Raúl Leoni y su criminal gobierno

La historia que no debemos olvidar (XIX parte)

Raúl Leoni y su criminal gobierno

El domingo 1° de diciembre de 1963 El Dr. Raúl Leoni resultó electo por 957.574 votos. Una de las promesas más importantes durante su campaña, fue la de "constituir un gobierno flexible y de amplia base doctrinaria, sin partidismos ni sectarismos políticos. Pero que a su vez, no vacilaría ante los ataques terroristas de las guerrillas comunistas financiadas por Fidel Castro". Esa amplia base doctrinaria sin duda alguna fue cumplida sin vacilación por los cuerpos represivos en los teatros de operaciones (TO) en contra de quienes adversaban su doctrina fascista-terrorista, donde se practica el sectarismo político con odio y violencia.

En su discurso inaugural ratificó tal ofrecimiento que había sido lema central de su campaña: "un gobierno de entendimiento nacional, de amplitud democrática y de equilibrio político". Y ciertamente así fue: entendimiento y amplitud democrática que supo muy bien, equilibrar políticamente, en contra del pueblo, con la tortura, la muerte y macabra práctica criminal de los desaparecidos, que por primera vez se producía en América Latina.

En este segundo periodo de gobierno puntofijista se inició la represión más alevosa y violenta de la Democracia de los ricos, que han sufrido los venezolanos en toda su historia. Con un triunfo pírrico, de solo el 32% de los votos, Raúl Leoni es el segunda pieza de Acción Democrática que accede al tablero presidencial de Venezuela. El partido Acción Democrática no logra la mayoría parlamentaria, por lo que tuvo que pactar con Unión Republicana Democrática, URD y el Frente Nacional Democrático, FND, con los cuales se formó el Gobierno de Ancha Base.

Leoni aplicó con fiel cumplimiento y de manera íntegra la cartilla dictada desde los Estados Unidas que contenía el Plan para mantener y sostener el control de su "patio trasero" que desde la Escuela de las Américas, se diseñaba con la formación y adiestramiento de oficiales de las Fuerzas Armadas Nacionales de los diferentes países, centro y sur americanos, que se especializaban en la aplicación del Plan de exterminio de ideas revolucionarias delineado por el gobierno de Estados Unidos de Norteamérica, para contrarrestar las protestas por la justicia y la libertad de los diferentes países de nuestro Continente, lo que se llamó el Plan Cóndor, que dejó una estela de crímenes de estado a lo largo y ancho del Continente Latinoamericano, minado por insolentes dictadores bajo el estricto apoyo y la espléndida contemplación del imperio norteamericano. En Venezuela este plan consistía en detener, torturar y desaparecer a quienes se opusieran a la política entreguista del gobierno de Leoni, que luego se extiende a los subsiguientes gobiernos de la Cuarta República Hasta 1998.

Leoni le dio plenos poderes a las Fuerzas Armadas para que actuaran a sus anchas, por lo que, actuaban de forma terrorífica. Ha sido históricamente el gobierno de mayor ferocidad y desvergüenza en la política venezolana, sin menoscabar la conducta criminal de los demás gobiernos de los últimos cuarenta años de la democracia que representaba los intereses de los poderes oligárquicos y foráneos, donde se manifestó el estractivismo sin escrúpulos de las riquezas nacionales.

J, Enrique Montero en tribuna popular octubre 2010 dice:

"La estabilidad de la dictadura de la "Ancha Base" (AD, URD, FND) descansaba en semejantes actos de barbarie criminal que, a modo de plataforma, servían de sostén a una especie de espiral sangrienta del crimen cimentada por la dominación imperialista y amparada por una ley en alto grado prostituida".

Según José Sant Roz al referiré a Raúl Leoni dice:

"En realidad no existía gobierno alguno durante su mandato, y todo funcionaba por la inercia impuesta por el alto mando del ejército. (…) Entre 1964 al 1969, el mandato del Presidente Raúl Leoni, fueron asesinados unos tres centenares de militantes del PCV, del MIR y simpatizantes de Izquierda. Hubo además ciento cincuenta desaparecidos y torturados en la DIGEPOL y el SIFA, y en sus teatros de operaciones de Cachipo, Yumare, Cocollar, Copahuaico, La Pica, entre otros". https://www.aporrea.org/actualidad/a122154.html

En el seno del gobierno había brotado una pandilla de rabiosos anticomunistas que actuaban autónomamente, contando con los cuerpos represivos (Digepol, DIM, y el SIFA), que ajustaron formas de violencia y represión, para aplicarlos como castigo, contra dirigentes de izquierda, Trabajadores, Estudiantes, campesinos, Luchadores sociales y todos los que no comulgaran con la doctrina hegemónica del capitalismo salvaje, asesorados por expertos cubanos batisteros, del FBI y la CIA, y que generaron un alto número de torturados, asesinados y desaparecidos en los diferentes puntos donde la insurrección popular, se manifestaba en lucha por la justicia y la libertad, coartada por el terrorismo de estado.

Leoni al final de su mandato en una entrevista, con su impúdico cinismo y sangre fría dijo:

"No niego inclusive que, en la aplicación de medidas de defensa colectiva, alguna autoridad, y en muy contada ocasión, haya incurrido en exceso de celo durante la realización de tareas que le habían sido encomendadas. Capturar a un individuo armado y con antecedentes de peligroso homicida no es lo mismo que detener a un ciudadano cualquiera. Pero ese exceso, estoy seguro de ello, nunca puede haber llegado al atentado contra la integridad física de los detenidos en forma de torturas, ni mucho menos al fusilamiento. Me resisto a creer que semejantes actos puedan haber ocurrido durante mi gobierno y, en el caso de que hubieran ocurrido, nada podrá impedir la acción reparadora de los tribunales de justicia". https://es.wikipedia.org/wiki/Elecciones_presidenciales_de_Venezuela_de_1963

Ese grado de cinismo bien calculado de Raúl Leoni lo convierte en el más gris gobernante que haya pasado por Miraflores como presidente que gobernó exclusivamente para la oligarquía y siendo un objeto-instrumento al servicio de los más rancios designios del Imperio Yanki.

A continuación transcribo resumen textual de un escrito elaborado por J. Enrique Montero en Tribuna Popular, octubre 2010, sobre el asesinato de Alberto Lobera, que viene siendo uno de los más emblemáticos crímenes cometidos por el gobierno de Raúl Leoni:

(…) Este execrable crimen le fue servido en bandeja de plata al imperialismo norteamericano por sus serviles verdugos, quienes para aquel momento eran: Raúl Leoni, desgraciadamente Presidente de Venezuela; Gonzalo Barrios, Ministro de Relaciones Interiores; Luis Vera Gómez, ideólogo de la represión y la tortura, Director General del Ministerio; y el inefable y tristemente célebre criminal José Jesús Patiño González, Director de la Gestapo venezolana, entiéndase Dirección General de Policía (DIGEPOL).

En la delación que orientó a la DIGEPOL a detener a Lovera, intervinieron tres tránsfugas, a saber: Helímenes Chirinos, quien lo delata diciéndole a Carlos Vegas, Jefe de Capturas, que como responsable militar y de finanzas Lovera tenía en su poder 500 mil bolívares, que los criminales querían a toda costa; el desertor Raúl Peña Palencia, convertido en esbirro y quien participó también en las torturas; y Aníbal González, traidor y delator de la "concha" de Lovera, a quien la DIGEPOL le regaló una suma de dinero para una casa en Propatria.

Detenido sin resistencia armada, torturado hasta el martirio, tuvo el coraje de no hablar, y frente a tanto valor aquellas bestias convertidas en jauría infernal daban rienda suelta al más exacerbado sadismo, infringiéndole las más crueles torturas, que institucionalizadas constituían la estructura de un sistema de gobierno represivo y entreguista al servicio de la clase dominante burguesa apátrida, de la fuerza imperialista.

La DIGEPOL buscaba a Lovera vivo o muerto. Dos días después de su detención, el 20 de octubre, su esposa denunció ante el Fiscal General su desaparición y el 29 de noviembre el Dr. José Vicente Rangel, denuncia en la Cámara de Diputados la desaparición y presunta muerte de Lovera.

Cuatro meses más tarde, luego de muchas interpelaciones, el 22 de marzo de 1966, se logra constituir el Tribunal en el cementerio y se procede a la exhumación del cadáver y al reconocimiento del mismo por parte de su viuda, María del Mar Álvarez de Lovera.

Patiño González nunca reconoció que Lovera fue detenido por ellos y en declaraciones que dio a la prensa, con extremo cinismo afirmó: "si Alberto Lovera está muerto, nada de extraño tiene que lo hayan matado quienes aplican el extremismo comunista sustentado por él. Su muerte se explicaría entonces como producto de lo que fue su vida: la acción comunista-terrorista, a la que se integró a espaldas de la ley, del orden y del respeto a la condición humana de los demás, y la denuncia de su desaparición era un recurso para procurarle libertad de movimiento en la continuidad de sus actividades clandestinas y bien conocidas".

Este criminal, Patiño González, quien nunca tuvo respeto por los derechos humanos, nunca fue investigado. De la memoria histórica de las y los venezolanos, no pueden ni deben borrarse los crímenes del bipartidismo adecopeyano. NO VOLVERÁN.

HASTA LA PROXIMA ENTREGA.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1593 veces.



Reinaldo Chirinos

Licenciado en Educación Mención Desarrollo Cultural. Facilitador del INCES.

 reinaldoc06@gmail.com

Visite el perfil de Reinaldo Chirinos para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: