Sobre los valles altos de Carabobo

En 1781 cuando el Obispo Mariano Martí recorrió el eje occidental del hoy Estado Carabobo, solo existían las Parroquias de San José de Canoabo y de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción de Montalbán que pertenecían a la Vicaría de Nirgua. La extensión de terreno cerca del río Bejuma era ocupada por más de 2.647 habitantes, lo que conlleva a la creación de una parroquia dependiente de Montalbán en el año de 1843 llamada Bejuma. Bejuma tierra de labranzas ocupadas por vecinos de la Villa de Montalbán desde el siglo XVIII, que al devenir de mediados del siglo XIX se convierte en pueblo y parroquia, es el espacio geográfico sobre el que se va analizar la conformación y primeros pasos como pueblo y parroquia eclesiástica en los Valles Altos de Carabobo. El pueblo de Bejuma como lo conocemos hoy, comenzó formándose por la agrupación y establecimiento de familias, provenientes de Montalbán, hacia principios de la década de 1840. La calidad de sus tierras, la abundancia de los cursos de agua y su ubicación geográfica fueron determinando el establecimiento de estos grupos familiares. Todas las comunidades venezolanas, obedeciendo a un sentido de cohesión, se fueron agrupando en las riberas de algún río, lago, quebrada o curso de agua, buscando, para su subsistencia y estabilidad los beneficios que proporciona tal elemento vital, por lo que sus primeros pobladores levantaron sus viviendas sobre la margen izquierda del rio Bejuma.

Este asentamiento de familias en las tierras donde se erigió Bejuma, se fue produciendo de manera progresiva. En los primeros años del siglo XIX, cuando la ilustre Villa de Montalbán brillaba en el Occidente de la Provincia de Carabobo, cuando aún se asentaban las antiguas familias de los Rodríguez y Ortega, Soto y Monje, Román de Vera, Coronel, García de Silva, Pinto, Rivero, Núñez y otras, de tradición en las labores agropecuarias, casi todas fueron estableciendo sus residencias en el fundo llamado Bejuma para hallarse así más cerca de sus tierra de labranza y pastoreo. Dicho fundo, que disfrutaban en comunidad varias familias anteriormente nombradas, y cuya propiedad más extensa correspondía a la pareja formada por Miguel Coronel y Candelaria Soto, es el mismo donde actualmente se encuentra la población de Bejuma. Lo que hoy es la ciudad, fue la común heredad de quienes tenían allí sus tierras, sus servidumbres y sus ganados. El caserío fue creciendo, y entre 1843 y 1845 fue adquiriendo la categoría de Parroquia Civil dentro del Cantón de Montalbán. Para comienzos de 1843, una representación de los habitantes del caserío Bejuma se dirigió a la Diputación Provincial de Carabobo y al Concejo Municipal de Montalbán para pedir la constitución de la Parroquia Civil Bejuma. El 14 de noviembre de 1843 se completó el proceso de elevación de Bejuma a Parroquia Civil, la primera Autoridad Civil, al crearse la parroquia, fue el señor José Coronel. El 18 de septiembre de 1845, un grupo de terratenientes oriundos de Montalbán firman un Acta de donación de los terrenos sobre los cuales se asentó el caserío, siendo estos reconocidos y honrados como fundadores de Bejuma. En dicho documento se asienta la donación y todos los derechos de propiedad en el sitio llamado Bejuma, eso, para que se erija allí el pueblo, cosa que ya se venía produciendo como poblado desde hacía tiempo, constituyéndose de esta manera la entidad política autónoma dentro de la demarcación cantonal. Este documento está inscrito por ante el Registro Subalterno de Montalbán con fecha 18 de septiembre de 1845.

En la medida que Bejuma iba creciendo como poblado, sus habitantes consideraron necesaria la creación de su propia Parroquia Eclesiástica, por lo que el 29 de septiembre de 1848 elevaron una solicitud a la Diputación Provincial de Carabobo; petición que fue aprobada por esta Diputación el 10 de octubre de 1848. Para comienzos de 1849, representantes del pueblo formalizaron su petición ante las autoridades eclesiásticas pertinentes y posteriormente el Concejo Municipal de Montalbán acordó la moción para que dotara la capilla como correspondiente a la Parroquia Eclesiástica. La Parroquia Eclesiástica se erige el 10 de julio de 1849 mediante decreto que creó la Parroquia de San Rafael de Bejuma por Decreto del Gobernador del Arzobispado, sede vacante por la muerte del Arzobispo Ignacio Fernández Peña, y de allí salió la escogencia de la primera autoridad civil, Don José Coronel, siendo el primer cura párroco Martín Windevoxhel. La erección de Bejuma como Parroquia Eclesiástica del Cantón Montalbán, fue refrendada por el Ejecutivo Nacional, bajo la Presidencia del General José Tadeo Monagas, mediante resuelto emanado de la Secretaria del Interior y Justicia el 1º de Octubre de 1849, siendo su titular el Dr. Manuel Machín, según el mismo, el Poder Ejecutivo en uso de la atribución 14 que le concede el artículo 6 de la Ley de Patronato, aprueba la erección de la Parroquia Eclesiástica de Bejuma, previamente acordada por el señor Gobernador de la Provincia de Carabobo, Dr. Joaquín Herrera, en decreto de fecha 24 de agosto de 1849. Este resuelto fue publicado en la Gaceta Oficial de Venezuela No. 967 de fecha 07 de octubre de 1849.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 348 veces.



José M. Ameliach N.


Visite el perfil de José M. Ameliach N. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José M. Ameliach N.

José M. Ameliach N.

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a273165.htmlCd0NV CAC = Y co = US