Porqué insistimos en el fatalismo

20 años en la revolución, en el chavismo, en el socialismo, aunque antes de Chávez ya tenía conciencia revolucionaria. Eso no vio aspirando a cargos públicos, de hecho una sola vez recibí un pago gubernamental, la Alcaldía de Caracas, cuando Aristóbulo Isturiz fue alcalde, después de eso no me dio más ganas de trabajar entretelones, se ven muchas cosas y no estaba muy preparado para los chismes, las traiciones, las dobles caras, las ineficiencias y esas cosas de las que aquí, quienes han saboreado el poder, así sea en las orillas, conocen muy bien y que hoy se rasgan las vestiduras contra Nicolás Maduro. 20 años también escuchando las quejas de la oposición, hoy enfermizas porque como no ven los Marines entrando ni las bombas cayendo, la frustración los invade, huérfanos de la política.

Escuchar a la oposición es como si todos sin excepción hubieran realizado un curso intensivo para memorizar un libreto. Es que a la verdad tienen una estructura mental tan similar que antes de que hablen, perdón cuestionen todo del gobierno y la revolución ya uno sabe por intuición o costumbre lo que van a decir. Eso me está pasando desde hace tiempo. Suelo a veces debatir con una persona; pero pierdo la paciencia porque por lo más que uno presente algo bueno y tangible de la revolución, le dan la vuelta y le buscan lo negativo. Por ejemplo comentaba que Bolivia, gracias a Evo subió el PIB y económicamente le va bien al país; pero la respuesta de la persona opositora que evo era un jala mecate de Maduro.

Tú te pones a escucharlos por una hora y les juro que no hay nada positivo en la revolución, todos, desde Maduro hasta el conserje de Miraflores son corruptos, que Chávez ya se murió, que para qué sirven entregarle vivienda a la gente si van a pasar hambre. Escúchelos por dos horas y hay dos cosas bien importante que si eres de una percepción política clara veras; una es que para nada te hablan de la oposición; no hay críticas, cuestionamientos ni mucho menos referencias. Lo otro es que ignoran todo logro del gobierno sea desde dos millones de medios de viviendas entregadas hasta los cientos de miles de Kit escolar recientemente entregado. No se detienen por lo menos a reconocer la educación gratuita, los estándares deportivos que ha sido un semillero de medallas y reconocimiento mundial de la Juventud de oro, una total ignorancias en logros de la cultura.

Para este tipo de persona noto una entrega mental al fatalismo, guardan la esperanza que con la caída de Maduro, antes Chávez, el país volverá a la normalidad y todos sus problemas se arreglaran, no importa cuánto tiempo lleve. Echarle la culpa a la revolución de todos los problemas económicos y sociales desde que Chávez llegó al Poder y que ahora se profundiza con Nicolás Maduro. Aceptan a letra firme todo lo que los Medios de Comunicación diga en contra del Gobierno y sus personalidades sin detenerse a analizar las fuentes. Creen todo lo que se diga de Diosdado, lo malo, de la familia de Chávez, de sus ministros, etc. Desconocen el trabajo hasta de 24 horas que el gobierno invierte mientras millares de ellos salen de vacaciones o descansan.

Si les hablas de Chávez te dirán que al principio votaron por él pero que se decepcionaron, que Chávez se puso violento lo cual dividió al país en dos grupos enfrentados. Si le nombras a PDVSA ni hablar, aunque las cosas que de verdad sucedieron como los niveles de corrupción no los detallan y mucho menos reconocen los 100 gerentes presos por vandalismo, no lo saben, creen que hay una total impunidad en el país. Qué decir de los Ministros, que hay despotismo porque en todos los cargos público están controlados por sus familias, toman como ejemplo máximo a Diosdado Cabello y su hermano.

Si los llevas a las guarimbas, ni miran al cielo, para ellos es como no existió y si te dicen algo los asesinos fueron únicamente los Guardias Nacionales. Si los metes a tocar el tema de las relaciones internacionales en petroleó y economía nada te dicen o se van por la tangente de que no les hables de lo de afuera que los problemas son aquí en Venezuela. Pero lo más lamentable es que ahora andan con un discurso de la gran Venezuela prospera que vivimos en la Cuarta República donde ibas al mercado y podías elegir entre distintas marcas de rubros desde pañales, salsas y harinas. ¡Qué tiempos maravillosos que destruyó la revolución! pero si lo llevas al Caracazo nada te dicen, no existió porque antes todos éramos felices y ricos.

Anda pendiente todo el día de lo que Maduro diga y haga, creo que más que un Chavista, pero buscando lo malo, los errores, una señal donde agarrarse para afianzar dentro de sí que nada sirve. No es fácil hablar con un opositor así ya que como uno no cae en la corriente de aupar contra Maduro entonces eres ciego, fanático, que es hora de abrir los ojos. Si buscas hablarle de las victorias electorales sale a relucir Tibisay Lucena; qué por su permanencia eterna n el cargo ha garantizado el triunfo de la revolución, pero nada te dicen, por lo menos por sentido común, de todas las auditorías que se realizan antes, en y posterior a una elección. Si tratas de hacer un análisis de un gobernador o alcalde opositor en gestión, ni te lo nombran, no existen aquí toda la responsabilidad es del ejecutivo nacional.

Y lo peor, que cuando lo acorralas con verdades o la percepción política de uno entonces se enfurecen, te acusan y hasta te amenazan. Yo les digo que sin minimizar sus opiniones y verdades con respecto a fallas como expropiar empresas y dejarlas peor, o de la corrupción gubernamental, cómo se puede hablar y compartir con personas con un pensamiento así que sólo se limitan a salir a votar, así sea por un perro con tal le gane al Chavismo. Personas que a mi parecer son víctimas de 20 años de guerra psicológica que pocos hablan. Hay chavistas que al carecer de argumentos sino que viven de la propaganda gubernamental y slogan bonitos son muchas veces envenenados y ellos, los opositores, se sientes satisfechos cuando dicen: Maduro no lo está haciendo bien. hace falta mucha formación ideológica en este gran sector como también a muchos camaradas que ahora se oponen al gobierno y al que llamo la "Nueva oposición" que reemplazara a la caduca, caída y casi desaparecida.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 354 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a270691.htmlCd0NV CAC = Y co = US