Una idea en el fondo de una cueva y el Plan de la Patria de Chávez

Volver al Plan de la Patria es hacer memoria sobre la vida de Chávez, revivir los nodos que marcan la evolución de su pensamiento hacia el socialismo, la idea rectora de su vida.

Una idea: el socialismo y la moral comunista, dos caras de una sola idea. Que coloquemos una cosa al lado de la otra es por razón al análisis. Pero la idea del socialismo y del hombre en él, nace de un solo movimiento, si no, no sería factible. A la idea del socialismo se la alimenta con las prácticas sociales y políticas. Pero puede no ser así, como ahora, que sin muchos que la asumen moralmente, se ha convertido, en nuestro caso, en un concepto vacío y un comodín para calificar todo lo que queremos que parezca o huela a altruista, o a bueno, una ayuda social, una caridad, la asistencia social de los clap y los bonos; pero también la demagogia, el populismo, o solo el más puro acto egoísta y mezquino…, son ahora calificados de socialista o de socialismo. El Plan de la Patria, un plan de acción política, un programa para gobernar al país por seis años, está iluminado por la idea del socialismo, a pesar de no llamarse "plan socialista de la patria", a pesar de los escepticos.

Si queremos entender cuál es la luz que ilumina al Plan de la Patria de Chávez debemos entender bien el sentido expuesto en la "presentación" que precede al plan; en ella se define: dice en la segunda parte que "Éste es un programa de transición al socialismo"…, y más adelante,..."No nos llamemos a engaño: la formación socioeconómica que todavía prevalece en Venezuela es de carácter capitalista y rentista. Ciertamente, el socialismo apenas ha comenzado a implantar su propio dinamismo interno entre nosotros. Este es un programa precisamente para afianzarlo y profundizarlo; direccionado hacia una radical supresión de la lógica del capital que debe irse cumpliendo paso a paso, pero sin aminorar el ritmo de avance hacia el socialismo."…

Más adelante el programa desarrolla sus objetivos, objetivos calculados para alcanzar un "punto de no retorno". No son objetivos socialistas en sí mismos: por ejemplo, los "fondos para el financiamiento" de los distintos proyectos, de infraestructuras, de viviendas, de desarrollo energético (para financiar la industria petrolera y minera), de "integración industrial, buques comerciales, fertilizantes, productos químicos…, tienen como meta la independencia de los organismos financieros internacionales (FMI, BM, BID) y fortalecer y desarrollar nuestra industria nacional, petrolera, de construcción, petroquímica y hasta automotriz (no lo dice, pero uno supone que se refiera a una industria propia, nacional, no a las ensambladoras parásitas), pero en sí mismo, esa independencia financiera no significa socialismo, aunque sea una condición necesaria (es necesaria pero no suficiente).

Es un plan de acción política "direccionado a hacia una radical supresión de la lógica del capital". La palabra clave es la expresión "plan direccionado", es decir, que es un plan y este plan tiene un objetivo general, obedece a una estrategia política fundamental, eso que llaman en el lenguaje de las corporaciones, "una Visión" (no es lo mismo, pero sirve para entendernos). Y la otra idea que nos colocan en la comprensión de este programa es la de "alcanzar el punto de no retorno", ¿no retorno a dónde? hacia el capitalismo, al egoísmo mezquino, hacia la lógica del capital, cuando ya hemos avanzado en la formación de la "conciencia del deber social" y la lógica de la justicia, de una verdadera democracia participativa y protagónica, del amor y la solidaridad humanas, del socialismo.

Se trata de un plan de acción que está direccionado, no es un proyecto de desarrollo capitalista, en manos de los capitalistas, dejado a la buena del capitalista; todo lo allí escrito, allí adentro, está condicionado a la estrategia fundamental del socialismo. ¡Quién no lo entienda así está equivocado! (a pesar de quienes quisieran oír "pareciera que quién no lo entendiera así podría estar equivocado", pero, no; aquí hay que ser full asertivo, sin complejos peridísticos)

Si una idea es poderosa lo es en razón a una persona que la hace así, fuerte, a un acto de fe y de voluntad. Cuando decimos que ese plan no es interpretable, no es relativo es en razón a Chávez, a la vida de Chávez, a Chávez en el tiempo, a cómo una idea fue madurando, evolucionando en él, pero hacia el socialismo, iluminada por el socialismo. No en vano Chávez calificó luego al pensamiento de Bolívar de un socialismo en ciernes, previo a Marx, forjándose en las prácticas sociales, políticas, económicas y hasta militares. Son los hombres y las mujeres quienes hacen grandes y posible las ideas, y viceversa, de eso habla la tradición y la herencia.

El Plan de la Patria de Chávez es un reto de percepción, y de lectura humana, leer el corazón del hombre a través de sus actos, de sus hechos. ¿Contra qué plantilla marxista juzgan algunos escépticos el contenido de reformista o capitalista del Plan de la Patria? Yo me inclino por el hombre que lo soporta detrás de él, por su integridad, por su voluntad, por su inteligencia. Ahí están los hechos, y al lado de los hechos los chismes, más pródigos en posibilidades, versiones, uno para cada quién, a la medida de cada quién.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 316 veces.



Marcos Luna


Visite el perfil de Marcos Luna para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Marcos Luna

Marcos Luna

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a271899.htmlCd0NV CAC = Y co = US