Aventis

Apuntalar la economía venezolana y española, un apunte para Pablo Iglesias

Hay que reconstruir los viejos graneros y terminar los galpones dejados a medio construir por el comandante Hugo Chávez Frías y, que la ineficiente administración del presidente Nicolás Maduro Moros no ha logrado finalizar en este período presidencial. Estudios reflejados en las estadísticas mundiales por oficinas contables y administrativas como la J.P. Morgan apuntan hacia 2020, como una fecha tope, donde se desatará una nueva tormenta económica porque hay una descontextualización de ausencia de estímulos y mayores tipos de interés para lograr en un sentido óptimo, todo crecimiento armónico y de interés para la región venezolana.

No sabemos si el presidente del Gobierno actual, acabará teniendo el sueño del faraón con las vacas gordas, las flacas y la falta de trigo. En 2012 nos escapamos por la mínima de un rescate de la Unión Europea, que habría supuesto -lo hemos visto con Grecia- ajustes sociales fortísimos, acordémonos que somos un país importador por excelencia, el Mediterráneo es el paso de muchos barcos que nos traen alimentos y deben cancelar aranceles indirectos a los Estados Unidos de Norteamérica.

Conviene recordar, sin embargo, que en este capítulo de la economía se sabe desde antiguo que, como dice el refrán, más vale prevenir que curar.

La desaceleración de la economía que van apuntando múltiples indicadores macroeconómicos desde hace meses ya ha llegado a la actividad del día a día empresarial, según los datos del tercer trimestre del Ecobarómetro, elaborado por el Economista e Informa D&B.

Lo constata el hecho de que la capacidad de pago de las compañías españolas y venezolanas, han entrado en media negativa, desde que se comenzó a elaborar el indicador, a inicios de 2016, lo que quiere decir que las empresas están empezando a retrasar sus pagos a proveedores y multiplican el riesgo de incurrir en impagos, señala el director de desarrollo corporativo y relaciones internacionales de Informa D&B, José Antonio Teijelo.

Los sectores más afectados son los más fuertes, como la industria, las comunicaciones y el comercio, y también se dan deterioros relevantes en la hostelería y la intermediación financiera. De hecho, todos los territorios y prácticamente todos los sectores registran tasas negativas en capacidad de pago desde el trimestre anterior a 2016- 2018, algo nunca visto hasta ahora en la serie histórica.

Solo registran números negros en este indicador los sectores de la energía y las industrias extractivas, atribuibles al aumento de precios de las materias primas, que por contra perjudican al resto de sectores por el incremento de costes. La construcción se mantiene plana en capacidad de pago, después de haber ido encadenando mejoras desde el inicio del Ecobarómetro. Pero, los hogares venezolanos, carecen de suficiente capital para remodelar sus viviendas.

Bueno, en cuanto a la energía, ya en la parroquia Rafael Urdaneta del Municipio Valencia del Estado Carabobo, ya ha sucedido dos apagones con dos horas de cortes, hay un desinterés total por los bienes del Estado y las autoridades de nuestras FANB y cuerpos policiales no son vigilantes de lo que pregona nuestro presidente, Nicolás Maduro Moros. Al frente de la calle del hambre en La Isabelica, hay un joven que vende productos de la Caja CLAP y la leche tiene un valor nominal de 500 soberanos, un extremado abuso de corrupción, a sabiendas que es un producto abrigado por el Estado.

Y el presidente, hablando en un acto protocolar de graduandos de las distintas Misiones del Estado en esta semana de educación liberadora y de libertades y para que estamos graduando bachilleres y formando patria. ¿Para ser saqueadores del pueblo?

Por otro lado, hay un deterioro de capacidad de pago empresarial y manufacturero por la caída del consumo y desaceleración de las importaciones que, ha provocad un desajuste entre las previsiones de ingresos como egresos de las compañías que todavía perviven en mi país, Venezuela

El sector que ha salido peor parado ha sido el comercio, seguido de los servicios de intermediación financiera. En este segundo caso de los servicios complementarios a la banca, lo atribuyo al verano complicado que ha vivido la banca española y venezolana -con el BBVA pendiente de Turquía y el Santander de Brasil, por ejemplo-, lo que ha añadido presión a un sector ya muy tensionado por la competencia creciente de las Fintech, los estrechos márgenes y el endurecimiento de la regulación.

En general, el año finaliza con optimismo, tras el bache de finales de 2017 en el que influyó la crisis política catalana y las guarimbas venezolanas, pero el segundo trimestre de este 2018 ya mostró un frenazo, con un avance del termómetro del Ecobarómetro que fue el más discreto de la serie (0,16-018 puntos) tras el mínimo registrado a cierre de 2017 (0,9- 0,10- puntos).

Hay que tomar el pulso económico de una manera trimestral y hay que mover de una manera real, los motores de la economía nacional, pero, hasta ahora el resultado ha sido desalentador.

Por primera vez desde la creación del Ecobarómetro, la media Inter trimestral ha retrocedido, concretamente 0,31 puntos, poniendo fin a una senda creciente con mayor o menor dinamismo que duraba dos años y medio. Y el motivo principal ha sido el mencionado deterioro de la capacidad de pago empresarial y cierre de industrias y medios impresos, hay una férrea campaña contra los medios impresos y nuestra juventud que se gradúa debe salir ya empleada, tal como lo pronóstico el comandante, Hugo Chávez Frías.

España es nuestra sombra, más allá de La Habana, porque nuestros asesores económicos son de esa región y, prácticamente no son residentes en nuestra patria. Ya vemos los resultados al momento de evaluar resultados, los filósofos tenemos mucho trabajo en este sentido del diagnostico financiero, nos damos cuenta de las desfases e incumplimiento de los ciclos de producción. La vagancia en los niveles de producción es grande.

Hay que tener en cuenta que el principal cliente comercial de España es la Unión Europea, cuyas grandes economías están también perdiendo fuelle, lo que perjudica a las exportaciones, y que la recuperación del turismo en otros destinos mediterráneos ha hecho que los récords registrados en España en los últimos años hayan pasado a la historia. Todo ello se suma a la pérdida de poder adquisitivo de los ciudadanos españoles y la consiguiente caída del consumo interno.

Además, para las perspectivas de futuro, el contexto político no contribuye a las siempre deseadas por los empresarios estabilidad y previsibilidad. El Gobierno central todavía no tiene asegurada la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2019, y en caso de hacerlo, algunas de sus novedades no son del agrado del sector empresarial. Asimismo, el calendario de las administraciones públicas viene marcado por las elecciones autonómicas, municipales y europeas de este año -en el caso de los comicios andaluces- y de la primavera de 2019.

El turismo, en Venezuela es muy limitante por las inadecuaciones y los parámetros no pueden elevarse.

De momento, la generación de empleo resiste y sigue creciendo entre julio y septiembre impulsada por la temporada turística estival, aunque a un ritmo menor que en trimestres anteriores. lo consideramos lógico, ya que conforme crece la población empleada, queda menos gente por incorporarse, pero advierto que, si persisten los problemas de pago a proveedores, será el siguiente indicador en caer, por lo que es un dato importante a seguir en los próximos trimestres.

La creación de empresas se mantiene plana y "sin grandes subidas ni bajadas" entre sectores, según el experto de Informa D&B, que también hace referencia a que las inversiones también están prácticamente en punto muerto, con un crecimiento del 1 al 2%lo que refleja que el sector económico va ejecutando planes, pero a la vez está a la expectativa.

Algunos de mis compañeros son impulsores en España de "las ciudades inteligentes" (Smart Cities). La ciudad es la estructura política más cercana y que más influye en la calidad de vida. La ciudad es la cuna de la burguesía, que viene de "burgo": habitante del burgo. La burguesía es el fermento de la masa de la ciudad, la hace crecer en horizontal, atrayendo gente a sus empresas o proyectos y de manera vertical, construyéndola física y culturalmente.

Mi familia está compuesta de migrantes españoles y alemanes en Venezuela que vinieron a Puerto Cabello y, se asentaron en una zona agrícola llamada San Esteban.

La ciudad tiene en su burguesía su espíritu, a pesar de lo que vendan populistas y anarquistas que ahora rigen algunas de ellas. Sin burguesía la ciudad se degrada y acaba siendo incómoda incluso para los sectores más desfavorecidos.

Pero hay dos clases de burguesía: a) la centrada en sí misma, egoísta, que se mira en su ombligo y desprecia a todo lo demás, incluidos el resto de sus conciudadanos; b) la abierta, que se abre al exterior, que disfruta con la integración de personas y culturas que vienen de fuera, la que es capaz de hibridarlas y gozar de la diversidad y anima a la movilidad social integrando a todos. De manera que tenemos tres posibles futuros para cada ciudad: el populismo que la degrada la burguesía aldeana que la cierra y la burguesía cosmopolita que la abre.

Por eso, Iñigo Errejón, debe tener mucho cuidado en Madrid, España.

Hay que tener cuidado con el nacionalismo excluyente.

el nacionalismo busca regir las ciudades, con una política de campo de cultivo del populismo y que ahora pretende utilizar Barcelona para apoyar el independentismo, convirtiendo la Ciudad Condal en su epígono. Aquí, no hay ideología socialista alguna y Pablo Iglesias, llama a profundizar y mejorar los listados por eso de la deslealtad. En la trayectoria de su persona se vislumbra el cosmopolitismo. Cualquier ciudadano europeo puede ser munícipe de cualquier ciudad de la Unión Europea. El valor simbólico de esta aventura municipal es extraordinario.

Barcelona fue la capital española del cosmopolitismo, antes que Madrid. Sus instituciones eran tan potentes que no necesitaban verse el ombligo porque miraban hacia arriba. El Liceo era la capital de la ópera española. En el 92 el mundo descubrió una joya en el Mediterráneo. Antonio Gaudí construyó allí para una burguesía (por cierto, enriquecida en su comercio con el resto de España), que la convirtió en un monumento al arte. Valls dice querer recuperar ese espíritu ¿lo conseguirá? Los barceloneses tienen la palabra.

¡Ah! Y hay que vigilar y reducir gastos públicos, que es donde están los problemas de ineficiencia y corrupción.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 231 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a271885.htmlCd0NV CAC = Y co = US