punto común de esos prodigiosos eventos: Mujeres con historias que contar, memorias históricas sumergidas en el alma y la mente, siendo el cuerpo y el espirito testigos de ellos, al mismo tiempo con grandes frutos obtenido de esa experiencia vivida que fueron despejando las nieblas y abriendo camino al despertar de la vida y dejando una huella en la crónica de los recuerdos.

Recuerdan Juliac y Miriam, las imágenes de los esbirros que maltrataron su cuerpo pero que no nunca pudieron lacerar su alma y su espíritu guerrerista, con ese grito ahogado, asfixiado por los golpes que les propinaban los matones torturadores, salía un grito que solo el sudor de sus cuerpo podía escuchar las grandes palizas, hoy les dirían " Esbirros, no pudiste lacerar mi alma, mi cuerpo sufrió los embates y sin anestesia, hoy día, está sano pero con grandes huellas esbirricas (acción de los esbirros) marcadas pero las lágrimas derramadas nunca podrán regresar a los ojos , mi cuerpo está intacto pero el dolor quedo en el espíritu y el alma, solo mi mente y mi cuerpo son testigo de esos hechos, hoy siento que les ha llegado a ustedes la hora de la tribulación. Lo mejor que pudieron hacer, sin intenciones planificadas, fue acentuar la magnificencia de mi esencia de ser, de mi fidelidad y lealtad por la causa revolucionaria que he luchado toda mi vida, con humildad lo describo así".

Ese dolor se sosegó con el tiempo, cuando por fin pudieron ver una luz de esperanza, cuando surge el renacimiento de la nueva patria y el grito ahogado pudo ser escuchado en la voz de Juliac en una grandiosa reunión de amigos. "YO SOY DE LA CALLE" que le salió desde el más fondo de su alma, grito, que encendió las alarmar del sentimiento humano, que refleja el amor, la empatía, la solidaridad, la humildad, el respeto al otro, que afianza los verdaderos valores del revolucionario. Grito, que sirve de inspiración a los que escuchan su voz interna, a los poetas, a los que acompañan y arropan la verdad del verdadero chavista, para lograr así, los verdaderos principios de los valores que deben poseer todos los humanos, cualquiera que sea su color político y su causa ideologica, .

"YO SOY DE LA CALLE" grita Juliac cuando camina por cada rincón de la ciudad, saludando con amor al obrero, a la anciana, al trabador de a pie, a los discapacitados y les abraza el alma incondicionalmente.

"YO SOY DE LA CALLE" Es un sentir revolucionario cuando besa a un niño y se entrega a la más dulce sonrisa del infante.

"YO SOY DE LA CALLE" Es el estilo de vida de un caminar cotidiano que genera poesía en el paso a paso, en el andar silencioso por el camino de la vida y que les da aliento a aquellos que necesitan que le toquen el alma.

"YO SOY DE LA CALLE" Nos dice Juliac que entrega su ser a los más necesitados sin percatarse, que, en ese transitar, estaba subiendo una escalera de logros, de conocimiento, de sabiduría, de amor al prójimo sin pedir nada a cambio. Ahora, podrás darte la vuelta y contemplar cada escalón ganado de conocimiento y sabiduría y lo principal, conservar siempre la humildad en el corazón que brillara por siempre con su máximo esplendor.

Las otras gladiadoras: Miriam Rodríguez, Maigualida Barrera, María Eugenia Inojosa y yo misma también tenemos ese grito interno "YO SOY DE LA CALLE" y poseemos la dicha te tener muchas historias que contar. Hay centenares de revolucionarios, que también llevan ese grito interno, debo decir que hay muchos gladiadores en nuestras filas, también con muchos cuentos anécdotas e historias que transmitirles al pueblo.

Mi mensaje para todos

La moraleja es que, un verdadero revolucionario debe desprenderse del egoísmo irracional y dar fortaleza a la razón, en pensar solidariamente en lugar de egoístamente. Es necesario y fundamenta la Coherencia en el pensar en el hablar y opinar y en el accionar en todo lo cotidiano de nuestras vidas, todos estamos sujetos en no serlo porque nadie es perfecto, pero debemos aproximarnos a serlo en la curva revolucionaria, en tal sentido:

Pido perdón por, algunas veces, mi falta de coherencia,

  1. A los que herí, alguna vez por la irracionalidad de mis emociones
  2. A los que no preste atención a la importancia de realización de las tareas cotidiana
  3. Y a todos y todas que les hice criticas si percatarme de que le estaba hiriendo el alma si saberlo.

Pido perdón, pido perdón, porque el egoísmo y la irracionalidad esta incrustado en lo más profundo del inconsciente y en ocasiones la bestia que llevamos dentro no la podemos controlar y nos hace actuar y sentir de una manera diferente a como somos.

Los que aún mantienen el egoísmo irracional y que buscan el camino correcto, tienen que admitir que no saben dónde están y en ocasiones nos pasa a todos.

Como dice el proverbio "La Victoria demuestra lo que puede hacer una persona, la derrota lo que vale" y yo agregaría: los que han tomado el camino incorrecto y a veces pierden la compostura.

MI RESPETO a tod@s l@s Gladiadoras y Gladiadores de la Patria, que son muchos, pero, que al leer estas líneas, se sienten identificados con este sentir revolucionario.

Reciban mi más sincera admiración a estas guerreristas amazonas, sigan brillando con luz propia y no dejarse agobiar por la obscuridad de los irracionales, que también les deseamos nuestras bendiciones

FELIZ AÑO 2019

Para todos los coherentes y para los incoherentes que retomen el camino.

28/12/20018

marlamer278@ Hotmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1111 veces.



Marlene Mercado Gómez


Visite el perfil de Marlene Mercado para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: