¿Por qué Luis Britto no se atreve? ¿Qué cuidamos? ¿Y Vladimir Acosta?

Pude mencionar en el título a unos cuantos, pero son tantos que no caben. Opté por Luis Britto García, quien es como una muestra bastante representativa. Como un ícono. Aunque siendo justo debo decir que él, de vez en cuando, se muestra muy expresivo cuando opta por ser crítico frente a cierto bando del sector oficial. Por ejemplo, cuando abordó lo relativo a la "Ley de Inversiones extranjeras", aquella hace posible que asuntos de nuestro casi exclusivo interés se diluciden en tribunales extranjeros y ahora mientras aparentemente se discute o conforma un proyecto de Constitución en la más absoluta privacidad, como si eso fuese solo del interés de un pequeño círculo de la ANC, se ha mostrado crítico y hasta contrario frente a quienes así han procedido y proceden. Pero ha sido como extremadamente cuidadoso de no relacionar esas conductas con el gobierno central. La impresión que uno se forja de las opiniones de Britto sobre esos particulares, es que pareciera no dejar sentada la idea que, según él, en Miraflores y los altos mandos del PSUV no tuviesen injerencia en ellos. Que esos atrevidos constituyentes actúan por sí solos. De eso se ocupan unos descarriados. Pero siendo así, no debería preocuparse, pues se trata de personas sin poder ni los votos necesarios para imponer su criterio. Si como él mismo dice, los personajes muy vinculados al poder central desconocen esos manejos en secreto, no tendrían quienes sí como imponerse. Esos poco importan. Pero eso queda desmentido o entre dicho cuando vemos que aquel proyecto se hizo "Ley de Inversiones"; es decir en la ANC y Miraflores le dieron el visto bueno.

Por supuesto, como dije al principio, esa curiosa manera de ubicarse no es inherente sólo a Britto, es un modo de percibir la realidad y ubicarse relativamente extendido entre intelectuales. Distinta a la de otros que en el primer lance se juegan a Rosalinda. Es un poco o bastante quizás, parecida a la muy acendrada idea, según la cual, la posición o visión antiimperialista de alguien, digamos del gobierno de Venezuela, debería obligarlo a uno a solidarizarse con quien se manifieste como tal, sin importar lo que haga, hasta ser en la práctica lo contrario de lo que pregona. Como que la intención y el discurso son suficientes. Uno que no es tan inteligente como esos intelectuales, quizás por esto somos como somos, no obstante observa como esa conducta tiene sus resultados y estos están a la vista. Como decía Chávez "Quién tenga ojos que mire".

No es igual el trato que en las distintas instancias y hasta espacios oficiales u oficiosos se da a los intelectuales que no vinculan al poder central con el correspondiente a los poco cuidadosos de las formas. Miremos alrededor como hay tantos árboles caídos y estantes vacíos.

Hay quienes atribuyen todas las dificultades a la "Guerra Económica", lo que significa asumir el discurso oficial. Bienaventurados al reino del señor o los señores. Es posible que tengan la razón, pues son en exceso agudos y miran hasta por la más mínima rendija y no se quedan en el mundo de las apariencias. A estos les están abiertas, escarranchadas, las puertas del cielo. Otros, más comedidos, no necesariamente por ser más inteligentes, acuciosos y despiertos, saben que hay culpas y culpables también en el bando oficial, pero no es bueno eso señalar y menos mencionar a nadie en particular. En este caso se lanza la crítica hacia donde menos resistencia o capacidad de respuesta hay y si se hace hacia terrenos de nadie mejor aún. Eso no genera roces, para no decir choques y confrontaciones, no deseados. Con dejar constancia del mal proceder es suficiente y a "quien le cae la chupa que le caiga", como decíamos en mi pueblo.

Lo anterior viene a cuento por tantas cosas anteriores, pero particularmente por lo que dijo Britto en "José Vicente hoy", como que "Venezuela ha sido objeto de un cerco financiero por parte de Estados Unidos y de una oleada de terrorismo económico por la devaluación del bolívar. Los venezolanos podemos tomar acciones para frenar la especulación, los oligopolios que desaparecen los productos, el contrabando de extracción; debemos centrarnos en ese nivel interno".*

Todo eso parece muy bien, inobjetable. Pero como todo tiene su defecto. Se parece demasiado al discurso oficial. La causa de todos nuestros males está en eso que dice Britto, no hay nada que objetarle al gobierno. Es más, no reclama a este ninguna acción, no le endilga ninguna responsabilidad, sino se limita a decir que "los venezolanos podemos tomar acciones". De este lado no hay culpas ni culpables.

Eso se parece mucho a lo que responde Aristóbulo Istúriz a los docentes cuando le reclaman el cumplimiento con lo establecido en la contratación colectiva, que todas sus dificultades están sujetas a la "Guerra Económica", incumplimiento de quienes con el gobierno firmaron aquello de los "Precios Acordados" y en consecuencia los maestros venezolanos deben dedicarse, no a enseñar a sus muchachos, sino estar en la calle combatiendo a los especuladores. Si no lo hacen entonces es culpa de ustedes que el salario no les alcance y vayan al cielo a quejarse, no ante mí, piensa el Ministro de Educación. Es decir que las escuelas y maestros asuman el rol del SUNDEE.

Cuando Britto dice ""No podemos remediar ese cerco financiero de Estados Unidos, pero tenemos poderosos aliados, como Rusia y China, que son determinantes en el Consejo de Seguridad", entiendo que el "no podemos"**, esta vez no está dirigido a la gente de la calle sino al gobierno, pero elude decirlo y reclamarlo. Es como demasiado cuidadoso y uno en verdad, no sabe exactamente si cuida sus relaciones con quienes tienen el mando o teme la reacción de esa multitud a quien parece dirigirse. Por supuesto, uno sabe que Britto es escritor, artista de la palabra y por ello es artista en lo de decir las cosas como quien no las dice. También reconoce que su responsabilidad es enorme y eso le obliga a cuidar las formas.

Pero Britto, pese todo, va más allá, señala cosas que son evidentes y que todo el mundo dice, como que "Venezuela no está en bancarrota. El país tiene reservas internacionales, pero, además de eso, nuestros precios petroleros repuntaron cerca de los 70 dólares con los que se puede obtener cerca de 40 mil millones de dólares para atender las necesidades fundamentales y seguir impulsando la productividad. Es absolutamente falso que Venezuela está bancarrota"***. Si somos cuidadosos, podemos detectar sin duda que está haciendo un reclamo no a "los venezolanos" que padecen un cúmulo de calamidades por la "Guerra Económica", la ineficiencia y corrupción, de adentro y fuera, sino a quienes gobiernan solo que no hace señalamientos específicos. Sus razones tendrá. Britto es demasiado inteligente, de un mirar amplio y profundo.

Lo malo de este proceder, como excesivamente cuidadoso, es que quienes tienen mucha responsabilidad en eso no se sienten aludidos, menos por voces tan altas como la de Britto y otros tantos; y lo que es peor, puede inducir a la multitud también a mostrarse demasiado complaciente y conforme. ¡Esto es como muy grave!

Y es más grave cuando recuerda voces altas y miradas altivas y escrutadoras como la de mi amigo Vladimir Acosta que, sabiendo bien lo que sucede, ha optado no hacer lo de Britto y otras tantos, sino de hacer silencio. Claro, el silencio suele ser un discurso estentóreo en veces, pero sólo llega a pocos oídos y no a "los venezolanos".

*-**-***https://www.aporrea.org/ddhh/n334142.html

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3198 veces.



Eligio Damas

Militante de la izquierda de toda la vida. Nunca ha sido candidato a nada y menos ser llevado a tribunal alguno. Libre para opinar, sin tapaojos ni ataduras. Maestro de escuela de los de abajo.

 damas.eligio@gmail.com

Visite el perfil de Eligio Damas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eligio Damas

Eligio Damas

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a271819.htmlCd0NV CAC = Y co = US